Ácido fólico: Una vitamina revolucionaria

En Chile aún no es conocido, pero pronto estará en boca de todas las mujeres en edad de tener un hijo, ya que está en estudio agregar este compuesto a las harinas y cereales. Es el ácido fólico, un tipo de vitamina B que en Estados Unidos ha revolucionado la prevención de malformaciones severas en los niños.

Las verduras verdes son una gran fuente de ácido fólico.

Durante el embarazo es vital cuidar la alimentación. A la dieta equilibrada y consumo de leche, ahora se debe agregar la ingesta de alimentos que contengan ácido fólico, un tipo de vitamina B que previene ciertas malformaciones congénitas en los niños.

Está presente en las frutas, verduras de hojas verdes y leguminosas y por supuesto en los suplementos vitamínicos. Toda mujer debiera consumir por lo menos 400 microgramos de esta sustancia diariamente, para así reducir en forma importante los riesgos de tener un niño con espina bífida o acefalea, dos Defectos en el Tubo Neural (DTN) muy graves.

El tubo neural es la estructura embrionaria a partir de la cual se desarrolla el cerebro y la espina dorsal. En general está abierta hasta 29 días después de la concepción y posteriormente se cierra. Si no se clausura, el niño nace con espina bífida y espina dorsal queda expuesta. Estos bebés pueden presentar una gran variedad de síntomas, desde algunos grados de discapacidad hasta parálisis cerebral. En muchos casos se requiere cirugía.

En el caso de acefalea, el niño nace sin cerebro y muere rápidamente.

El gran salvador

No se sabe muy bien la causa de estas enfermedades. Los científicos creen que en ella se conjugan factores ambientales y genéticos, pero lo cierto es que en el 95% de los bebes que nacen con Defectos del Tubo Neural, los padres no tenían antecedentes de esta enfermedad (según estudios norteamericanos). Sin embargo, cuando una mujer ha tenido un bebé con estas características, tiene un mayor riesgo de tener más hijos con malformaciones.

El descubrimiento de que el ácido fólico podía prevenir los DTN llegó casi por intuición. En la década del 50, los científicos se dieron cuenta de que la dieta equilibrada tenía alguna relación, ya que la aparición de estas enfermedades era mayor en los grupos socioeconómicos más bajos, los cuales tenían una dieta más pobre. Además, los niños que eran concebidos en invierno tenían mayores índices de DTN.

Finalmente, en 1960 se descubrió que el ácido fólico juega un rol muy importante en los procesos de división celular. En 1991, investigadores británicos probaron que las mujeres que habían tenido un hijo con DTN habían reducido en un 72% el riesgo de tener un nuevo niño con esta enfermedad debido al consumo de ácido fólico. Para que esta prevención sea efectiva se debe consumir la vitamina antes de quedar embarazada, ya que es importante tenerla en el organismo en el momento de la concepción.

Con estas pruebas, en 1992 el Servicio de Salud Pública de Estados Unidos recomendó a todas las mujeres en edad de tener hijos consumir 400 microgramos de ácido fólico diariamente. Para esto, se recomendaron tres medidas: el mejoramiento de los hábitos alimenticios, es decir, mayor consumo de verduras y granos; la fortificación de las harinas y cereales y el uso de suplementos vitamínicos.

Al parecer, Chile se adelantaría a Estados Unidos en la fortificación de los cereales, ya que el Ministerio de Salud estudia esta medida para el próximo año. Sin embargo, eso no implica que las mujeres no deban aumentar su consumo de verduras y chequear si necesitan un suplemento vitamínico.

Enviado por Carlos Mory.

 

Comentarios de los lectores

Escribe un comentario

Si tienes una consulta y quieres obtener respuestas. Puedes utilizar la sección Consultas o el foro de Saludisima.