Saludisima
×

Ambliopía

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Descripción

La visión es el sentido de la relación social por excelencia, del aprendizaje y de la comunicación. Su ausencia o disminución suponen una seria minusvalía para el individuo que la padece con importantes consecuencias para su aprendizaje y desarrollo.

La detección precoz de un defecto de visión puede permitir su corrección total o parcial, así como una educación especial para minimizar sus complicaciones. Los niños no nacen viendo. Durante los 4 primeros meses de vida el ojo madura de forma gradual y se desarrollan las vías visuales. Para el buen desarrollo ocular, el cerebro debe recibir de forma simultánea imágenes igualmente focalizadas y claras de ambos ojos para ¿aprender¿ a ver.

Cualquier proceso que interfiera en el proceso de aprendizaje visual del cerebro provocará una reducción mayor o menor de la agudeza visual llegando incluso a la ceguera dependiendo de la precocidad, intensidad y duración del factor dañino.
Es importante conocer cómo se desarrolla la visión. Pocos días después de nacer se desarrolla la retina, hacia el 4º mes el ojo casi es normal, aunque se irá perfeccionando hasta los 5-6 años donde se alcanza la visión óptima.

La ambliopía, llamada también “ojo vago“, consiste en una reducción de uno o los dos ojos de la agudeza visual debido a la estimulación visual inadecuada del cerebro durante el período de desarrollo visual. Es decir, hay una visión deteriorada a pesar de no encontrar ninguna alteración propia del ojo y la causa es un mal estímulo del ojo durante su desarrollo.
La causa más frecuente de ambliopía es el estrabismo, donde los ojos están ¿mal alineados¿ y uno de ellos domina la visión mientras el ojo se queda ¿vago¿ para el trabajo de ver.

La ambliopía es la causa más común de pérdida de visión en los países desarrollados y se produce en alrededor del 2-5% de la población general. Mientras el estrabismo afecta aproximadamente al 3-6% del mismo grupo de edad, de los cuales un 30-50% desarrollarán ambliopía.

Causas

La causa más frecuente de la ambliopía es el estrabismo, la pérdida del paralelismo de los dos ojos hace que uno domine y adquiera más visión, mientras el otros queda en desuso y no realiza el ejercicio de la fijación y desarrollo de la visión, quedando como ojo vago o amblíope.

Otras causas son anisometría o diferencia entre la refracción de las imágenes entre ambos ojos, donde el cerebro del niño ignora las imágenes provinientes de un ojo mal alineado o con visión borrosa.

La forma más severa de ambliopía es la causada por deprivación, es decir, por cualquier cosa que ocluya totalmente la visión del ojo, por ejemplo, por una catarata.

En el recién nacido y el lactante es preciso detectar los problemas oculares severos que pueden dejar secuelas permanentes para efectuar un tratamiento precoz y, si esto no es posible, una rehabilitación o educación adecuada. Cuanto más temprana y prolongada sea la interferencia con la visión, tanto más profunda será la ambliopía. Además hay que tener en cuenta que la ambliopía se produce durante el periodo de desarrollo de la visión, es decir, durante la infancia.

Síntomas

Es imprescindible detectar los problemas oculares en la infancia, ya que el éxito del tratamiento depende de un diagnóstico precoz.
La exploración de los ojos en el lactante permite detectar alteraciones del tamaño ocular, forma, transparencia de la cornea, alteraciones del iris, etc., ya que en los menores de 6 meses es muy difícil ver su fijación o agudeza visual, sólo la exploración médica nos orientará hacia alguna afectación ocular.

En los mayores de 6 meses se puede ver cómo los niños responden a la luz, con juguetes iluminados, serán los padres los que pueden ver alteraciones en este sentido, ver si necesita tener los objetos demasiado cerca de la cara para enfocarlos, si tuerce los ojos, etc.
El desarrollo del comportamiento visual normal es el siguiente:

  • 1º mes: Observa la cara de su madre.
  • 2º mes: Sigue a una persona que se mueve.
  • 3º mes: Fija¿converge¿enfoca.
  • 3º-6º meses: Se mira la mano.
  • 4º mes: Sonríe a su imagen en el espejo.
  • Más de 7 meses: Toca su imagen en el espejo.
  • Más de 9 meses: Se asoma para ver un objeto.

Deben considerarse normales los defectos de alineación de los ojos o alteraciones visuales que requerirán derivación a oftalmología.

Diagnóstico

En el lactante se valorará la exploración anteriormente descrita hasta los 4 meses.

Después de los cuatro meses se comprobará la fijación de cada ojo por separado viendo como al tapar un ojo el niño fija la mirada con el otro, observando el reflejo pupilar con una linterna o mediante el test de Brückner, que detecta el estrabismo y la miopía en el periodo preverbal. Al dirigir una luz y ver cómo se contrae la pupila y un reflejo rojo del fondo del ojo de forma simétrica, en los amblíopes el reflejo es más brillante en el ojo vago. Después de los 8 meses este reflejo brillante es anormal.

El TEST DE VISIÓN ESTEREOSCÓPICA muestra imágenes al niño que observará con unas gafas en 3 dimensiones o gafas polarizadas preguntándole ¿cuál es la pelota más grande o ¿dónde está la pelota? Para ver si en verdad ve la imágenes.

MEDIANTE LOS OPTOTIPOS se puede ver la agudeza visual, se utilizan así figuras o letras o imágenes que desde una distancia de 5 metros el niño verá, explorando cada ojo por separado, para asegurarse de que está mirando por un solo ojo, se ocluirá el otro con un vaso de plástico ya que si lo ocluye con la mano puede oprimir demasiado y ver borroso durante un tiempo.

MEDIANTE EL TEST DEL OJO CUBIERTO DESCUBIERTO (COVER TEST) el niño fija su mirada en un objeto situado a unos 40 cm. Se tapa un ojo con la mano y observamos el otro para valorar si hay estrabismo.

A pesar de la importancia que tendría detectar precozmente el estrabismo y la ambliopía, estos test no son muy específicos y también dependen de la edad del paciente y de su colaboración.

En nuestro medio los niños son incluidos en el programa del niño sano, realizando controles de salud periódicos bien en su centro de salud, bien en el colegio.

Tratamiento

La ambliopía supone una de las consecuencias más temibles del estrabismo. Hay una visión deteriorada a pesar de no encontrar lesión orgánica en el ojo, tener una corrección adecuada, e incluso forzando el ojo para fijar.

El tratamiento del estrabismo radica en luchar contra la ambliopía, generalmente ocluyendo el ojo dominante hasta lograr que el vago iguale su agudeza visual, se utilizan unos parches que se compran en farmacia. El periodo de oclusión es variable y depende de la edad del niño y de la causa de la ambliopía, en el estrabismo se prolonga hasta los 7-10 años, habiendo mejores resultados cuanto más precoz se instaure el tratamiento.

Hay que tener en cuenta que se ha de tapar el ojo sano pero posteriormente también el amblíope ya que si no el sano al estar ocluido puede perder visión, así una pauta sería en días alternos siguiendo controles para ver la evolución de la agudeza visual.
En otras ocasiones para acabar con la ambliopía hay que utilizar cirugía, lentes y tratar la causa primera que hace que el ojo sea vago.

Todos estos procesos necesitarán revisiones periódicas y control por el médico correspondiente.

Enviado por Grecia Alemán

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*