Saludisima
×

Ayuda ergogénica

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

A pesar de practicar deportes diferentes, tuvieron la misma ayuda ergogénica. Diego Armando Maradona, Ben Johnson y Petr Korda tienen algo en común: el futbolista argentino fue sancionado por la FIFA en 1991 y 1994 por dopaje de cocaína, el atleta de color fue descalificado en 1988 de los Juegos Olímpicos por registrar índices de una sustancia que mejora el rendimiento físico y el tenista checo dio positivo en los análisis de dopaje durante el Torneo de Wimbledon en 1998.

Suplementos vitamínicos y bebidas con carbohidratos son algunos medios artificiales que permiten rendir más.

En el mundo competitivo en que nos encontramos, ya casi no hay deportistas profesionales que no acudan a pequeños “trucos para incrementar su rendimiento“. Si bien algunos son totalmente inofensivos y bien mirados, otros cruzan el límite de la legalidad.

En el mundo competitivo en que nos encontramos, ya casi no hay deportistas profesionales que no acudan a pequeños “trucos” para incrementar su rendimiento. Si bien algunos son totalmente inofensivos y bien mirados, otros cruzan el límite de la legalidad.

Estos tres ejemplos de deportistas de elite que han caído en el abuso de sustancias ilícitas comprueban un hecho que se da cada vez con mayor regularidad en competencias y entrenamientos: los atletas que recurren a “trucos” que les permitan incrementar sus rendimientos y ganar a sus contendores.

Y si bien no siempre estos trucos cruzan la línea de la ley, pues las drogas no son el único medio para mejorar el rendimiento deportivo, hoy en día se puede decir que es casi imposible no recurrir a alguno de estos métodos a la hora de enfrentarse en un torneo.

Tanto así que ya se ha habla de ayuda ergogénica para los deportistas, ayuda que se puede clasificar en tres categorías:

Sustancias legales: son aquellas que pueden ser usadas en la competición atlética, como por ejemplo, los hidratos de carbono.

Sustancias restringidas: son aquellas que, al realizar un test antidoping, deben presentar un nivel limitado en la orina. Tal es el caso de la cafeína.

Sustancias prohibidas: son aquellas que no deben ser usadas en la competición y cuyo uso constituye doping. Aquí se encuentran los anabólicos esteroides.

De hecho Antonio Postigo, entrenador de la selección olímpica de atletismo de España, comenta que “se ha llegado al punto de experimentar con embarazos, con cambios de sangre, con la hormona del crecimiento y con tantas otras cosas, muchas de ellas muy poco rentables desde el punto de vista del rendimiento.

Creatina

Ya es un hecho en el medio competitivo profesional que un buen entrenamiento, acompañado de una adecuada dieta nutricional, no basta para lograr un óptimo rendimiento. Es por esto que la gran mayoría de los deportistas ha optado por el consumo de suplementos, es decir, pastillas de vitaminas o nutrientes específicos que incrementan la capacidad personal.

“Estos suplementos engañan la sensación de fatiga y hacen que la persona se demore más tiempo en cansarse, con lo que aumenta su productividad. No se trata de doping, ya que sólo actúan a nivel cerebral”, explica Jorge Cajigal, experto en actividad física y magister en fisiología, quien trabaja en el Centro para Deportistas de Alto Rendimiento (CAR), en Santiago de Chile.

Dentro de los suplementos, uno de los más utilizados es la creatina, un tipo especial de aminoácido que se encuentra en forma natural en el organismo. Desde la década de los ’60 se ha fabricado creatina sintética y, de hecho, los Juegos Olímpicos de Atlanta de 1996 fueron referidos como “The creatine games”, debido a que un importante número de atletas suplementados con esta sustancia ganó medalla de oro.

La utilidad de la creatina es que maximiza el rendimiento anaeróbico (de fuerza) de las personas que practican deportes explosivos, aquellos que incluyen ejercicios de corta duración, intermitentes y de muy alta intensidad.

Bebidas con carbohidratos

Para nadie es desconocido lo fundamental que resulta la correcta rehidratación durante el ejercicio para mejorar el rendimiento y la eficacia del entrenamiento.

“Pero no cualquier líquido logra los mismos resultados. ¿Cuáles son los requisitos de este vital elemento?.

  • Que suministre carbohidratos suficientes para mantener la cantidad adecuada de glucosa en la sangre.
  • Que aporte agua y electrolitos para prevenir el desequilibrio de líquidos.
  • Que no cause malestar gastrointestinal.
  • Que sea apetecible.
  • Las bebidas deportivas en la actualidad incorporan carbohidratos dentro de sus ingredientes como fuente energética para el deportista. Claro que los resultados más efectivos se obtienen con bebidas que llevan glucosa y sacarosa. Estas renuevan la energía perdida, evitan la fatiga y devuelven al cuerpo los electrolitos.

    Los expertos recomiendan consumir 60 gramos de hidratos de carbono por cada hora de ejercicio. Otro aspecto importante es fijarse en que la bebida usada no contenga cafeína. Los problemas de esta sustancia son que las personas que no están acostumbradas a ingerirla notarán sensaciones de hiperexitación, hormigueos y, en algunos casos, falta de coordinación. Además, la cafeína es considerada una sustancia dopante.

    Sustancias ilegales

    El primer informe sobre ingesta de sustancias prohibidas por atletas en competición data de 1865, cuando se acusó de tomar drogas a un grupo de nadadores que cruzaron los canales de Amsterdam, en Holanda.

    Pero las drogas no es el único método de ingresar sustancias al cuerpo. En algunos casos, los deportistas se someten a transfusiones sanguíneas con un alto nivel de oxígeno para mejorar el rendimiento muscular. La sangre puede ser del propio individuo o de un donante.

    En otros casos, algunas federaciones prohíben específicamente el consumo de alcohol y marihuana, así como el uso de anestésicos locales y corticoides. Estos se utilizan para calmar los dolores y producen efectos euforizantes o estimulantes.

    Algunas de las sustancias totalmente prohibidas por el Comité Olímpico Internacional, y que en el caso de un deportista profesional se consideraría doping, son las siguientes:

    Sustancia y efectos

    Estimulantes: anfetaminas, cocaína, cafeína, etc.
    Estimulan y crean una sensación de euforia, puesto que actúan sobre los receptores del sistema nervioso central.

    Narcóticos analgésicos: morfina.
    Disminuyen el dolor en las lesiones.

    Esteroides anabolizantes: testosterona.
    Aumentan la masa muscular.

    Bloqueantes beta adrenérgicos: Atenolol, propanolol, oxprenolol, carvedilol.
    Reducen la tensión arterial y producen relajación.

    Diuréticos: Furesemida, indapamida.
    Reducen el peso por pérdida de líquidos y la concentración de sustancias prohibidas en la orina.

    Hormonas peptídicas: hormona de crecimiento, corticotropina y gonadotropina coriónica.
    Aumentan la oxigenación de la sangre y desarrollan la masa muscular. No son detectadas en controles de orina.

    Manipulaciones farmacológicas: agentes como la epitestosterona y el probenecid impiden la detección de sustancias prohibidas.
    La epitestosterona enmascara el uso de testosterona y el probenecid reduce la cantidad de penicilina excretada en la orina.

    Enviado por Jesús Herrera.

    Agregar comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *