Saludisima
×

Cirugía estética

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

¿Cuántas veces se ha quejado por su trasero, reclamado que su nariz parece gancho o que está más arrugada que una pasa? Luego, entre broma y en serio, le jura a sus amigas que se va a hacer la cirugía estética, pero en el fondo no sabe si se va a atrever.

Las cirugías más comunes son las de contorno corporal o liposucción y la rinoplastía o cirugía nasal.

Las cirugías estéticas pueden cambiar completamente el rostro y el cuerpo de una persona. Sin embargo, los resultados no son inmediatos; hay un período de recuperación en que la persona tiene que soportar la hinchazón y el dolor, propios de cualquier intervención quirúrgica.

¿Qué es lo que realmente hacen los doctores para cambiar tanto la apariencia de las personas? ¿Qué molestias deben enfrentar los pacientes después de la operación?

Cirugías más solicitadas

Especialistas de Chile y Argentina nos aclararan las dudas respecto de las cirugías más solicitadas en Latinoamérica.

Contorno corporal – Liposucción (lipoaspiración, liposucción o lipoescultura)

El objetivo de esta cirugía es reducir las zonas que presentan acumulaciones anormales de grasa, para modelar y armonizar la figura. No deja cicatrices y los resultados son permanentes.

Pasos de la operación:

  • Se infiltra la grasa con suero fisiológico y epinefrina- droga que contrae los vasos sanguíneas y que, por ello, evita el sangramiento- para producir una tumescencia (hinchazón) de la grasa
  • .

  • A través de pequeñas incisiones, se introducen cánulas (especies de palillos de tejer huecos) que son conectadas a un sistema de vacío, para aspirar la grasa.

Las porciones “extra” se pueden tratar con este método son son aquellas que se localizan en: abdomen, caderas, cara externa de muslos, cara interna de muslos, rodillas, tobillos, espalda, cuello y brazos.

La intervención se puede realizar con anestesia local o anestesia general, dependiendo de la cantidad de grasa a extraer.

Cuando se acaba la anestesia…

En el postoperatorio se debe guardar reposo entre 2 y 3 días, a veces más si la liposucción es muy extensa. Aunque depende de la evolución del paciente, el dolor puede perdurar entre 4 y 5 días, según la zona tratada. La parte alta del abdomen y las que están sobre el hueso son las más sensibles.

Una vez que se termina el efecto de la anestesia, el médico recomienda tomar antiinflamatorios y usar fajas o medias compresivas en las zonas tratadas durante 2 o 3 semanas.

La aparición de hematomas es tratada mediante pomadas específicas, y es aconsejable no exponerse al sol mientras estén presentes. La persistencia de edema o hinchazón es frecuente durante algunos días y se trata mediante masajes y ultrasonido.

El nivel de recuperación depende de:

  • la edad
  • la zona lipoaspirada
  • la elasticidad de los tejidos
  • los factores biológicos particulares de cada paciente

Abdominoplastía (cirugía de abdomen)

Cirugía destinada, fundamentalmente, para eliminar los excedentes de piel y grasa, y corregir la flacidez de la pared del músculo abdominal. Las pacientes que han bajado mucho de peso o tenido muchos embarazos son candidatas a este procedimiento.

La intervención se realiza con anestesia general y por lo general requiere 2 o 3 días de hospitalización. Uno de sus inconvenientes es que deja una cicatriz permanente, que se localiza en el pliegue arriba del pubis, desde una cadera a la otra.

Cuidados post operatorios:

  • Una semana de reposo.
  • Usar una faja para contener la piel de la zona intervenida y para mejorar la apariencia de la cicatriz.
  • Los puntos se retiran al cabo de 10 o 14 días.
  • Mantener una posición sentada, para cuidar la herida la semana posterior a la operación.
  • No realizar ejercicios abdominales por dos meses.
  • Los resultados de esta cirugía son duraderos, más aún si después de un tiempo se ejercita la musculatura.

Rinoplastía (cirugía nasal)

Es uno de los procedimientos más comunes. Sus funciones son variadas: mejorar la respiración, cambiar el tamaño y la forma de la nariz, o ambos. Además, se utiliza para reparar traumatismos nasales provocados por accidentes o actividades deportivas.

Salvo excepciones, la incisión se hace dentro de la nariz, por lo que no deja cicatriz evidente. Lo más común es practicar un acortamiento de la nariz y una reducción de la giba dorsal. Esto se realiza mediante la resección de hueso y cartílago sobrante. El procedimiento dura alrededor de una hora y es perfectamente tolerado con anestesia local y sedantes endovenosos.

La nariz se inmoviliza con un yeso durante 6 días. Es frecuente la formación de edemas y hematomas, que desaparecerán a medida que pasen los días. Para calmar el dolor y la hinchazón, los pacientes deben recurrir a analgésicos y antinflamatorios.

Restricciones:

  • Sonarse la nariz en las semanas posteriores a la operación.
  • No usar lentes pesados durante un mes y medio.
  • No tomar sol durante varios meses.

Las arrugas en la cara y alrededor de los ojos pueden ser atenuadas con diversos métodos quirúrgicos. Sin embargo, los más populares son el peeling, la blefaroplastía y el lifting.

La lista de cirugías estéticas es larguísima. Es que las necesidades han ido creciendo paralelamente a las innovaciones y avances de la medicina, que lucha por satisfacer las peticiones de pacientes cada vez más exigentes. Los tratamientos descritos a continuación son los más utilizados para disimular las arrugas de la cara y alrededor de los ojos, dos problemas que delatan, más que todo, el implacable paso del tiempo.

Blefaroplastía

Para corregir párpados superiores con excedentes de piel, párpados caídos o con las tan odiadas “bolsas”. No mejora las llamadas “patas de gallo”, que son marcas de expresión, ni tampoco corrige la posición de las cejas.

Procedimiento: se realiza una incisón en el surco del párpado superior y se retira la piel y la grasa de más. Por lo general no deja cicatriz visible. En el párpado inferior, se puede realizar una incisión al nivel de las pestañas o bien en la superficie interna (blefaroplastia transconjuntival). Técnica que tampoco deja cicatriz aparente.

La cirugía se realiza en una hora, con anestesia local y sedantes que aplacan el dolor. No requiere hospitalización y el tiempo de reposo en cama es sólo de 24 horas. Se aconseja usar hielo y compresas con té de manzanilla sobre la zona intervenida, para atenuar el edema.

Los puntos se retiran a los 4 días y es habitual la formación de hematomas que ceden con el paso de los días.

Cuidados postoperatorios:

  • Usar gasa sobre el párpado durante un par de días.
  • No realizar esfuerzos físicos.
  • No usar lentes de contacto durante 8 días.
  • Las resticciones y los problemas desaparecen a la tercera semana.
  • Flaccidez facial y papada (Lifting Ritidoplastia)

    Con el paso de los años se acentúan los surcos entre la nariz y las mejillas (surcos nasogenianos), aparecen pliegues en el cuello y pierde su definición el óvalo de la cara. La cirugía no detiene este proceso, pero puede “quitar algunos años”, mediante el estiramiento de la piel, la reubicación de los músculos subcutáneos y la eliminación del exceso de grasa.

    Las incisiones se realizan muy cerca de las orejas y en el cuero cabelludo. El resultado final es usualmente similar a la apariencia de unos cuantos años menos.

    Operación:

    • Se corta la piel alrededor de la oreja, para poder estirar los músculos.
    • Luego se hace el montaje de la piel.

    El procedimiento toma tres horas y se realiza con sedación endovenosa y anestesia local. Se coloca un vendaje que se retira a las 72 horas y es habitual la formación de un edema o hematoma que cede con el transcurso de los días.

    Los puntos se retiran a los 7 o 15 días, y si bien ya a la semana el paciente puede desarrollar actividad, la total vuelta a la normalidad es después del mes.

    Complicaciones:

    • Asimetría entre ambos lados de la cara.
    • Cicatrices un poco gruesas.
    • En el primer mes, el calor, el sol y los esfuerzos físicos pueden provocar una hinchazon.

    Peelings

    El peeling químico es realizado para remover las capas superficiales de la piel, lo que provoca una mejoría en las arrugas finas y una mayor firmeza de los tejidos.

    Hay diversos métodos para realizarlo, los más usados son:

    Con ácido: dependiendo el ácido se hace en una o en varias sesiones, con anestesia local y sedación. En general se producen edema (hinchazón), enrojecimiento de la piel y costras. Estos signos van disminuyendo la primera semana y se aconseja el uso de cremas especificas.

    Con láser: los avances tecnológicos en la aplicación del rayo láser permiten ahora a los cirujanos plásticos su utilización. Es efectivo en el tratamiento de arrugas faciales finas, fundamentalmente aquellas que se sitúan alrededor de la boca y de los párpados. Se trata de un rayo que se dispara en distintos puntos, uno al lado del otro, y que prácticamente evaporiza las capas superficiales de la piel. Entonces, aparece una piel nueva, de apariencia más joven.

    El peeling se puede realizar con anestesia local y es conveniente administrar analgésicos durante 48 horas. Eso sí que previamente hay que preparar la piel con cremas faciales, para evitar que la piel se manche después del procedimiento.

    Restricciones:

    • Sus resultados duran entre dos y cinco años.
    • No tomar sol durante 4 meses.
    • Color rojizo en la cara en las semanas posteriores al tratamiento.

    Enviado por Adriana López.

    1 comentario

    1. wendy

      28/03/2015 at 19:59

      Quitar con láser manchas oscura producida picadura por picadura decmosquito

    Agregar comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *