Saludisima
×

Cocainomanía

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Descripción

La cocainomanía es una drogodependencia provocada por la droga cocaína.

Se define drogodependencia como el estado psíquico y en ocasiones también físico debido a la interacción entre un organismo vivo y una sustancia química, que se caracteriza por modificaciones en el comportamiento y otras reacciones, entre las que siempre se encuentra una pulsión a ingerir la sustancia de forma continua o periódica, con objeto de volver a experimentar sus efectos psíquicos y en ocasiones para evitar el malestar de su abstinencia. Este estado puede acompañarse o no de tolerancia.

En relación con las drogodependencias resultará útil definir varios términos:

DEPENDENCIA: estado resultante de la absorción periódica o repetida de una droga determinada y que puede ser física o psíquica . Relacionado con la dependencia física hablaremos del síndrome de abstinencia como todas aquellas alteraciones fisiológicas intensas que se acompañan a la suspensión de la administración de la droga y que son características de la misma. La dependencia psíquica es la pulsión psíquica a consumir una droga para inducir el placer de sus efectos o evitar el malestar de su abstinencia.
TOLERANCIA: estado de adaptación caracterizado por la disminución de las respuestas a la misma cantidad de droga o por la necesidad de una dosis mayor para provocar el mismo efecto.
ABUSO: uso excesivo, persistente o esporádico, de la droga incompatible o inconexa con una práctica médica aceptable.

Causas

La etiología de la drogodependencia a la cocaína y en general de todas las drogas es compleja, multifactorial y dependiente de varios factores. Entre ellos tenemos los factores genéticos, constitucionales y ambientales. Es decir, se trata claramente de un modelo interactivo entre el individuo, la droga y el entorno.

Entre los factores individuales tenemos factores genéticos, bioquímicos y metabólicos y factores psicológicos. Éstos últimos parecen tener relación con el desarrollo, mantenimiento, tratamiento y recuperación de ciertas drogodependencias. Pero aún no se ha logrado definir un perfil de personalidad aditiva. Sí parece existir una relación entre una conducta sociopática en la adolescencia con el desarrollo ulterior de drogodependencias.

Entre los factores vinculados a la droga figuran su disponibilidad y coste de la misma.

Entre los factores ambientales tenemos los culturales, familiares y sociales (círculo de amigos, etc.). Éste último se considera que juega un papel relevante tanto en el inicio del uso de las drogas como en conseguir un tratamiento eficaz. Sin embargo, se cree que no tienen mucha importancia en el mantenimiento de las drogodependencias.

En nuestro caso particular estamos hablando de la cocaína, alcaloide que se encuentra en las hojas del Erythroxylon coca, arbusto que crece abundantemente en regiones andinas (especialmente Bolivia y Perú).

Durante siglos, dichas hojas fueron mascadas por los nativos durante las ceremonias religiosas o con el fin de incrementar su energía, especialmente en el trabajo, la caza, etc.

En la planta la cocaína se encuentra en forma de base relativamente insoluble en agua. A través de una extracción bastante sencilla se obtiene en forma de sal, generalmente clorhidrato con lo que aumenta su solubilidad.

Síntomas

Varía según la vía de administración y así:

MASTICACIÓN DE LAS HOJAS DE COCA. Produce incremento del estado de ánimo, estimulación moderada, mejoría de la forma física y disminución del apetito. Aún se usa en Sudamérica (sobre todo Perú).
PASTA DE COCA FUMADA. Es la forma más usada en Sudamérica. Inicialmente produce un periodo de intensa euforia que conduce a su uso compulsivo, seguido de disforia (intranquilidad, ansiedad, malestar angustioso) persistente, ideas paranoides y alucinaciones. La adicción conduce a periodos de depresión y ansiedad, problemas cardiovasculares, malnutrición, espasmos musculares, temblor y convulsiones. La muerte puede venir por sobredosis accidental, arritmia cardiaca o conducta violenta (incluido el suicidio).
CLORHIDRATO DE COCAÍNA ESNIFADA. Produce una sensación de euforia que dura unos 10-30 minutos. Pueden tener perforaciones del tabique nasal.
CLORHIDRATO DE COCAÍNA POR VÍA INTRAVENOSA. Tiene gran poder de adicción y con frecuencia asocia SIDA, hepatitis, etc., por las malas condiciones higiénicas con las que se suele administrar.
COCAÍNA “BASE LIBRE” O “CRACK” O ROCK. Tras un proceso se obtiene cocaína preparada para ser fumada en pipa de agua. Tiene un gran poder euforizante y gran capacidad de adicción. Su uso continuado lleva a la aparición de un síndrome de abstinencia.

En general, no está claro si la cocaína produce o no tolerancia. En cuanto a la dependencia psíquica si la produce, de hecho, la consecución de la sustancia se convierte en el eje fundamental de la vida del individuo.

En cuanto a la dependencia física, su existencia o no para el caso de la cocaína es controvertido, si bien la tendencia actual es pensar que la posibilidad de que la misma genere o no un síndrome de abstinencia está en relación sobre todo con la vía de administración (especialmente en forma de crack).

Por otro lado la intoxicación aguda provoca midriasis (dilatación pupilar), taquicardia, sudoración, agitación, hipertermia pudiendo ocasionar arrítmias graves, crisis convulsivas, infarto de miocardio e incluso hemorragia cerebral.

Diagnóstico

Fundamentalmente por su clínica y por la demostración del consumo de la droga. Pero también disponemos de analítica, pruebas complementarias que nos ayudan en el diagnóstico de la drogodependencia y sus complicaciones.

Tratamiento

Frente a cada tipo de drogadicto hay que seguir una estrategia jerarquizada, elegida según la evaluación individualizada de cada individuo y que permite lograr la abstinencia total permanente y la rehabilitación social del sujeto. Así tenemos distintas etapas:

Identificar la o las drogas y su vía de administración.
Valorar el estado físico y psíquico de cada paciente y su entorno.
Tratamiento de desintoxicación o supresión, sabiendo que si la droga provoca dependencia física se deberá tratar y hacer soporte del síndrome de abstinencia que provoque su retirada con distintas medidas (fármacos, etc.).

Se iniciará tratamiento de las complicaciones somáticas derivadas del consumo masivo y reiterativo de la droga. Por último, se inicia la rehabilitación sobre el paciente y su entorno. Llegados a este punto el individuo debe incorporarse a su ambiente. Es este uno de los momentos con mayor riesgo de recaídas. Finalmente, el periodo de convalescencia en el que se debe reforzar lo conseguido hasta el momento.

Se consideran condiciones favorables de un buen pronóstico el poco tiempo de contacto con la droga, el consumo no parenteral, la personalidad del individuo y el grado de integración social.

En el caso de las intoxicaciones agudas el tratamiento va encaminado a medidas de soporte y estabilización de constantes vitales así como la sedación del paciente sobre todo a base de benzodiacepinas.

Enviado por Jesús Herrera

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  1. Millycent Muñoz

    28/04/2010 at 16:08

    Mas que un cmentario, quiero hacer una consulta y es cuanto tiempo se demora la cocaina y la mariguana en desaparecer del organismo, gracias