Colesteatoma

Descripción

Colesteatoma es una alteración en el oído medio, es decir, afecta a la membrana timpánica que separa el oído externo o conducto auditivo externo, del medio, a los huesecillos en cadena que trasmiten el sonido (martillo, yunque y estribo) y a la trompa de Eustaquio que comunica el oído medio con la faringe y que es la responsable de igualar la presión entre el interior del oído medio y el exterior, ya que comunica la rinofaringe con el oído, así pues, la membrana timpánica, los huesecillos trasmisores del sonido y la trompa de Eustaquio constituyen el oído medio.

El colesteatoma constituye una otitis media crónica (OMC), es decir una inflamación de la mucosa del oído medio que se mantiene en el tiempo sin mostrar tendencia a la curación, es un “pseudotumor” formado por crecimiento de la mucosa y membrana timpánica que recubren el oído medio.

Se discuten las causas que originan el comienzo de la otitis media crónica, en el caso del colesteatoma no tiene por qué ir precedida de una otitis media aguda aunque un determinante frecuente es el padecimiento de una otitis hipervirulenta. Esta otitis lleva a una perforación de la membrana timpánica y un crecimiento de la célula de esta membrana con posterior infección por algunas bacterias. También se desarrolla una especie de “bolsa” que va creciendo desde la membrana timpánica hacia el oído externo y va destruyendo a su paso distintos elementos del oído; de ahí el término pseudotumor: es la “bolsa” llena de células que va creciendo y destruyendo localmente lo que encuentra a su paso.

Causas

El término colesteatoma es muy controvertido; “coles” hace referencia a una formación anómala que tiene en su interior cristales de colesterol y “oma” suele utilizarse para componer el nombre de los tumores, por ejemplo, osteoma(tumor del hueso). Sin embargo, no es en sentido estricto un tumor ni el colesterol es uno de sus componentes esenciales, incluso falta a veces. Por ello, al no considerarse perfecta la denominación, se han utilizado otros nombres como queratosis, querotoma…, pero el uso frecuente hace que se siga utilizando el término colesteatoma universalmente.

En realidad se postulan 2 causas importantes:
-ALTERACIÓN COGÉNITA, es decir que nace con uno, debida a restos embrionarios que pueden persistir en el hueso temporal que conforma el oído y que pueden crecer hacia la membrana timpánica formando un colesteatoma con membrana íntegra ( no perforada), aunque si se infecta, la membrana se puede perforar.
-COLESTEATOMA ADQUIRIDO:

  • A.- Se habla de un colesteatoma adquirido primario que presupone la existencia previa de un colesteatoma que se infecta después. La causa es desconocida, si bien se cree que se forma por la succión debido a una presión negativa constante entre el oído medio y el exterior debido a un cúmulo de secreciones por cuadros mantenidos de otitis medias secretoras que impiden la buena ventilación del oído medio.
    Se forma así una “bolsa de retracción” que parte desde una zona de la membrana timpánica llamada “pars flácida” y va llenándose de escamas de piel del oído externo y creciendo, formándose la “masa” de colesteatoma que posteriormente se infecta y puede destruir el oído en todas las direcciones.
  • B.- Colesteatoma adquirido secundario: es lo más frecuente, ocurre tras una otitis hipervirulenta que destruye la membrana timpánica y la perfora de forma marginal o periférica, no central. Las células de la membrana timpánica van creciendo y acumulan células de la piel (epidérmicas) del oído externo formando una “masa” que se independiza y crece en todas la direcciones destruyendo localmente el oído, este colesteatoma se suele infectar continuamente por gérmenes anaerobios, pseudomonas, dando lugar a una otorrea o secreción por el oído continua.

¿CUÁL ES LA ESTRUCTURA DEL COLESTEATOMA?

El colesteatoma es una masa de forma redondeada u oval que tiene una superficie de color blanco nacarado y está relleno de tejido grisáceo. Suele ser de mínimo tamaño o adquirir varios centímetros de diámetro.

La zona blanca externa está compuesta por células de la epidermis invertida, es decir, de la piel del conducto externo auditivo que va formando una bolsa.

El interior del colesteatoma tiene queratina, ácidos grasos y cristales de colesterol, este contenido se puede verter al exterior de la bolsa favoreciendo la destrucción local que hace el propio colesteatoma; además pueden existir en su interior bacterias ya que normalmente el colesteatoma se infecta.

Síntomas

Los síntomas más llamativos son:
OTORREA: es la secreción por el oído, suele ser mantenida pero escasa, pardusca, purulenta y frecuentemente muy fétida.
HIPOACUSIA: es la disminución de la audición, es una hipoacusia de transmisión, es decir, es la masa del colesteatoma la que hace de tapón para evitar la buena transmisión del sonido. No existe relación entre la importancia de las lesiones y la entidad de la sordera. Cuando el colesteatoma ha destruido el oído medio y el interno la hipoacusia será mixta (trasmisión y percepción).
OTRAS: otalgia o dolor de oído, sensación de presión o dolor de cabeza hemicraneal (del lado del oído afecto), generalmente porque el colesteatoma está a presión dentro de su habitáculo.

Diagnóstico

La clínica: el exudado purulento fétido por un oído es muy característico.

La otoscopia convencional (que consiste en ver el conducto auditivo externo y el tímpano o membrana timpánica con un otoscopio que hay en cualquier consulta del médico de cabecera o de familia), nos permitirá apreciar una perforación marginal o periférica de la membrana timpánica, casi siempre en la zona llamada “pars flácida”, que está en la zona alta de la membrana timpánica, a través de la perforación se puede ver la masa blanquecina que constituye el colesteatoma. A veces la perforación es tan pequeña que es difícil de apreciar con el otoscopio por ello se puede emplear un microscopio específico que visualiza mínimas perforaciones.

Cuando hay un colesteatoma se ha de buscar el signo de la fístula (conducto anormal, ulcerado y estrecho, que se abre en la piel o en las mucosas) que se aprecia si existe una lesión en el oído interno debido a la destrucción por el colesteatoma, este signo se explora con una pera de POLITZER mediante la cual se crea una presión que desde el oído externo pasa al medio por la perforación del colesteatoma y si existe fístula al interno. Por la destrucción del colestatoma, se producirá una sensación vertiginosa y un nistagmus o movimiento rápido e involuntario de los ojos.

La audiometría denota una hipoacusia de transmisión, en ocasiones la audición es bastante buena en relación a la cuantía de la lesiones.

La exploración radiológica es fundamental, en proyecciones del cráneo específicas para oído se pueden ver lesiones destructivas en el hueso que rodea al oído.

La tomografía axial computerizada (TAC) consigue excelentes imágenes de todas las estructuras del oído medio, especifica los límites del colesteatoma y es fundamental para un perfecto conocimiento de las lesiones previas al acto quirúrgico.

PRONÓSTICO.

El pronóstico no es muy bueno, el porvenir funcional del oído afecto es malo, las destrucciones del oído van a proporcionar una hipoacusia (falta de audición) progresiva difícil de mejorar, incluso tras la reconstrucción quirúrgica; por ello al detectar un colesteatoma la indicación quirúrgica debe ser inmediata, se evitarán así complicaciones graves como:

  • Mastoiditis: infección de las celdas mastoideas del hueso que rodea al oído con el avance del colesteatoma.
  • Petrositis: destrucción de las paredes del hueso peñasco que se pueden infectar, pudiendo afectarse los nervios que circulan por este hueso.
  • Laberintitis: afecta al laberinto del oído interno, el colesteatoma hace que por la destrucción se comuniquen oído interno y medio, el signo es la fístula y si no se pone tratamiento a tiempo esto llevará a una cofosis o pérdida total de la función del oído y por tanto de la audición.
  • Meningitis. Abscesos e infecciones en huesos y meninges del cerebro.

Todas estas complicaciones son graves y precisan tratamiento antibiótico rápido y quirúrgico en algunos casos.

Hemos de decir que aún con la reconstrucción funcional, la ganancia auditiva es complicada y en parte depende del buen funcionamiento de las plastias (injerto o prótesis) y de la lesiones si hay del oído interno. Por ello hay que tratar bien las otitis medias y acudir al médico ante una otitis media complicada en el tiempo para descartar un colesteatoma y tratarlo lo antes posible.

Tratamiento

El tratamiento es quirúrgico, hay que eliminar el colesteatoma, en un segundo tiempo, si ello es posible se intentará reconstruir el oído para paliar la hipoacusia creada.

Extirpación del colesteatoma:
Cirugía radical, MASTOIDECTOMIA: se entra al oído por una incisión tras la oreja y se perfora el hueso temporal para llegar al oído interno , extraer el colesteatoma y limpiar toda la zona afecta. La evolución postoperatoria es buena, en unas 5 semanas la cavidad timpánica estará bien; las revisiones al principio serán frecuentes y más adelante se realizarán 1 ó 2 veces al año.

Cirugía funcional, TIMPANOPLASTIA: consiste en hacer una reconstrucción del oído medio tras extirpar el colesteatoma, así se impondrán plastias como injertos o prótesis que sustituirán a los elementos del oído y se habla de MIRINGOPLATIA cuando el injerto se usa para ocluir o cerrar la membrana timpánica. Si están afectados los huesecillos se utilizarán prótesis.

Con la cirugía radical tenemos casi la total seguridad de erradicar el colesteatoma, si bien posteriormente se puede realizar una reconstrucción con motivos funcionales. Con la cirugía funcional obtenemos mejor función del oído pero corremos más riesgo de recidiva o nueva formación del colesteatoma, por ello el tipo de cirugía será el considerado por el especialista en otorrinolaringología conjuntamente con el paciente.

Si no es posible el tratamiento quirúrgico se realiza un tratamiento médico con antibióticos vía local y general, curas ambulatorias que extraerán el colesteatoma posible a través de la perforación aunque seguro que el tejido extraído se reproducirá con el tiempo.

Enviado por Juan Carlos Mory

| |

Más información sobre:
, .

 

Comentarios de los lectores

6 comentarios para “Colesteatoma”

  1. el 15 May 2010 a las 01:13eduardo

    fui operado hace una semana de colesteatoma, Cirugía radical, MASTOIDECTOMIA. quisiera saber si existen algunos metodos o tecnocas que me permitan la entrada al mar (buceo), debido al area de trabajo, tambien si es posible fumar despues de un tiempo.

    gracias por su atencion.
    esperando su respuesta pronto.

  2. el 28 Jun 2010 a las 21:38jOSÉ nIETO

    QUE SINTOMAS SE TIENE A LOS POCOS MESES DE LA INTERVENCIÓN

  3. el 28 Mar 2011 a las 08:52123

    Buenas,
    Fui operado de un Colesteatoma (MASTOIDECTOMIA) hace unos 15 años.
    Querría saber si es posible realizar inmersiones (buceo) con esta operación, y si hay una profundidad máxima.
    Gracias!

  4. el 09 May 2012 a las 22:39cesar

    quiero saber si me ase daño fumar ami me operaron de un colestiatoma llevo una semana hoy me quitaron los puntos pero se me olvido preguntar si es malo fumar en esta situacion puedo ono

  5. el 15 Aug 2013 a las 01:12frank

    existe una cura para el colestiatoma?

  6. el 18 Aug 2013 a las 19:23juana turpo zevallos

    Que especialista(as) y que centros médicos recomiendan para una mastoidectomia radical en una paciente de 9 años con historia de hipoacusia, con tres intervenciones sin éxito y que presenta además otomastoiditis?
    Les agradezco mucho su orientación.

Escribe un comentario

Si tienes una consulta y quieres obtener respuestas. Puedes utilizar la sección Consultas o el foro de Saludisima.