Saludisima
×

Consejos para una vida sexual placentera y saludable

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Consejos y recomendaciones para disfrutar la vida íntima con su pareja

1. Habla con tu pareja sobre lo que te gusta. La vida sexual y la sexualidad requieren que compartas tu cuerpo, mente y espíritu con tu pareja. Si uno de estos aspectos está ausente, entonces tienes que ser honesta contigo misma acerca de por qué sigues en esa relación. Si no puedes hablar con tu pareja, entonces es difícil tener una vida sexual saludable y duradera.

2. Si algo te duele, no lo hagas. Se supone que la vida sexual es para el placer. Hazle saber a tu pareja si ciertas actividades te son dolorosas.

3. Si algo se siente incómoda o incómodo, no lo hagas. Debes sentirte cómoda durante las relaciones sexuales. Si estás incómoda, hazle saber a tu pareja. Esto debe hacer que tu pareja reconsidere lo que están haciendo. Por ejemplo, aunque se ha escrito mucho sobre el mutuo placer oral de los genitales (comúnmente llamado el 69), la realidad es que muchas parejas lo encuentran incómodo y por lo tanto poco satisfactorio. Da mucha más satisfacción alternarse para dar placer genital.

4. Sé monógama. Las personas monógamas tienden a tener mejores relaciones sexuales y con mayor frecuencia. Las razones son más o menos evidentes, ya que la monogamia es un medio para establecer un compromiso. Y el compromiso es la clave para disfrutar de los aspectos cognoscitivos y espirituales de la vida sexual.

5. Si tú o tu pareja no son monógamas, usa un condón. Dado el grave peligro que representan las enfermedades de transmisión sexual, es importante que uses un condón. Si tu pareja no se puede comprometer a ser monógama, entonces lo menos que puede hacer es usar un condón. Si tu pareja no es monógama y se niega a usar un condón, entonces tú debes preguntarte si estás dispuesta a perder tu vida o arriesgar tu salud al tener relaciones sexuales sin protección. Incluso cuando ambas personas son monógamas en el presente, deben recordar que se van a la cama con una historia.

La mente
El órgano sexual más grande es el cerebro y el afrodisíaco más potente es tu mente. Es en el área cognoscitiva donde existe la mayor diferencia entre hombres y mujeres. Para las mujeres, la excitación es mucho más cognoscitiva de lo que creemos. Esta diferencia se ejemplifica en el campo relativamente nuevo de las películas eróticas orientadas hacia las mujeres, que tienden a tener argumentos de romances e historias en comparación a las películas orientadas hacia los hombres, las cuales ponen más atención a la desnudez.

Lo que piensas de ti misma y de tu pareja determina cuánto placer tendrás. Si te gusta tu pareja y si hay amor entre los dos, entonces la sexualidad es una manera de expresar esa intimidad de una forma no verbal. La manera en que te trata tu pareja, el hecho de que se concentre o no en tu placer, y todos los otros aspectos de la intimidad, determinan si podrás disfrutar de una vida sexual con esa persona.

Existe el mito de que si amamos a una persona, esa persona instintivamente sabrá cómo hacernos sentir placer sexual. La realidad es que nadie, en tales circunstancias, puede leer la mente y es muy normal, incluso deseable, enseñarle a tu pareja lo que te gusta.

Esto es importante sobre todo para las mujeres, ya que la capacidad para sentir un orgasmo es más compleja. Esto no significa que simplemente debes darte por vencida o que debes venir preparada con gráficas de tus preferencias y un diagrama de la vulva. Significa que tienes que hablar con tu pareja. Esto puede parecer difícil o vergonzoso, pero si te sientes lo suficientemente confortable como para tener relaciones sexuales con alguien, entonces debes poder hablar con esa persona sobre lo que te gusta y lo que no te gusta.

Si te sientes más cómoda comunicando tus deseos por medios menos directos, puedes tratar de guiar las manos de tu pareja a aquellas partes de tu cuerpo que son más sensibles. También puedes cambiar la posición de tu cuerpo para mejorar el ángulo de la penetración. Tus respuestas y los sonidos que hagas serán el mejor indicador para tu pareja de lo que tú prefieres.

JANE L. DELGADO

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  1. valeria amaya marin

    02/03/2014 at 17:13

    gracias por ayudarnos asaber mas de esto cada diia y a esperimentarnos mas