Saludisima
×

Defecto genético en niños

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Existe un defecto genético muy poco frecuente y extraño, llamado exostrofia cloacal: niños que nacen con genes y hormonas masculinas y con testículos normales, pero que no tienen pene.

Un reciente estudio, realizado por expertos norteamericanos, acaba de mostrar sorprendentes resultados: los niños que -debido a un defecto genético- nacen sin pene y que luego son castrados y criados como niñas, siguen sintiéndose varones.

El doctor William Reiner, psicólogo y urólogo infantil y adolescente del Hospital John Hopkins, en Estados Unidos, dijo que “el procedimiento estándar que se lleva a cabo ante estos casos es la castración del bebé después del nacimiento y luego criarlo como niña”.

Preocupado por el tema, Reiner decidió investigar cómo estos niños llegaban a la adultez. Para ello, analizó su comportamiento para comprobrar si la castración había tenido o no un efecto positivo. Los resultados fueron presentados la semana pasada en Boston, Estados Unidos, en un Encuentro de la Sociedad Pediátrica Endocrina Lawson Wilkins.

Estudio

Junto a un equipo de investigadores, Reiner siguió el desarrollo de 27 niños que nacieron con este defecto genético. De ellos, 25 habían sido sometidos a operaciones de reasignación de sexo después de nacer, es decir, habían sido castrados para ser criados como mujeres.

Entre los 5 y los 16 años, todos los muchachos que habían sido castrados mostraron un comportamiento típicamente masculino y, del total, 14 se identificaron a sí mismos como hombres.

Paralelamente a esto, los dos niños que no fueron castrados y que fueron educados como hombres se habían ajustado bien con sus compañeros del mismo sexo y se encontraban psicológicamente mejor que sus pares operados.

Los resultados son muy importantes porque ponen en duda la práctica de “reasignar” quirúrgicamente el sexo de estos niños, dijeron los investigadores.

“Esto demuestra que aquellos bebés que tienen los genes del sexo masculino y que están expuestos a hormonas masculinas dentro del útero son y serán hombres, a pesar de cómo sean criados y a pesar de si tienen o no pene”, explicó el doctor Reiner.

Implicancias

La principal conclusión obtenida en el estudio es que la identidad sexual podría determinarse en el vientre de la madre, mucho antes del nacimiento.

Es que cuando el cerebro ha sido masculinizado por la exposición a la testosterona, no tiene sentido decirle a esa persona que es una mujer. Es el impacto de la hormona masculina el que entrega al hombre la sensación de que ese es su género.

Reiner explica que “los padres deben ser advertidos de esta situación e informados de que la construcción quirúrgica de un pene que sea útil y funcional es posible en la actualidad”.

De hecho, Luis Barreto -especialista en urología y cirugía pediátrica del Hospital Edgardo Rivagliati, en Lima, Perú- afirma que “hasta hace unos 10 años era más fácil convertir a estos niños en mujer, pero hoy día se prefiere conservar el sexo genético”.

“Actualmente, a un niño que tiene testículos es más fácil hacerle un pene que convertirlo en mujer, porque va a ser una mujer estéril y va a tener una sexualidad muy pobre. Sería una mujer frustrada”, explica.

Además, Barreto comenta que “la adaptación es pocas veces aceptable, son seudoniñas que no tienen un desarrollo femenino igual que el resto de las mujeres. Tienen problemas sicológicos y de conducta. Además hay algunas que tienen un comportamiento masculino, por ejemplo les gusta la pelota y jugar con chicos”.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*