Drogas detonarían esquizofrenia en jóvenes

Barcelona.- El consumo de drogas entre los jóvenes ha provocado en los últimos 25 años un aumento del 15 al 20% del número de casos de esquizofrenia, según declaró hoy el siquiatra Carlos Castillo del Pino, durante un curso sobre el tratamiento de esta enfermedad en Barcelona.

Siquiatras de prestigio internacional como Carlos Castillo del Pino, Manuel Trujillo y Benjamin Sadock, catedrático de la Universidad de Nueva York, asisten a este curso, en el que se defendió la necesidad de diagnosticar cuanto antes la enfermedad y de iniciar pronto un tratamiento para mejorar los síntomas y la calidad de vida del paciente y de su entorno social.

Castillo del Pino declaró que más del 60% de estos brotes de esquizofrenia por consumo de droga son consecuencia de la toxicidad de estas sustancias y desaparecen cuando el afectado deja de tomarlas.

No obstante, el siquiatra añadió que no se descarta que el consumo de anfetaminas, éxtasis y otras drogas habituales sea el detonante para que, cuando existe un componente genético previo, se manifieste plenamente la esquizofrenia.

Jóvenes que presentan una conducta antisocial, la cual muchas veces sus padres solapan como el fruto de las malas compañías, pueden ser enfermos esquizofrénicos sin diagnosticar y por ello es importante que se consulte al médico ante estos síntomas, para identificar cuanto antes el problema.

Los siquiatras han insistido en que el nivel de violencia de un enfermo psiquiátrico tratado es menor que el que tiene la población normal y han matizado que el miedo de las familias se debe a la falta de preparación ante la presencia de un perturbado, lo que crea una fuente de ansiedad. También remarcaron que la mayor parte de los crímenes violentos los cometen personas no enfermas.

Unos 400.000 españoles padecen esquizofrenia, pero un 40% de ellos están sin diagnosticar y apenas el 15% recibe un tratamiento óptimo.

La esquizofrenia es una enfermedad mental crónica de origen desconocido, aunque tiene un componente genético, que provoca en el enfermo problemas para distinguir entre lo real y lo fantástico y que dificulta su pensamiento lógico y el control de las emociones, y que suele manifestarse en la juventud.

Hasta hace pocos años su tratamiento se centraba en el uso de fármacos neurolépticos, descubiertos en los años 50, que actúan en los síntomas agudos del enfermo como el miedo, intranquilidad, delirios o alucinaciones, pero desde hace algún tiempo hay una nueva generación de antisicóticos que también inciden en la apatía, indiferencia o retraimiento social, que son los síntomas denominados negativos.

Sin embargo, lograr medicamentos que tengan menos efectos secundarios que los actuales y establecer tratamientos sencillos que luego puedan valorarse realmente es uno de los retos que tienen actualmente los siquiatras.

Para los doctores Castillo del Pino y Manuel Trujillo, de los casos diagnosticados en España, otro 3%, aparte del 15% que está en un nivel óptimo, sigue un tratamiento que podría calificarse como razonable, y el resto no toma ningún tipo de medicación por abandono de la misma, lo que provoca la aparición de recaídas.

Los médicos han coincidido también en destacar que la sociedad debe aprender a integrar a un esquizofrénico y en denunciar la falta de recursos de tipo social para atender a los afectados, la mitad de ellos menores de 35 años, que ven truncada su vida laboral y estudiantil.

Fuente: EFE
Enviado por Jorge Urbano.

| |

Más información sobre:
, , , .

 

Comentarios de los lectores

Hay un comentario para “Drogas detonarían esquizofrenia en jóvenes”

  1. el 19 Mar 2013 a las 18:32ESTA SI

    No conozco un solo caso de esquizofrénico, que se haya curado por completo, y haga una vida normal sin tomar medicación. Y tengo familiares y conocidos con dicha patología. Esto es como los jóvenes que esnifan pegamento durante años. Acaban con el cerebro y la mente destrozada.

Escribe un comentario

Si tienes una consulta y quieres obtener respuestas. Puedes utilizar la sección Consultas o el foro de Saludisima.