Saludisima
×

Echinacea

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El nombre Echinacea corresponde a un género de plantas nativas de Norteamérica, caracterizada por flores de color rojizo o púrpura.

Existen nueve especies, pero solamente tres de ellas (E. angustifolia, E. pallida, E. purpurea) son utilizadas como medicamentos herbarios. Se desconoce cual de las tres variedades es mejor.

Esta planta fue utilizada tradicionalmente por muchas tribus norteamericanas en el tratamiento del emponzoñamiento ofídico y otras enfermedades. Los colonizadores aprendieron estas propiedades de los indios.

La mayor parte de las investigaciones realizadas sobre la química y farmacología de esta planta ha sido conducida en Europa, donde hasta hace poco tiempo fue más popular que en los EE.UU.

Hasta la década de 1930, Echinacea fue el medicamento de elección para el tratamiento de los resfríos en los EE.UU. Perdió su popularidad con el advenimiento de los antibióticos sulfamídicos. Irónicamente, las sulfas son tan inefectivas contra las gripes, como cualquier otro antibiótico, mientras que la Echinacea parece ser de utilidad. En Alemania, la Echinacea se mantiene como el principal remedio contra las infecciones respiratorias menores.

El entusiasmo actual por esta planta se deriva de investigaciones clínicas que sugieren que realmente puede estimular el sistema inmunológico de defensas contribuyendo a combatir las infecciones virales, como la gripe y la influenza.

Ingredientes Activos

Cada una de las variedades de Echinacea posee un diferente balance de compuestos activos. Además, la raíz también difiere del resto de la planta, aunque todas las partes pueden ser utilizadas medicinalmente. La bioquímica de esta planta es compleja y aún se desconoce cual es el ingrediente primario responsable de su actividad terapéutica.

1) El Echinacósido, un glicósido, constituye aproximadamente 0,1% de las hojas y tallos en E. angustifolia mas no en E. purpurea. Las investigaciones sugieren que este compuesto aparenta ser el ingrediente anti-microbiano primario, sin embargo, Echinacea contiene muchas otras sustancias biológicamente activas y existen evidencias de que actúan sinérgicamente.

2) Polisacáridos, que poseen las mejores propiedades inmuno-estimulantes y anti virales.

3) Un aceite esencial que contiene humuleno, cariofileno y su epóxido, germacreno D y metil-p-hidroxicinamato.

4) Un heteroxilan que contiene arabinosa, xilosa, glucosa y ácido 4-0-metilglurónico.

5) Un arabinorhamnogalactan, compuesto que contiene rhamnosa, arabinosa y galactosa.

6) Iso-butil-alkilamidas insaturadas, incluyendo Echinacina B y otras que comprenden el 0,01% de la raíz seca de E. angustifolia y 0,001% de la raíz seca de E. Pallida.

7) Se han aislado por lo menos trece poliacetilenos, entre ellos la Ecinolona (en E. angustifolia).

8) Otros compuestos: derivados del ácido vanilin-linolenico, un derivado del labdano, alcanos, flavonoides, Betaina; inulina; inuloide; fructosa, sacarosa; ácidos grasos; 6,9% de proteínas en las raíces secas de E. angustifolia, 5,3% en E. purpurea; tanino; vitaminas A, C, y E; enzimas; resina y los alcaloides tusilagina e isotusilagina.

Usos

Esta planta es un estimulante del sistema inmunológico, tratamiento prácticamente inexistente en la medicina convencional. Los antibióticos atacan a los microbios, pero la Echinacea activa las capacidades del organismo para combatir las infecciones. Sin embargo, no existen evidencias de que su uso prolongado sea efectivo, probablemente solo estimule el sistema defensivo a corto plazo.

Evidencias científicas

Importantes estudios aleatorios, bien diseñados y placebo controlados, han demostrado que la Echinacea ofrece tres importantes efectos terapéuticos:

1) Disminuye los síntomas y la duración de los resfríos.
2) Puede abortar un resfrío.
3) Efecto anti-inflamatorio.

Un estudio doble-ciego sobre 100 personas con síntomas gripales demostró que la Echinacea podía disminuir significativamente los síntomas. La mitad del grupo recibió Echinacea y la otra mitad placebo. En el grupo tratado los síntomas fueron menos severos.

Otro estudio doble ciego sobre los efectos de Echinacea en las enfermedades gripales evaluó a 180 personas a quienes se ofreció 450 mg o 900 mg de E. purpurea diariamente versus placebo. Al tercer día, las personas que recibieron las dosis más altas (900 mg) se encontraban significativamente mejor que aquellas en el grupo placebo o bajas dosis de Echinacea.

La reducción de los síntomas también se evidenció en otro estudio doble ciego que incluyó a 200 participantes.

Se ha demostrado que Echinacea reduce el tiempo requerido para mejorar. Un estudio doble ciego placebo controlado siguió a 160 adultos con síntomas gripales agudos. Los resultados mostraron que el tratamiento redujo la duración promedio de la enfermedad de 13 días a 9,5 días, comparado con el placebo.

Otro estudio doble ciego placebo controlado de 95 personas, mostró mejoría en los síntomas y duración de la enfermedad debido al uso de un té contentivo de Echinacea.

Abortar un resfrío: Un estudio doble ciego sugirió que la Echinacea puede no solamente acortar la duración y disminuir la severidad de los síntomas gripales. Además puede detener un resfrío que está comenzando. En este estudio, 120 personas recibieron Echinacea versus placebo tan pronto se iniciaron los síntomas gripales.

Los participantes recibieron Echinacea o placebo a una dosis de 20 gotas cada 2 horas por un día, luego 20 gotas 3 veces por día durante 9 días más. Los resultados a través de los 10 días estudiados fueron promisorios. Un menor número de personas en el grupo que recibió Echinacea sintió que sus síntomas iniciales evolucionaron hacia gripes verdaderas (40% de los que recibieron Echinacea versus 60% de los que ingirieron placebo se enfermaron verdaderamente).

Además, en los que desarrollaron verdaderos resfríos, la mejoría de los síntomas se inició más tempranamente en el grupo Echinacea (4 días en lugar de 8). Estos resultados fueron estadísticamente significativos. La habilidad de Echinacea de acortar la duración de la gripe fue dramática.

Prevención de los resfríos

Diversos estudios han intentado descubrir si la utilización diaria de Echinacea puede prevenir los resfríos, pero los resultados no han sido favorables.

Probablemente la Echinacea no sea útil como tratamiento preventivo a largo plazo. Es preferible utilizarla directamente al inicio de un resfrío para reducir su severidad y duración.

Acción antibacteriana, antiparasitaria y antimicótica.Los glicósidos de la raíz y los polisacáridos poseen leve actividad contra Estreptococos y Estafilococos.

Seis miligramos del Echinacosido son tan activos como una unidad de penicilina.
La tintura de Echinacea fue capaz de reducir tanto la tasa de crecimiento como la velocidad de reproducción de un parásito -Trichomonas vaginalis-, y fue efectiva para detener la recurrencia de las infecciones por el hongo Candida albicans.

Mecanismo de acción

La acción de Echinacea se relaciona con el funcionamiento del sistema inmunológico, contribuyendo a combatir las infecciones y estimulando las respuestas inmunes. Activa los macrófagos que destruyen tanto micro-organismos patógenos como células neoplásicas; aumenta los niveles de fagocitosis 16 elevando las linfokinas y los leucocitos Neutrófilos, Eosinófilos, Monocitos y Linfocitos B 17. También actúa sobre el sistema de las properdinas, elevando sus niveles y activando el sistema del complemento.

Aparentemente previene infecciones y contribuye a reparar los tejidos afectados por la infección, parcialmente a través de inhibición de la actividad de la enzima hialuronidasa. Esta enzima constituye parte del mecanismo primario de defensas, que incluye sustancias del tejido conectivo como el ácido hialurónico, actuando como una barrera contra organismos patógenos.

Algunos microbios activan la hialuronidasa, que comienza a destruir la integridad del ácido hialurónico, lo que debilita las barreras permitiendo la penetración de los microorganismos, quienes invaden y se adhieren a las células expuestas, penetran las membranas y matan las células afectadas.

Echinacea inhibe la acción de la hialuronidasa uniéndose de alguna manera a esta enzima, lo que resulta en una mejoría temporal de las barreras, de manera que un menor número de patógenos puede estimular la destrucción de las barreras.

Este proceso es mediado por diversos principios de la Echinacea, especialmente la Echinacina B. Esta acción anti-hialuronidasa está asociada a la regeneración del tejido conectivo que se destruye durante una infección y en la eliminación de los organismos patógenos que causan esa infección.

Los polisacáridos de Echinacea poseen una gran fuerza activadora sobre los sistemas de defensa mediados por macrófagos, que inician la destrucción de los patógenos y células cancerosas. La Echinacea activa intrínsecamente los macrófagos, independientemente de cualquier efecto con las células T.

Esto explica las propiedades inmuno-estimulantes y anti-virales de la planta.Se ha encontrado un principio inhibidor de tumores, un hidrocarbono liposoluble oncolítico en los aceites esenciales de Echinacea.

Los Echinacosidos aparentar ser los antibióticos primarios, pero están presentes muchos otros principios activos que probablemente actúen sinérgicamente.
Las otras sustancias activas han demostrado poseer buenas actividades anti-tumorales, bacteriostáticas y anestésicas.

Indicaciones

1) Infecciones respiratorias altas: el uso de Echinacea se ha popularizado para el tratamiento de resfríos, influenza y otras infecciones virales o bacterianas del tracto respiratorio, tales como laringitis, amigdalitis y condiciones catarrales de nariz y senos paranasales. Usualmente se suministra al primer inicio de los síntomas y se continúa por 7 a 14 días.

2) Infecciones odontológicas: las tinturas o decocciones de esta planta pueden ser utilizadas como colutorio en el tratamiento de la piorrea y la gingivitis.

3) Lesiones dermatológicas: lociones tópicas en el tratamiento de heridas infectadas. Los extractos aplicados en la piel son tan efectivos la indometacina tópica, un potente fármaco antiinflamatorio.28 Los extractos han sido utilizados para mejorar la curación de úlceras cutáneas, abscesos, eczemas, acné, quemaduras, psoriasis, herpes simples y herpes genital.

4) Infecciones genito-urinarias: en Alemania se administra por vías oral o endovenosa para el tratamiento de prostatitis e infecciones urinarias. También se ha utilizado en el tratamiento de gonorrea, enfermedad pélvica inflamatoria, infecciones vaginales micóticas.

Para maximizar los beneficios de esta planta, se conveniente administrarla con múltiples vitaminas. (En Australia se prescribe una fórmula que incluye Echinacea, vitamina A, vitamina C, vitamina E y Zinc ante el primer signo de infección respiratoria viral).

Dosificación

La dosis del jugo recién exprimido es de 2 a 3 ml tres veces por día. Otras formulaciones para uso oral deben suministrar el equivalente a 900 mg de Echinacea por día.La mayoría de expertos recomienda seis a ocho semanas como duración máxima de tratamiento.

Decocciones: 1-2 cucharaditas de la raíz en una taza de agua hirviendo. Dejar reposar por 10 a 15 minutos. Tomar 1 cucharada tres a seis veces por día.

Tinturas: tomar 15 a 30 gotas en agua hasta 8 veces por día.

Esto varía según la condición tratada. Por ejemplo, la amigdalitis bacteriana requiere tratamiento con gargarismos.

Cápsulas y tabletas: para el tratamiento de los resfríos, tomar cuatro tabletas 2 a 3 veces por día.

Para el mantenimiento de un sistema inmunológico sano, se utiliza la Echinacea periódicamente -algunas semanas sí y algunas semanas no, durante el año.

Dosis pediátrica

Muchos especialistas estiman que las formas líquidas son más efectivas que las tabletas o cápsulas debido a que parte de los beneficios de la planta son originados por el contacto directo con las amígdalas y otros tejidos linfáticos de la garganta.

En vista que la absorción farmacológica a través de la mucosa oral de los extractos líquidos de Echinacea en preparaciones para atomización bucal es casi inmediata, con una penetración al torrente circulatorio de 92-96% de los principios activos en los primeros 22 a 30 segundos, las dosis de estas preparaciones para uso pediátrico son proporcionalmente menores que las de los adultos.

Para niños menores de 2 años, se recomiendan 20 mg. de Extracto líquido de Echinacea, 2 a 3 veces por día, durante 7 a 14 días.

Niños mayores de 2 años, 20 mg del Extracto líquido de Echinacea o 1 cápsula, 3 a 4 veces por día, durante 7 a 14 días.

Niños mayores de 7 años: 1 a 2 cápsulas 2 a 3 veces por día.

Precauciones especiales

La Comisión Alemana sobre Echinacea advierte contra el uso de Echinacea en pacientes con enfermedades autoinmunes, como la esclerosis múltiple, lupus o artritis reumatoidea, así como en tuberculosis o leucemia.

Algunos especialistas advierten sobre el uso en pacientes con SIDA, sin embargo, estas precauciones no han sido universalmente aceptadas y parecen apoyarse sobre bases puramente hipotéticas y temores de que la Echinacea pueda estimular los sistemas inmunes de manera errada. A pesar de que no existen evidencias al respecto, parece prudente respetar estas advertencias.

La misma Comisión alemana recomienda no utilizar Echinacea por más de 8 semanas. Dado que no existen evidencias de que el uso de Echinacea sea efectivo cuando se ingiere por períodos prolongados, esto resulta probablemente sensato.

Un reciente estudio demostró que la utilización de Echinacea durante el embarazo no aumenta los riesgos de malformaciones congénitas. Otros estudios demuestran que su utilización en niños es segura.

Efectos adversos

Raramente se reportan efectos colaterales adversos. Las dosis muy altas pueden ocasionalmente causar náusea y mareos, por lo que no se recomiendan en pacientes con anemia o vértigo.

La Echinacea aparenta ser muy segura. Incluso cuando se ingieren dosis muy altas, no parece causar efectos tóxicos. Los efectos secundarios son raros y usualmente se limitan a síntomas gastrointestinales menores, aumento del volumen urinario y reacciones alérgicas leves. Sin embargo, han ocurrido reacciones alérgicas severas ocasionalmente.13 Echinacea tiene un sabor desagradable.

Posibles Interacciones Medicamentosas

La interacción de Echinacea con otros medicamentos se basa en consideraciones puramente teóricas y no ha podido ser demostrada.

Enviado por Grecia Alemán

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  1. lenin

    15/07/2013 at 23:09

    PORFAVOR NECESITO SABER SI SE PUEDE ADMINISTRAR LA ECHINACIA A MI NENA DE 9 MESES..
    PORQUE UNA DOCTORA LE A RECOMENDADO Y SE LO ADMINISTRO PERO MI BEBE ESTA CON MAL ESTAR DEL ESTOMAGO Y GACES..Y QUIERO SABER SI ES A CAUSA DE LA ECHINACIA..PORFAVOR NECESITO SABER URGENTE..