Saludisima
×

Estenosis de la arteria renal

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Descripción

La estenosis de la arteria renal es una disfunción renal por reducción del flujo sanguíneo debido a la oclusión, bien total o parcial, de la arteria renal.

Causas

La estenosis de la arteria renal se debe en la mayoría de los casos a ateromatosis (formación de quistes sebáceos), produciendo una disminución de la luz arterial y condicionando hipertensión arterial renovascular, que constituye del 2 al 5% de las hipertensiones arteriales.

Suele aparecer en personas menores de 30 años o mayores de 55 años, que estaban previamente con cifras de tensión normales, sin antecedentes familiares de hipertensión arterial, y que hasta en un 40% de los casos se pueden afectar las dos arterias renales.
Tiene mayor predilección por varones y puede llegar a ocluir totalmente la luz arterial.

La 2ª causa es la displasia fibromuscular, en la que existe una alteración en las capas que constituyen la pared de la arteria renal.
En este caso es más raro que se produzca una oclusión total, es más frecuente en mujeres menores de 30 años con historia familiar de hipertensión arterial y con afectación bilateral.

En menor frecuencia hay otras causas de oclusión de las arterias renales como son embolismos por trombos (coágulos de sangre) de la pared vascular, sobre todo cuando hay patología embolígena como arritmias cardiacas, infarto de miocardio, endocarditis bacteriana.

Otra causa menos frecuente es por formación de émbolos (cuerpo que alojado en un vaso sanguíneo produce una embolia) de grasa o tumorales. Debido a traumatismos (por cirugía, angioplastia) sobre los vasos se pueden producir estenosis (estrechamientos) e incluso desgarros o rotura de aneurismas (dilataciones localizadas).

La oclusión o estenosis puede ser total o parcial. Cuando se produce de forma total y en menos de dos horas, hay infarto, esto se da en los émbolos distensibles o en la trombosis completa de la arteria renal. Si la oclusión se produce en menos de dos horas, se produce una insuficiencia renal aguda. La oclusión debido a ateromatosis, lo que ocasiona es una atrofia renal y una insuficiencia renal crónica.

Síntomas

Si la estenosis (oclusión) es completa, aparece un dolor en flanco, sordo, con náuseas, vómitos y a veces fiebre.
Si la estenosis se produce en pacientes monorrenos (con un sólo riñón), o en las dos arterias renales, condiciona ante la imposibilidad de eliminar los productos de deshecho, una insuficiencia renal aguda y anuria (queda impedida por completo la excreción del riñón). En este caso no suele existir hipertensión arterial.
Si la estenosis es parcial, muchas veces cursa sin síntomas, y en otros casos con hipertensión arterial.
La hipertensión arterial de origen renal se caracteriza por:
Edad de comienzo en menores de 30 años o en mayores de 55 años. No hay antecedentes familiares de hipertensión arterial. El paciente previamente estaba normotenso. Es una hipertensión arterial de difícil control. El comienzo de la hipertensión arterial es brusco. Hay una pérdida progresiva de la función renal. Puede haber debilidad, aumento del número de micciones (poliuria)…

Diagnóstico

Las pruebas de laboratorio no son demasiado útiles, lo único que se puede encontrar es un aumento del número de leucocitos (leucocitosis), y un aumento de la creatinina , que nos indica el grado de función renal.

Puede elevarse hasta cinco veces su valor normal, siendo sugestivo de infarto, un metabolito denominado LDH (lactato deshidrogenasa).
El diagnóstico definitivo nos lo dan las pruebas de imagen como son la arteriografía renal, el scanner helicoidal con contraste, que nos da una mayor resolución diagnóstica.

La clínica es lo primero que nos debe hacer sospechar un infarto renal, así, si hay antecedentes de arritmias cardíacas, de infartos de miocardio, de embolismos previos, y una ausencia de la función excretora del lado afecto, son evidencias más que suficientes para sospecharlo y confirmarlo con alguna prueba de imagen.
Es importante hacer un buen diagnóstico diferencial con otras entidades que presenten una insuficiencia renal aguda, como son los aneurismas (dilatación localizada de una arteria), la ateroesclerosis grave, las infecciones generalizadas (sepsis) y la hipotensión.

Prevención

Es muy importante el diagnóstico precoz, tanto en la trombosis como en detectar a tiempo una hipertensión arterial de origen renal.

Tratamiento

Es muy importante el diagnóstico rápido de la estenosis, ya que la viabilidad del tejido renal una vez infartado es de como máximo dos horas, pero esto suele resultar bastante difícil en la práctica diaria.

El tratamiento consiste en administrar sustancias que deshagan el trombo (trombolisis), y permitan mejorar la función renal, aunque es poco frecuente que se recupere totalmente la función, y hay un alto riesgo de que se produzcan embolismos extrarrenales, cursando con una alta morbi-mortalidad.

La cirugía también es útil, sobre todo si es por un traumatismo, y no ha pasado mucho tiempo.

Si después de aproximadamente un mes, no se ha recuperado la función renal, se puede intentar intervenir quirúrgicamente, aunque los resultados no son muy alentadores.

Siempre además, habrá que instaurar tratamiento con anticoagulantes, primero con heparina intravenosa, para posteriormente pasar a anticoagulantes vía oral.

Cuando la estenosis lo que produce es hipertensión arterial, el tratamiento consiste en administrar un fármaco que mejora notablemente la función renal, pero que no se debe de administrar si el paciente es monorreno (sólo tiene un riñón).

El grupo farmacológico se denomina IECAS (inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina).

Otra solución es la introducción de un catéter a través de la piel y restablecer el flujo renal dilatando la pared de la arteria (angioplastia).
Muchas veces la angioplastia no resulta eficaz y se reestenosa (se vuelve a ocluir), la solución entonces es la cirugía.

Enviado por Grecia Alemán.

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  1. Elisa Santos de Chacón

    10/01/2011 at 23:06

    Muchisimas gracias por su informacion la misma que he tomado mucha atencion, dios los bendiga siempre, mi madre le han dado el diagnostico despues de 40 dias de hosp por fiebres y dolores en las piernas, ella es hipertensa de has 30 años mas o menos su diagnostico Estenosis Arterial Renal 9º, y debe seguir controles con nefrologo y cardiologo, ya camina ha mejorado mucho su estado de animo y los dolores han bajado, que bueno tener noticias al respecto, nuevamente dios los bendiga y muchisimas gracias