Saludisima
×

Estrés infantil

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Cuando se habla de estrés, se piensa en una enfermedad sólo de los adultos, pero esa no es la realidad. Las peleas entre los padres, el cambio de casa y de colegio, la exigencia de conocer nuevos amigos y las excesivas tareas para escolares, también pueden convertir en víctimas de este problema a los niños.

Los padres deben estar atentos a sus hijos, para poder percibir algún síntoma de estrés en el niño.

Las exigencias a las cuales deben responder hoy los niños, es una de las causas del estrés infantil.

El doctor Tito Antonio Rosan, siquiatra, presidente de la Fundación para la Investigación del Déficit Atencional e Hiperquinesia y director médico de la Clínica Las Heras S.A. de Buenos Aires, en Argentina, viene sosteniendo hace años que las exigencias a las que los niños se ven expuestos hoy, “sobre todo las tendencias centrífugas que acechan al núcleo familiar actual y también los excesivos estímulos relacionados al aprendizaje en las escuelas y colegios, constituyen factores de riesgo que pueden provocar estrés infantil“.

Lo mismo opina la sicóloga adscrita al Departamento de Sicología, Siquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, Aurora Jaimes: “en ciertas sociedades y núcleos hay exigencias académicas, relacionadas con el deporte y el estudio, que requieren de esfuerzo y dedicación constante para obtener un primer lugar en la escuela, siendo estas obligaciones una fuente de estrés”.

Los padres deben trabajar para mantener el hogar y esta actividad puede demandar mucho tiempo, lo que deriva en que se conviertan en seres ausentes en la casa, que sólo le exigen rendimiento a los niños, pero sin apoyo afectivo. Esto último es vital para evitar el estrés o poder percibir que el hijo lo sufre.

Causas del estrés infantil

Las causas más frecuentes de estrés infantil son:

  • Disfunción familiar, separación o abandono de los padres.
  • Cambio de casa, ciudad o escuela.
  • La llegada de un nuevo hermano.
  • Dificultades de adaptación social.
  • Muerte de algún pariente.
  • La competitividad y exigencia en los colegios

Conductas alarmantes

Los síntomas de estrés en niños menores de cinco años:

  • Irritabilidad.
  • Llanto más de lo usual.
  • Deseos de estar siempre en los brazos de los padres.
  • Pesadillas.
  • Miedos excesivos a la oscuridad, a los animales o a estar solos.
  • Cambios en el apetito.
  • Dificultad para hablar.
  • Retorno a comportamientos infantiles superados, como orinarse en la cama o chuparse el dedo.

Los síntomas de estrés en los niños de entre 5 y 11 años:

  • Irritabilidad.
  • Agresión.
  • Lloriqueos.
  • Necesidad de llamar la atención de los padres compitiendo con los hermanos.
  • Dolencias físicas sin existir enfermedad.
  • Alejamiento de sus compañeros.
  • Pérdida de interés en actividades que antes le llamaban la atención.

Aurora Jaimes explica que lo padres deben estar atentos a alguna de las manifestaciones ya mencionadas y en caso que así lo detecten, acudir a un profesional, “puesto que si no se atienden tales situaciones, el desarrollo del niño se verá afectado”.

La doctora Brenda Rivera, siquiatra y sicoterapeuta del Hospital Angeles del Pedregal, de Ciudad de México aconseja que cuando el niño tiene estrés “lo que primero deben hacer los padres es tranquilizarse y darle seguridad al pequeño, demostrándole que cuenta con todo el apoyo necesario de parte de ellos”. “Los padres deben contener afectivamente al niño y acudir cuanto antes a la consulta profesional, no dejar pasar el tiempo con la idea de que ya se le va a pasar”, agrega el doctor Rosan.

Si el estrés llega a pasar inadvertido para los padres y no se trata correctamente, se corre el riesgo de que se desencadene otro tipo de patologías asociadas, como la depresión. Esto se puede evitar si padre y madre se dan el tiempo de mirar con detención a su hijo.

Enviado por Analí Gomez.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*