Saludisima
×

Eyaculación retardada

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Todavía recuerda cuando tenía veinte años y se preocupaba porque padecía de eyaculación precoz. Luego lo superó y pasó momentos de una vida sexual inmejorable. Pero ahora que está pisando sus cincuenta, su problema es totalmente opuesto aunque igual de frustrante: no puede eyacular.

Algunas veces tarda mucho más tiempo que lo usual y en otras oportunidades, definitivamente no lo logra.

Lo que le está pasando tiene un nombre: eyaculación retardada. La mayoría de los hombres eyaculan entre dos y cuatro minutos después de permanecer en movimiento activo luego de la penetración. Pero quienes padecen eyaculación tardía están incapacitados para eyacular o lo alcanzan luego de realizar un gran esfuerzo y una relación sexual prolongada (de 30 a 45 minutos).

Afortunadamente, no es una condición común (se estima que entre el uno y el cuatro por ciento de los hombres podría sufrirlo en algún momento de su vida).

¿A qué se debe? “Puede estar relacionado con ciertas enfermedades como la diabetes, cuyas neuropatías alteran la sensibilidad y por lo tanto no se logra una excitación suficiente. También puede ser el resultado de algunos procesos hormonales que aletargan la acción o del consumo de medicamentos que inhiben la función sexual, como los antidepresivos y los que se toman para la hipertensión“, explica el doctor Oscar Sandoval, médico urólogo del Centro Médico Mount Sinai (Mount Sinai Medical Center ), en Miami.

En otros casos, puede ser la consecuencia de nervios afectados durante una cirugía de próstata o por una lesión de la columna. Incluso el alcohol puede producir el efecto retardante en determinadas personas. Aunque, según el profesional, la mayoría de las veces, este trastorno tiene una raíz psicológica.

“Entonces, debe tratarse con un psicólogo y preferentemente, con un terapista sexual”, dice el doctor.

Precisamente, la doctora Carmen Soraya-Fernández, psicóloga clínica y médica sexóloga certificada por la Junta Americana de Sexología (American Board of Sexology), ha atendido a varios hombres con esta disfunción sexual.

“En general, se trata de hombres de entre 30 y 40 años que no están obteniendo una excitación suficiente porque ya no se sienten tan motivados por su pareja, no se dan permiso para tener una relación sexual o la viven con culpa y sienten miedo al embarazo o a contagiarse enfermedades”, detalla esta experta que tiene su práctica en Santo Domingo, República Dominicana.

Pero no se alarme, que si alguno de éstos es su caso, usted puede volver rápidamente a disfrutar de una vida sexual completa.
“Las terapias suelen durar cuatro o cinco sesiones y pueden ir acompañadas con medicinas”, dice la sexóloga.

En algunas ocasiones, también se incluyen los ejercicios de focalización de la reconocida terapista sexual Helen Kaplan (caricias progresivas para aumentar la excitación, el deseo y la concentración y reducir la inhibición), pero sólo cuando el paciente y su pareja están de acuerdo y se sienten confortables practicándolos.

GABRIELA ABIHAGGLE

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*