Saludisima
×

Formas de transmisión del SIDA

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El SIDA (Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida) es un diagnóstico hecho por un doctor basado en criterios específicos establecidos por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Una persona VIH positiva puede recibir también un diagnóstico del SIDA sobre la base de ciertos exámenes de la sangre (conteo de células CD4+) y puede no haber tenido ninguna enfermedad seria. Un examen positivo de VIH no significa que una persona tiene SIDA.

Con el paso del tiempo, según la ASHA, la infección con el VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana) puede debilitar el sistema inmunológico al punto de que el sistema tenga dificultad en combatir ciertas infecciones. Estos tipos de infecciones se conocen como infecciones oportunistas. Muchas de las infecciones que causan problemas o amenazan la vida de las personas con SIDA son comúnmente controladas por un sistema inmunológico sano. El sistema inmunológico de una persona con SIDA se ha debilitado al punto que la intervención médica es necesaria para prevenir o tratar enfermedades serias.

Tiempo de incubación del virus de VIH

Actualmente, el promedio de tiempo entre la infección con el VIH y la aparición de señales que puedan llevar a un diagnóstico de SIDA es de 8 a 11 años. Este tiempo varía mucho de persona a persona y puede depender de muchos factores incluyendo el estado de salud y el comportamiento de la persona. Hoy existen tratamientos que pueden disminuir la tasa a la que el VIH debilita el sistema inmune. Existen otros tratamientos que pueden prevenir o curar algunas de las enfermedades asociadas con el SIDA. Como sucede con otras enfermedades, la detección temprana ofrece más opciones de tratamiento y cuidados preventivos de la salud.

Síntomas del Sida

La única forma de determinar si usted está infectado es haciéndose la prueba para la infección del VIH. No puede uno depender de los síntomas para saber si está o no infectado con el VIH. Muchas personas que están infectadas con el VIH no tienen ningún síntoma por muchos años.

Igualmente no se puede depender de los síntomas para establecer que una persona tiene SIDA. Los síntomas asociados con el SIDA son similares a los síntomas de muchas otras enfermedades.

Lugares para tomar la prueba de SIDA

Muchos lugares proveen la prueba para la infección del VIH. Es importante buscar un lugar que también provea consejería relacionada con el VIH y SIDA. Entre los lugares más comunes se incluyen departamentos de salud, médicos privados, hospitales y sitios específicos para la prueba del VIH.

En adición a los procedimientos tradicionales para la prueba, existen otras opciones. Para aquellos que prefieren que no les saquen sangre, muchos sitios ofrecen ahora un examen de los fluidos orales, que involucra un examen de una muestra de un fluido tomado del interior de la boca con un cotonete. El examen OraSure en la actualidad se encuentra únicamente disponible a través de un proveedor de servicios de salud o clínica. Algunas clínicas pueden ofrecer una prueba de orina como alternativa a la prueba de sangre.

Existe también un examen que se puede llevar a cabo anónimamente en la privacidad de nuestro hogar. Existen muchos exámenes caseros anunciados en el Internet, pero sólo éste ha sido aprobado por la FDA (Administración de Alimentos y Drogas de Estados Unidos). La prueba ‘Home Access’ puede encontrarse en casi cualquier farmacia local. El procedimiento de la prueba incluye pincharse el dedo con un aditamento especial, poner una gota de sangre en una tarjeta tratada especialmente y enviarla por correo para ser examinada. Se le provee de un número de identificación para usarlo cuando llame por teléfono para los resultados, 3 días o 2 semanas después, dependiendo del estuche que se haya comprado.

¿Cuánto tiempo después de un posible riesgo debo dejar pasar para hacerme la prueba del VIH? ¿Cuándo sabe uno con seguridad que no se ha infectado con el VIH?

El examen comúnmente usado para determinar la infección con el VIH en realidad busca a los anticuerpos producidos por el cuerpo para combatir al VIH. De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), la mayoría de la gente desarrollará anticuerpos detectables dentro de los 3 meses después de la infección. En casos raros, puede tomar hasta 6 meses.

Entonces, los CDC recomiendan hacerse la prueba a los 6 meses después de la última posible exposición (sexo vaginal, anal u oral sin protección o compartir agujas). Sería demasiado raro que tome más de 6 meses desarrollar anticuerpos detectables. Es importante, durante los 6 meses entre la exposición y el examen, protegerse a sí mismo y a otros de futuras infecciones con el VIH.

¿Si mi resultado de VIH es negativo, quiere decir eso que mi pareja también lo es?

No. Su resultado de VIH revela únicamente su situación de VIH. Sus resultados negativos del examen no nos dicen nada sobre la situación de VIH de su(s) pareja(s). El VIH no necesariamente se trasmite cada vez que hay una exposición.

El resultado de ninguna persona puede ser usado para determinar la situación de VIH de otra persona.

Resultado positivo

Si su resultado es positivo, lo más pronto que Ud. tome medidas para proteger su salud, mejor. Tratamiento médico temprano, un saludable estilo de vida y una actitud positiva lo pueden ayudar a estar bien. El pronto cuidado médico puede retardar la aparición del SIDA y prevenir algunas condiciones amenazadoras para la vida. Es importante saber que un resultado de VIH positivo puede ser confirmado siempre, para estar seguro de que es un positivo verdadero.

Si su resultado del examen es positivo, el ASHA le recomienda una serie de pasos importantes que usted puede dar para proteger su salud de inmediato:

  • Vea a un doctor aun si usted no se siente enfermo. Trate de buscar un doctor que tenga experiencia tratando el VIH. Existen exámenes importantes, inmunizaciones y tratamientos que le pueden ayudar a mantener una buena salud. Nunca es demasiado temprano para pensar acerca de posibilidades de tratamientos.
  • Hágase un examen de tuberculosis (TB.). Puede estar infectado de tuberculosis y no saberlo. La tuberculosis no detectada puede causar enfermedades serias. La tuberculosis puede ser tratada exitosamente si se descubre a tiempo.
  • El consumo de narcóticos, alcohol y cigarrillos pueden debilitar su sistema inmune. Existen programas disponibles para ayudarle a dejarlos.
  • Considere unirse a un grupo de apoyo para personas infectadas con VIH o informarse acerca de los recursos disponibles en su área, tales como consejería especializada en VIH/SIDA para recibir terapia. Existen también muchas publicaciones disponibles para personas viviendo con el VIH y SIDA.
  • Hay mucho que usted puede hacer para mantenerse sano. Aprender tanto como se pueda es un paso en la dirección correcta. Existen recursos locales y/o nacionales que pueden estar disponibles. Muchas organizaciones relacionadas con el VIH/SIDA ofrecen servicios gratis o con una escala variable de precios, basada en las posibilidades de pago.

Población mundial con VIH y SIDA

Mundialmente: La UNAIDS estima que hay cerca de 47.3 millones de personas que han sido infectadas con el VIH desde el comienzo de la epidemia global (42.9 millones de adultos y 4.4 millones de niños menores de 15 años).

Hasta diciembre de 1998, se ha estimado que 33.4 millones de personas viven infectadas con el VIH o SIDA (32.2 millones de adultos y 1.2 millones de niños menores de 15 años).

Desde el comienzo de la epidemia se ha estimado que 13.9 millones de personas han muerto a causa del SIDA (10.7 millones de adultos y 3.2 millones de niños menores de 15 años).

En 1998, se estima que 2.5 millones de personas murieron a causa de enfermedades relacionadas con el VIH, incluyendo 900,000 mujeres y 510,00 de niños menores de 15 años.

En los Estados Unidos: De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), existen entre 650,000 y 900,000 personas viviendo con el VIH en los Estados Unidos. Para el 31 de diciembre de 1998 se reportaron 688,200 casos de SIDA a los CDC, y 410,800 personas (lo que representa el 60% de los casos) han muerto.

Seguridad de los bancos de sangre en Estados Unidos

El abastecimiento de sangre en los Estados Unidos está entre los más seguros del mundo. Casi todas las personas infectadas con VIH a través de transfusiones de sangre recibieron estas transfusiones antes de 1985, año que fue posible examinar respecto al VIH la sangre donada.

El Servicio Público de Salud ha recomendado un acercamiento multifacético a la seguridad de la sangre en los Estados Unidos que incluye prácticas estrictas de selección de donantes y exámenes de búsqueda. Las donaciones de sangre en los Estados Unidos han sido examinadas para los anticuerpos del VIH-1 desde marzo de 1985 y para VIH-2 desde junio de 1992.

La sangre y sus productos que han sido detectados positivos a la prueba del VIH son desechados y no se usan para transfusiones.

Un estimado de una en 450,000 a una en 660,000 donaciones por año están infectadas de VIH pero no se detectan por el examen actual de VIH. En agosto de 1995 la FDA recomendó que todo plasma y sangre donada fueran examinados respecto al antígeno p24. Por el examen para el antígeno p24 se espera que se reduzca el número de donaciones infectadas no detectadas en aproximadamente 25% al año.

El mejoramiento en los procesos para los productos de la sangre también ha reducido el número de infecciones resultantes del uso de estos productos. Actualmente el riesgo de infectarse con VIH en los Estados Unidos a través de transfusiones de sangre o el uso de sus productos es extremadamente raro y ha llegado a ser progresivamente más infrecuente, aun en áreas con altos índices de prevalencia.

Origen del VIH

Los científicos tienen diferentes teorías sobre el origen del VIH pero ninguna ha sido probada. Sabemos ahora que el virus ha existido en los Estados Unidos, Haití y África desde al menos 1977-1978. En 1979 tipos raros de neumonía, cáncer y otras enfermedades se estaban reportando por doctores en Los Ángeles y Nueva York. Lo que tenían en común estas condiciones es que no se encontraban en personas con sistemas inmunológicos saludables.

En 1982 los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) oficialmente nombraron a esta condición SIDA (Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida). En 1984 el virus responsable de debilitar al sistema inmunológico fue identificado como VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana).

Examen de VIH para embarazadas

Si una mujer está embarazada con VIH, existen ahora terapias médicas disponibles para disminuir el riesgo de trasmitir el VIH al infante antes, durante y después del nacimiento. El retrovirus (AZT) es el único medicamento actualmente autorizado para mujeres embarazadas, pero hay muchas otras drogas prometedoras que están siendo estudiadas en ensayos clínicos.

La prueba del VIH y la consejería proveen una oportunidad para que las mujeres infectadas tengan acceso a tratamientos médicos que les puedan ayudar a retardar la progresión de la enfermedad.

La prueba del VIH y la consejería también proveen a las mujeres no infectadas información sobre prevención para reducir la posibilidad de futuras exposiciones.

Puede haber riesgos asociados con la prueba, tales como discriminación, problemas con los seguros y consecuencias psicológicas. Las mujeres embarazadas deben discutir tanto los beneficios como los riesgos potenciales de la prueba del VIH con su proveedor de servicios de salud. Si una mujer está infectada con el VIH, ella y su proveedor de servicios de salud deben también discutir los beneficios y riesgos potenciales (incluyendo efectos colaterales) de las terapias con antiretrovirales.

Transmisión del VIH a través del coito vaginal

Sí. Si la mujer está infectada, el VIH está presente en sus secreciones vaginales y cervicales (la humedad en la vagina de la mujer) y puede entrar al pene a través de la uretra (el orificio en la punta) o a través de cortaduras o lesiones en la piel del pene. La presencia de otras enfermedades de transmisión sexual puede incrementar el riesgo de transmisión. El uso correcto y consistente de un condón de látex o un condón femenino puede reducir el riesgo de transmisión de VIH durante el coito vaginal.

VIH por sexo oral

Existe un debate considerable en la comunidad encargada de la prevención del VIH/SIDA relacionado con el riesgo de transmisión del VIH a través del sexo oral. Lo que se conoce actualmente es que existe algún riesgo asociado con la práctica del sexo oral sin ninguna protección; (ha habido algunos casos documentados de transmisión del VIH a través del sexo oral).

Como nadie sabe exactamente cuál es el riesgo, las evidencias acumuladas indican que el riesgo es menor en comparación con el sexo anal o vaginal sin protección.

Las opciones actuales para reducir el riesgo cuando se practica sexo oral a un hombre (felación) incluyen el uso de condones de látex, pero también se incluye retirarse antes de la eyaculación sin condón (evitando el semen dentro de la boca) y/o abstenerse de esta actividad cuando se tienen en la boca cortaduras o llagas.

Cuando se practica sexo oral a una mujer (cunulingus), las barreras contra la humedad tales como la barrera dental, un condón abierto por la mitad o envoltura plástica casera pueden reducir el riesgo de exposición a las secreciones vaginales.

El riesgo de recibir sexo oral, tanto para el hombre como para la mujer, se considera muy bajo, y no ha habido casos documentados de transmisión por recibir sexo oral.

Efectividad de los condones de látex

Diversos estudios han demostrado que los condones de látex son altamente efectivos en la prevención del VIH cuando se usan correcta y consistentemente. Para estos estudios se observó a gente no infectada considerada con un alto riesgo de infectarse por estar involucrados en relaciones sexuales con personas infectadas con el VIH. Estos estudios encontraron que aún con el contacto sexual repetido de 98 a 100% de ellas permanecieron sin infectarse por utilizar el condón correctamente y en todo momento.

Conexión entre el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual

Tener una enfermedad de transmisión sexual (ETS) incrementa el riesgo de ser infectado con VIH, no importa si esa ETS cause lesiones o cortaduras en la piel. Si la ETS causa irritación en la piel, cortaduras o llagas puede hacer más fácil para el VIH entrar al cuerpo durante el contacto sexual. Aún una ETS que no cause cortaduras o llagas puede estimular una respuesta inmunológica en los genitales que haga más común la transmisión del VIH.

Contagio por un beso

El contacto casual a través de un beso con la boca cerrada o “beso social” no es un riesgo para la transmisión del VIH. Por la posibilidad de contacto con sangre durante el beso “francés” o beso húmedo con la boca abierta, los CDC recomiendan no practicar esta actividad con una persona que se sabe está infectada. Sin embargo el riesgo de adquirir VIH durante el beso con la boca abierta se considera muy bajo. Los CDC han investigado sólo un caso de infección con VIH que puede ser atribuido al contacto con sangre durante un beso de boca abierta. En este caso ambas personas tenían problemas dentales incluyendo gingivitis (inflamación en las encías). Parece que había sangre presente en las bocas de ambas personas haciendo del contacto directo de sangre con sangre una posibilidad.

Riesgos en la práctica de deportes

No existen casos documentados de infección adquirida con la práctica de deportes. El riesgo muy bajo de la transmisión del VIH a través de la participación en deportes podría involucrar principalmente deportes con contacto corporal directo donde se espera que ocurra sangrado. En el evento de una herida durante tales deportes, los participantes deben interrumpirlo hasta que la herida deje de sangrar y es limpiada antisépticamente y vendada. No existe riesgo de transmisión en deportes donde no ocurre sangrado.

Riesgos a través de contactos casuales

No. El VIH no se trasmite por el contacto diario en el hogar, trabajo, escuela o sitios sociales. El VIH no se trasmite a través de estrechar manos, abrazar o un beso casual. Ud. No se puede infectar de un asiento de baño, un bebedero, una manija, platos, vasos, comida o mascotas.

El VIH es un virus frágil que no vive mucho tiempo fuera del cuerpo humano. El VIH no es un virus aéreo o de la comida. El VIH está presente en la sangre, semen o secreciones vaginales de una persona infectada y puede ser trasmitido de sexo anal, oral o vaginal sin protección o por compartir agujas para inyectarse drogas.

Riesgo por picaduras de mosquitos

No. Desde la aparición de la epidemia del VIH, ha habido preocupación sobre la transmisión del virus por insectos succionadores de sangre. Sin embargo estudios dirigidos por los CDC y en cualquier parte no han mostrado evidencia de transmisión del VIH a través de insectos, aún en áreas donde hay muchos casos de SIDA y grandes poblaciones de insectos tales como mosquitos. La inexistencia de tales brotes, a pesar de los intensos esfuerzos por detectarlos, apoya la conclusión de que el VIH no se trasmite por insectos.

Recomendaciones para los usuarios de drogas inyectables

Para las personas que utilizan drogas inyectables y no pueden cortar el hábito, la mejor manera de disminuir el riesgo de transmisión del HIV y otras enfermedades según ASHA, es no compartiendo las jeringas, agua o el equipo preparativo de drogas ni usando dos veces los mismos elementos. Recuerde los siguientes puntos:

  1. Utilice jeringas solamente obtenidas de lugares seguros y confiables (una farmacia o lugar de intercambio de jeringas).
  2. Utilice jeringas nuevas y esterilizadas para preparar las drogas.
  3. Si es posible, utilice agua esterilizada para preparar las drogas; si no, utilice agua limpia de una fuente confiable (agua de la llave).
  4. Utilice un envase nuevo y desinfectado para cocinar la droga y un filtro nuevo (“algodón”) para preparar las drogas.
  5. Limpie con un algodón nuevo el sitio donde se va a inyectar antes de hacerlo.
  6. Deseche cuidadosamente las jeringas después de un uso.

La disponibilidad de jeringas nuevas y estériles varía dependiendo de las regulaciones locales y del estado sobre la venta y de la posesión de las jeringas. También depende de otros factores sobre si existen programas de intercambio de jeringas patrocinados por organizaciones locales para la prevención del VIH.

Recomendaciones para limpiar agujas y jeringas

Si no tiene disponibles jeringas nuevas y estériles, ni otro equipo para preparar las drogas, entonces el equipo utilizado anteriormente debe ser desinfectado con cloro (blanqueador) usando los siguientes procedimientos. La desinfección con cloro de agujas y jeringas utilizadas anteriormente puede reducir el riesgo de la transmisión del VIH pero no es tan seguro como el uso de jeringas y agujas nuevas y estériles.

1. Enjuague la aguja y jeringa varias veces con agua limpia, asegurando que la aguja este completamente sumergida.
2. Entonces, llene la jeringa hasta el tope varias veces con cloro puro. Llenar la jeringa con cloro por lo menos 3 veces y dejar ahí el cloro por lo menos por 30 segundos puede incrementar la posibilidad de que el VIH muera (o se desactive).
3. Enjuague la aguja y jeringa de nuevo varias veces con agua limpia. No utilice el agua que usó durante el primer enjuague.

Estos pasos se deben repetir 2 veces: una vez inmediatamente después de uso y de nuevo antes de usar de nuevo. Se recomienda sacudir y dar golpecitos cuando la jeringa este llena con agua y cloro. Esto ayuda a mejorar la efectividad de todos los pasos.

Fuente: ASHA. Asociación del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida. EE.UU.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*