Saludisima
×

La complejidad del sexo

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La complejidad del sexo. No es raro el caso de la mujer o el hombre que dialoga con sus amigas o amigos cercanos y escucha con atención cuando le cuentan qué fantásticas han sido sus experiencias eróticas últimamente. Y se pregunta “¿Cómo lo hará este tipo -o esta tipa-, qué come o deja de comer para pasarla tan bien?”, se pregunta mientras enciende un cigarrillo para relajarse.

Generalmente en pequeños detalles, nada del otro mundo, está la explicación de por qué algunas parejas disfrutan del sexo menos que otras.

Lo concreto es que existen parejas que disfrutan en extremo sus relaciones sexuales, otras que no tanto, unas que algunas veces sí y que otras no, y algunas que derechamente la pasan mal en sus momentos íntimos. ¿Porqué se producen estas diferencias? La causa no es una ni dos, sino una multiplicidad de factores que pueden ser determinantes… psicológicos, físicos, hormonales y hasta sociales, aunque parezca extraño.

Abanico de posibilidades

La psicóloga y sexóloga Alcira Camillucci, directora de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana, con sede en Buenos Aires, explicó que “el motivo más frecuente para explicar un bajo goce sexual es una mala comunicación en la pareja durante la relación íntima. A veces cada uno cree que hace lo que al otro le gusta, pero en realidad es lo que menos le gusta o lo que menos necesita”.

Si pese a tener confianza y comunicación fluida la pareja no disfruta, hay que seguir descartando alternativas.

También depende de cómo se lleven ambos en la vida cotidiana. Si se pasan todo el día discutiendo, probablemente eso se reflejará en el ámbito erótico. “A veces hay conflictos encubiertos, que no implican peleas, pero que de alguna forma salen a la luz durante la relación sexual”, acota la doctora Camillucci.

Pero no sólo influye que se lleven bien entre sí, sino que también influyen las situaciones por las que atravesamos “Si una persona -agrega la especialista- tuvo un día malo, discutió con el jefe y estuvo una hora en una congestión de tránsito, probablemente no estará deseosa sexualmente. Eso se da en especial en la actualidad. Es común el caso de la pareja de profesionales jóvenes y exitosos, que trabajan todo el día y que a la salida hacen un curso de posgrado… A su casa llegan cansadísimos”, agrega.

Sigamos descartando: factor hormonal.

Todas las personas tienen un ciclo hormonal diferente, que se traduce, en el caso de la mujer, en el período de ovulación, y para el hombre, en días con mayor apetito sexual. Si para ambos coincide el ciclo, probablemente tendrán una relación sexual plena bajo este parámetro.

Fisiológicamente también hay motivos que determinan el éxito o fracaso de las relaciones íntimas. Hay disfunciones sexuales como la eyaculación precoz o la impotencia, en el caso del hombre, o el vaginismo y otras en las mujeres que pueden conspirar contra el placer sexual. En estos casos, se debe recurrir a la ayuda de especialistas.

Otro motivo que influye es de orden psicológico. La doctora Alcira Camillucci explica que “si una persona tuvo problemas sexuales durante la infancia, como una violación o una primera experiencia traumática, probablemente marcarán su subconsciente.

Hay otras explicaciones que parecen más obvias, pero que no es malo cuestionárselas y conversarlas con el compañero(a): ¿usted en realidad siente atracción física por su pareja? ¿la quiere?

Y, finalmente, si no encuentra ninguna explicación que lo convenza, piense que a veces hay cosas que difícilmente se pueden definir a primera vista, para las que sería aconsejable acudir a un especialista.

La doctora Camillucci lo sabe por su experiencia profesional: “Hay parejas que en ocasiones, estando ambos muy cansados, después de un día terrible, hacen el amor y les sale bárbaro; otra vez, los dos de vacaciones, en un sitio hermoso, lo vuelven a hacer y se dan cuenta de que no estuvo tan bien”. ¿Cómo se entiende? De seguro le costará encontrar una explicación. Es aconsejable, si esto en realidad le afecta, acudir a un especialista… Probablemente él tampoco tendrá la explicación a flor de labios, pero con ayuda profesional hay más posibilidades de solucionar el problema.

Consejos

Teniendo en cuenta todo lo expuesto, le aconsejamos poner en práctica lo siguiente para mejorar la calidad de sus relaciones sexuales:

  • Trate de mantener una comunicación fluida y abierta en el plano sexual con su pareja.
  • Cuando realmente no quiera hacer el amor, dígalo. Es preferible eso a hacerlo sólo por complacer al otro. Probablemente esa relación no tendría éxito. Y si lo conversa, puede que terminen teniendo sexo de todos modos, porque gracias al diálogo la situación será mirada desde un prisma diferente.
  • No se obsesione con que todas las relaciones íntimas resulten perfectas. No todas pueden ser iguales. Y si en alguna ocasión ella sintió dolor o él tuvo un problema de eyaculación precoz, no presione ni se presione a sí mismo la próxima vez.
  • No tema experimentar (con comunicación mutua de por medio); puede lograr resultados insospechados.

Enviado por Sebastián Domínguez

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*