Saludisima
×

'Pilates', entrenamiento para el cuerpo y la mente

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Cuando en 1990 Ivonne Labrada-Leichtling se lastimó seriamente una de las rodillas, su médico le recomendó tomar clases de Pilates para encontrar un remedio radical a aquella lesión. Labrada Leichtling, que a la sazón bailaba profesionalmente en Nueva York con la compañía Dance Theater of Harlem, hizo caso al doctor Hamilton, gurú-médico especializado en bailarines, y salió al encuentro de aquella técnica. Desde aquel entonces y hasta hoy día la ex bailarina practica esta disciplina y asegura que no sólo le ayudó a mejorar de su dolencia sino que le enseñó muchas cosas sobre su cuerpo aplicables a la vida cotidiana. ¿Por qué?

“Los músculos son como un elástico: no se puede abusar de ellos por mucho tiempo sin darles mantenimiento”, dice Ana Cabán, instructora certificada de Pilates en Nueva York y que desde 1998 opera BodyWorks of Miami.

Pilates es el nombre de esta disciplina física conformada por una serie de ejercicios de gran beneficio para el cuerpo y la mente humana.

Durante la primera guerra mundial, el maestro alemán Joseph Pilates desarrolló un grupo de 34 ejercicios que hoy ha aumentado a más de 500 según Cabán. El objetivo de este “entrenamiento” de bajo impacto es trabajar en la flexibilidad y la eficiencia muscular así como lograr una postura correcta.

“Se necesitan 600 horas de observación y práctica de la técnica original para estar certificado como instructor y luego, la atención personalizada al cliente es básica porque se trata de observar la postura correcta de aquel desde afuera”, comenta Cabán quien también descubrió Pilates en busca de una solución que aliviara una lesión en su espalda mientras trabajaba como bailarina freelance en la Gran Manzana.

Por décadas Pilates fue un secreto bien guardado por bailarines y atletas que conforman la elite de los ejercicios físicos para tratar de aminorar las lesiones que ocasionaban sus respectivas profesiones. Figuras legendarias de la danza como Ruth St. Denis, Ted Shawn, Martha Graham, George Balanchine, Hanya Holm y Jerome Robbins, lo practicaron e iniciaron a sus discípulos en esta disciplina.

Pero el hecho de que celebridades como Julia Roberts, Sharon Stone y Madonna lo hayan practicado es probablemente la razón para que Pilates se haya puesto de moda y sus precios se hayan disparado.

“Son difíciles las sesiones colectivas de más de 4 personas porque el practicante depende mucho de la atención del instructor que es quien corrige la colocación correcta de las partes del cuerpo involucradas en cada uno de los ejercicios, además del uso de máquinas especialmente diseñadas que facilitan la ejecución de las rutinas”, afirma Cabán.

Aparentemente esta es la razón principal para que las clases tengan tan alto costo. Diez años atrás el precio por clase oscilaba entre $15 y $30. Hoy en día, el precio por una sesión de 50 minutos está entre $60 a $75.

Para quien observa Pilates, las rutinas pueden lucir como una mezcla de yoga con ejercicios aeróbicos de Jane Fonda y un toque de Tai Chi. Pero lo más importante es que las secuencias de ejercicios son más complicadas y difíciles de lo que parecen pero hacen mucho bien a los músculos en el proceso del estiramiento.

“La gimnasia Pilates requiere de quien la practique un absoluto control sobre los movimientos del cuerpo, centrados en lo que se llama el powerhouse, que no es otra cosa que los músculos en el centro del cuerpo que conectan el abdomen con la parte baja de la espalda y las nalgas”, asegura Cabán.

El credo de Pilates consiste en, enfocándose en el abdomen, centrar el cuerpo y realinearlo, mejorando la postura, drenando las tensiones del cuello y los hombros, aumentando la circulación sanguínea, la flexibilidad y el balance.

Cada ejercicio se repite entre 5 y 10 veces y los movimientos son cortos y controlados, lo que hace que el método de gimnasia Pilates ayude a fortalecer y estirar los músculos sin engrandecerlos en masa. Es por eso que para los bailarines y atletas en general esta rutina es tan beneficiosa y el practicante común siente que, después de varias sesiones, “ha crecido” en altura.

“Cuando uno estira la espina dorsal y coloca correctamente su cuerpo es probable que gane hasta una pulgada”, dice Cabán.

Definitivamente Pilates se ha convertido en una alternativa a los entrenamientos de fuerte impacto.

MIGUEL A. SIRGADO

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*