Saludisima
×

Preeclampsia

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Toda mujer que se queda embarazada comienza a escuchar muy pronto a su alrededor, comentarios sobre los malestares típicos de la época de gestación. Madres, hermanas, amigas o vecinas se muestran contentas de poder orientarle relatando los historiales de “antojos” y vómitos matinales durante sus propios embarazos.

La preeclampsia, es una complicación medica del embarazo también llamada toxemia del embarazo o hipertensión inducida embarazo y asociada a elevados niveles de proteína en la orina.

Sin embargo, existen otros trastornos menos integrados en el “saber popular” que pueden resultar de auténtico riesgo para la madre y el feto, y sobre los cuales merece la pena estar informadas, para poder prevenir y atajar convenientemente los primeros síntomas. Tal es el caso de la “preeclampsia“.

A continuación ofrecemos las respuestas que dá la medicina actual a las preguntas más frecuentes sobre la condición:

¿Qué es la preeclampsia?

Es un trastorno de hipertensión (presión demasiado alta) a partir de la veinteava semana de gestación. Puede ir acompañada de otros síntomas como retención de líquidos, cefaleas, infecciones de orina, ect., hasta convulsiones. En este último caso pasa a denominarse eclampsia.

¿Es frecuente la aparición de este problema?

Según los informes médicos, en la actualidad es la principal causa de morbimortalidad materna y perinatal en todo el mundo, particularmente en países en vías de desarrollo. Su incidencia varía según las zonas geográficas, entre el 2% y el 25%.

¿Cuáles son las causas de la aparición de este trastorno o los factores de riesgo más frecuentes?

La preclampsia es una patología obstétrica, de la cual no se conoce la etiología a ciencia cierta. Por algo ha sido llamada “la enfermedad de las teorías”. Un predisposición genética, factores ambientales como virus, y el sistema inmune, han sido involucrados sin poder explicar ninguno de ellos completamente la causa de esta entidad. No obstante, aunque algunos aún no están bien definidos, según las recientes investigaciones, existen determinados factores de riesgo. Estos son:

  • Gestación múltiple y gestaciones sucesivas de compañeros diferentes.
  • Historia familiar de preeclampsia.
  • Hipertensión crónica.
  • Enfermedad renal crónica.
  • Edades extremas: menores de 18 años y mayores de 35 años.
  • Diabetes.

¿Cuáles son sus consecuencias?

La tasa elevada de prematuridad y retardo del crecimiento fetal intrauterino asociados a este trastorno incrementan la morbilidad y mortalidad perinatal.

¿Qué medidas preventivas se pueden tomar?

En la actualidad no existen pruebas clínicas o de laboratorio de utilidad práctica que permitan predecir que gestantes van a presentar este trastorno por lo que está especialmente indicado vigilar atentamente aquellos embarazos que tengan uno o más factores de riesgo de esta enfermedad. Esta vigilancia debe incluir frecuentes y adecuadas tomas de presión arterial, análisis de orina, seguimiento del aumento de peso, y una correcta alimentación. Se ha observado por ejemplo, que bajos niveles en sangre de vitamina C se asocian con preclampsia, y adecuadas dosis de magnesio, están relacionadas con su menor incidencia.

Enviado por Anaís García

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*