Saludisima
×

Problemas con los dientes

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Es cuestión ya casi del pasado el perder los dientes con la edad. Se puede vivir hasta el fin de los días con su propia dentadura. Pero aunque es cierto que aproximadamente un 30 por ciento de los adultos mayores de 65 años necesitan dentadura postiza, se espera que para principios del siglo XXI, sólo el 10 por ciento la necesitarán.

Uno de los secretos está en cuidárselos “como niños bonitos”; aunque lamentablemente, la edad hace los dientes más vulnerables a las caries y las enfermedades periodontales; como la gingivitis, cuando la parte de la encía que rodea la base del diente se inflama y sangra con facilidad; y la periodontitis, cuando esas encías enfermas se van replegando, produciéndose una inflamación en el hueso alveolar y en los ligamentos que mantienen los dientes en su lugar.

Por otra parte, muchos medicamentos que se requieren después de cierta edad pueden disminuir la saliva en la boca y con esto eliminar el rol favorable que cumple, como llevarse los alimentos, neutralizar los ácidos de las placas que se adhieren a la superficie de los dientes, y ayudar a mantener firme el esmalte de éstos.

Pero otras condiciones fisiológicas que vienen con la vejez, como la pérdida de memoria, pueden afectar a la dentadura; pues olvidar cuidársela, puede contribuir a su deterioro. También el mero hecho de no alimentarse correctamente perjudica la salud de los dientes y las encías.

Hay también otros problemas, como el bucear. Los que practican deportes submarinos deben consultar al dentista periódicamente para prevenir el síndrome de la boca del buceador o submarinista, dice Barbara Mouse, dentista del Chicago’s Northwest Side. Este síndrome se manifiesta con problemas de las encías, dolores en la articulación de la quijada, o una condición conocida como de dientes oprimidos, que causa dolor en el centro del diente por el cambio de presión.

Cuando hay una cavidad dental, un empaste deteriorado o roto, un absceso o un implante incompleto, se queda un espacio vacío que reacciona cambiando la presión cuando el buceador está en el agua.

“Muchos buzos muerden muy fuerte la pieza bucal del snorkel y esto puede ocasionarles dolor en la unión de la quijada y laceraciones en la encía”, dice Mouse. Esto se complica; porque las que se venden normalmente son demasiado pequeñas para la mayoría de las personas, haciendo que muerdan con sólo parte de la dentadura. Así que si se siente dolor o irritación en las quijadas se debe consultar al dentista. Y ver qué tiendas de artículos submarinos hacen piezas a la medida para la boca para que les cubran toda la dentadura.

La Sociedad Dental de Chicago recomienda:

  • Cuídese de hacer deportes submarinos, si recientemente fue sometido a tratamiento dental, le extrajeron un diente o si le hicieron un empaste temporal. “El cambio de presión puede ocasionarle dolor y retardar la cura”, dice Mousel.
  • Sea precavido, si usa dientes postizos. Asegúrese de que le encajan bien.

En general la Asociación Dental Norteamericana y los dentistas de la Clínica Mayo aconsejan, para mantener sus dientes el mayor tiempo posible y en las mejores condiciones:

  • Usar un cepillo de cerda blanca.
  • Colocarlo en un ángulo de 45 grados con respecto a los dientes, y cepillarlos con movimientos breves hacia atrás y adelante.
  • Limpiarlos por dentro también y no olvidar de cepillar la lengua y piezas de atrás de la boca.
  • Cambiar el cepillo cada tres o cuatro meses aproximadamente.
  • Pasar el hilo dental con cuidado, entre dientes y diente.

Y como medidas preventivas, se recomienda visitar al dentista una vez al año y hacerse limpiar los dientes una a dos veces por año, por los especialistas.

Y por último hay buenas noticias para todos:

Los científicos han desarrollado el primer examen para detectar la vulnerabilidad genética de una persona para la enfermedad periodontal. El PST, fue desarrollado en Gran Bretaña y Estados Unidos.

“La importancia del test es que podemos decir el tipo y severidad de la enfermedad periodontal del paciente, y tratarlo más eficazmente”, dijo Yetta McCullom, periodoncista que ha trabajado para el Chicago South Side.

MIÑUCA VILLAVERDE

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  1. romina alejandra quiroga

    06/11/2010 at 01:09

    hola que tal te hago una consulta, si tengo piorrea que me recomienda?
    desde ya muchas gracias

    Romina