Saludisima
×

Problemas para concebir

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

¿Cuánto tiempo esperar, antes de suponer que hay problemas?

Es importante que cuando decidan tener hijos no piensen que el embarazo se logra a la primera. Esta obra magna de la naturaleza requiere de la intervención de muchos factores. Además de la ovulación y la calidad de los espermatozoides, que son los protagonistas de la fecundación, también se requiere de cierta “coreografía”, así como de otros actores más.

Si están en la creencia de que el embarazo debe darse al primero o segundo intento, es fácil caer en angustia y dudar de su fertilidad si pasa un tiempo y no logras quedar embarazada. Desechen esa idea errónea, y veamos cuánto tiempo se considera normal esperar, antes de desesperar.

El primer factor que se toma en cuenta es la edad de la mujer. Una mujer menor de 30 años puede intentar embarazarse durante dos años antes de suponer que tiene problemas. En caso de que estén buscando el embarazo de acuerdo con el día de la ovulación, te recomendamos que sean pacientes y acudan al médico a más tardar al año, para saber qué está pasando.

Una mujer de 30 años o más podría tardar hasta un año en lograr un embarazo de forma normal. Dependerá de qué tanto sobrepasa esta edad para esperar que la naturaleza haga lo suyo. De cualquier manera, recomendamos aguardar un año antes de hacerse algún estudio. Y por cierto, los estudios de fertilidad deberán ser practicados en ambos miembros de la pareja.

¿Qué es la infertilidad?

La infertilidad no es solamente la incapacidad o dificultad para concebir, sino también para llevar el embarazo a buen término. Cuando una pareja tiene problemas para tener hijos, hay un 40% de probabilidades de que haya un factor masculino (excluyamos la palabra “culpa”, que es injusta y equivocada); otro 40% se debe a un factor femenino. El 20% restante se debe a factores “no explicados”, como lo define la ciencia médica, pero que se están estudiando en la actualidad; y aun de este porcentaje, la mayor parte se debe a factores mixtos o combinados, es decir, alteraciones reproductivas en ambos miembros de la pareja. En conjunto, esto significa que el hombre puede tener exactamente las mismas posibilidades que su compañera de estar afectado por la infertilidad.

Esto puede deberse a causas tan sencillas como un desequilibrio hormonal, o una incompatibilidad de horarios (un hombre que viaja mucho, o una pareja que tiene relaciones sexuales sólo una vez al mes), que no siempre coinciden con los días fértiles, o incluso a la angustia que causa en la pareja el hecho de no poder lograr el embarazo después de cierto tiempo. Este tipo de factores se corrige fácilmente.

Pero hay veces en que la causa es bastante más complicada, y aquí conviene que demos un vistazo a las principales causas patológicas (es decir, debidas a enfermedad, malos hábitos o trastornos), que pueden afectar tanto a ellos como a ellas.

Enviado por Grecia Alemán

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*