Saludisima
×

Radiografía dental

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Cuando los dentistas pedimos una radiografía, en realidad estamos utilizando una tecnología vital para detectar enfermedades de los dientes.

El examen radiográfico entrega al odontólogo antecedentes en el estudio de piezas dentarias, maxilares y estructuras óseas vecinas, las que experimentan con frecuencia trastornos, enfermedades y lesiones que afectan la salud bucal y que también pueden producir perturbaciones en la salud general. Por ello, los controles radiográficos periódicos son altamente recomendados a lo largo de la vida de la persona.

Es importante destacar el valor preventivo que significa para el futuro de la salud bucal del niño efectuar estudios precoces de sus arcadas dentarias. Se sugiere un examen radiográfico panorámico entre los 6 a 7 años de edad. Este simple y rutinario análisis extraoral permite evaluar los gérmenes dentarios en evolución dentro de los maxilares, así como las características de los dientes temporales.

Esta práctica entrega valiosa información respecto de sus posiciones, forma y tamaño. Estos gérmenes suelen presentarse en mayor o menor número de lo normal.

Cualquier anomalía, si no es tratada oportuna y adecuadamente, podría conducir a la pérdida de la función masticatoria y a la mutilación de estructuras vecinas.

De lo expuesto, se desprende la necesidad de controles preventivos periódicos, no sólo en el niño, sino también en el joven y en el adulto.

Si detecta anomalías en la erupción de los gérmenes o bien trastornos de crecimiento y desarrollo de los maxilares de su hijo, deben solicitar apoyo del dentista, por lo general al Ortodoncista el que deberá evaluar cada caso en particular. Como norma de rutina se solicitan radiografías laterales, acompañándolas con la documentación requerida.

Los problemas más frecuentes que se pueden presentar son: erupciones anormales de los caninos superiores que, producen destrucción de los tejidos óseos y raíces de las piezas dentarias vecinas. Se deben mencionar, además, los múltiples trastornos que surgen durante la erupción de los terceros molares en la juventud.

Para un correcto diagnóstico de estas patologías, programar su tratamiento y evaluar los controles posteriores, es necesario coordinar en trabajo mancomunado a los diferentes especialistas, los que en conjunto con el clínico alcanzarán el diagnóstico de las lesiones en estudio.

Actualmente se dispone de equipos y técnicas que permiten obtener imágenes nítidas de los elementos anatómicos que, al igual que un “tercer ojo”, escudriñan las zonas en estudio. Para el análisis de las lesiones prevalentes, como son las caries y enfermedades de las encías (enfermedad periodontal), contamos con sistemas de uso rutinario, como son los equipos intraorales.

Para una investigación más amplia de los maxilares y regiones anexas, disponemos de equipos para técnicas extraorales. Con ellos es posible visualizar otras zonas de indudable responsabilidad para el Odontólogo, como senos los maxilares y las articulaciones temporo-maxilares y maxilares.

Al margen de las enfermedades que comprometen estas áreas específicas, se pueden detectar malformaciones maxilo-faciales, lesiones centrales de los maxilares ya sea benignas o malignas, enfermedades sistémicas que presentan signos radiográficos precoces, etc.

Con éstos métodos es posible analizar en forma detallada traumatismos complejos o múltiples del Macizo Maxilo-Facial.

Estas técnicas son de valor para evaluar lesiones óseas extensas, planificar rehabilitaciones, estudiar y controlar ubicación de implantes óseos.

Se debe mencionar también que el estudio de las áreas anatómicas ya descritas no sólo se ejecutan con equipos que emplean Rayos X, sino también con otros métodos que utilizan energía de origen diferente como son: la resonancia magnética, la ecotomografía y la cintigrafía.

Por sus características, la resonancia magnética reproduce muy bien las estructuras blandas y óseas de las articulaciones temporo-maxilares, sialografía, la cintigrafía y la ecotomografía permite obtener imágenes de gran utilidad diagnóstica en glándulas salivales mayores. Las variadas técnicas que reproducen estructuras en imágenes reciben en la actualidad el nombre genérico de “imageneología”.

Se debe mencionar finalmente la “digitalización”: la imagen de la estructura en estudio es reproducida y visualizada al instante en monitores, siendo posible también transmitirlas a otros profesionales para su estudio a distancia.

Dr. Luis Alfaro Lira.
Radiólogo, realizó la cátedra de Radiología de la Facultad de Odontología de la Universidad de Chile, en Santiago.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*