Saludisima
×

Sangre segura

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Hace un tiempo se celebró en el Día Mundial de la Salud el tema “Sangre segura“. Es importante conocer los grandes avances en este aspecto.

En la década del 70 se aprobó la ley que impide la compra y venta de sangre, con lo que se hace ilegal el pago de dinero a cambio de una donación de ese liquido vital. Esto disminuye en mucho el riesgo de hepatitis posterior a transfusiones. También, a partir de 1977, con una inversión millonaria, el Seguro Social introdujo sistemáticamente la prueba de hepatitis B, seguida por la de VIH-Sida y la de hepatitis C, para los donantes.

Este proceso sigue a finales de la década del 90, al introducir la leucorreduccion en los hospitales, para prevenir resacciones de tipo inmunológico y la infección por citomegalovirus, para lo cual se dispone de una parte importante del presupuesto de los bancos de sangre.

Mencionados los logros, sin omitir el papel de la universidad como generadora de los especialistas que promueven los cambios en este campo, cabe instar a las partes involucradas a mejorar en varios aspectos.

Una buena parte de la donación obedece a medidas de coacción para que los familiares repongan la sangre que reciben sus parientes, sistema con el que no se logra el elemento mas importante para obtener sangre segura: un donador voluntario frecuente.

Como persona instruida en las conductas riesgosas -como la promiscuidad y drogadicción- y porque esta consciente de que al donar sangre beneficia a los pacientes que requieren de una transfusión, el donador voluntario frecuente representa el menor riesgo de transmitir infecciones.

Para lograr esto se requiere otra inversión por parte de las autoridades de salud del país, a fin de educar a la población respecto a la importancia de tener donadores voluntarios frecuentes. Pero también se requiere de una comunidad consciente y solidaria a fin de que reconozcan la donación de sangre como una garantía sanitaria, que contribuye a mejores índices de salud, ahorro de recursos -por cuanto no se deberá invertir dinero en el tratamiento de
infecciones posteriores a transfusiones- y asegura el disponer de este recurso terapéutico oportunamente.

La donación voluntaria frecuente seria el eslabón que complete la cadena de esfuerzos que el país ha realizado para obtener sangre segura. Hoy es un buen día para empezar a trabajar en esto.

Enviado por Carlos Mory.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*