Saludisima
×

Adaptógenos

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El uso de la medicina herbaria se ha extendido universalmente y se encuentra en franco crecimiento, al punto que se sabe que tres de cada diez personas utiliza formulaciones botánicas.

Cada día es mayor el número de personas que prefiere la medicina alternativa o complementaria para el manejo y/o prevención de enfermedades crónicas, mejorar las capacidades cognoscitivas, reforzar el bienestar general y aumentar la longevidad.

Este artículo está enfocado en la utilización de plantas de reconocida eficacia clínica, para el manejo de algunos problemas que se presentan frecuentemente en los niños, haciendo especial énfasis en los Adaptógenos, sustancias naturales formuladas con la finalidad de fortalecer el cuerpo humano a través de la adaptación.

Sistema Inmunológico

Los primeros meses de vida, la mayoría de los bebés se mantienen generalmente sanos, debido al efecto protector del sistema inmunológico materno, que fue transfundido a través de la placenta durante el embarazo y que llega junto a la leche materna durante la lactancia.

Aproximándose a los 6 meses de edad, el sistema inmunológico materno (prestado) se agota y los niños se encuentran desprovistos de un sistema defensivo adecuado, capaz de enfrentarse a los millones de micro-organismos que pueden contagiarlos. Es por este motivo que las infecciones pediátricas son tan frecuentes en los niños mayores de esta edad.

Al llegar a los 18 meses de vida, el sistema de defensas de la mayoría de los niños ha llegado a su madurez y es adecuado para enfrentarse efectivamente contra la mayoría de las enfermedades infecciosas comunes, pero para lograr su desarrollo se requiere:

1) Exposición a gérmenes, que puede ser directa (con o sin desarrollo de síntomas) o indirecta (por medio de inmunización con vacunas). Los niños sanos pueden presentar un aumento en la frecuencia de infecciones cuando aumentan su exposición a gérmenes, como sucede cuando comienzan a atender guarderías y colegios o en familias donde existen hermanos en edad escolar, que transportan los microorganismos al hogar. En nuestra sociedad moderna, la mujer debe reincorporarse precozmente al trabajo, dejando sus hijos al cuidado de otras personas, en ambientes donde el contagio es mucho más factible, como los hogares de cuidado diario, lo que propicia que se mantengan periódicamente enfermos y, a la vez, contagien a sus compañeritos, produciendo un círculo vicioso del cual es muy difícil salir.

2) Respuesta y memoria inmunológica. Los niños que presentan una disminución de sus defensas inmunológicas sufrirán infecciones recurrentes. Las enfermedades más frecuentes, que son las ocasionadas por los miles de diferentes tipos de virus, pueden ocasionar una disminución transitoria de su capacidad inmunológica de defensa, al mismo tiempo que dejan memoria inmune específica para cada uno de los diferentes tipos existentes. Por ésta razón no es raro ver niños que después que salen de una gripe, vuelven con otra nueva virosis.

Todo niño normal puede presentar de seis a diez infecciones por año, en los primeros cuatro a cinco años de edad y llegar hasta a cien infecciones en los primeros diez años de vida, lo que rinde un promedio aproximado de una infección cada cinco a seis semanas. Esto es especialmente cierto en los niños entre 6 meses y 18 meses, por las razones antedichas.

La ciencia médica moderna ofrece antibióticos para eliminar las infecciones causadas por bacterias y vacunas contra algunas de las infecciones que causan, tales como: Difteria, Tos ferina, Tétano, Meningitis, Neumonía y otras. Con respecto a las infecciones virales, no existen medicamentos que permitan el tratamiento de la mayoría de las virosis y solo se pueden prevenir algunas, por medio de vacunas como por ejemplo: Sarampión, Rubéola, Parotiditis, Hepatitis, Influenza, Varicela y Polio.

Entonces, por un lado tenemos niños que se enferman repetitivamente, «pescando» cuanto virus anda por allí y por el otro lado, no tenemos como prevenir ni medicamentos con que tratarlos. Por ello, cada día es mayor el número de médicos y pacientes que utilizan medicamentos naturales para el tratamiento y prevención de infecciones virales.

Los Adaptógenos constituyen el mayor descubrimiento de la tecnología espacial en el campo de los productos naturales y representan en el presente, lo que fueron las vitaminas en el pasado. Varios de estos productos pueden ser utilizados con seguridad y eficacia en los niños, en especial, aquellos que pueden ayudarlos a estimular el sistema inmunológico de defensas y a acortar la duración de los síntomas causados por los virus.

Adaptógenos, uso pediátrico

A continuación se especifican algunos adaptógenos de uso pediátrico:

1. ASTRAGALUS (Astragalus membranaceous)

Es un adaptógeno clásico que fortalece los sistemas defensivos del organismo. Se recomienda para prevenir y tratar cualquier enfermedad que involucre el sistema inmune, bronquios y pulmones.

Estudios llevados a cabo en la Universidad de Texas arrojaron que la planta tiene la capacidad de restaurar totalmente la función de las células inmunológicas de pacientes afectados por enfermedades tales como el cáncer. Las conclusiones de dicho estudio fueron que con esta planta se podía lograr la restablecimiento total del sistema inmune.

Otros beneficios: es muy efectivo en casos de influenza, congestión, gripe, fiebre e infecciones.
POSOLOGIA: Tomar 1 a 2 cápsulas con la comida.

2. ECHINACEA

Es el más famoso de los estimulantes del sistema inmunológico. Durante los últimos 30 años esta planta se ha sometido a una inmensa cantidad de estudios de investigación, habiéndose demostrado que la administración frecuente de pequeñas cantidades protege al organismo contra infecciones gripales crónicas en niños y dolencias alérgicas.

Otros beneficios: incrementa o disminuye el conteo de glóbulos blancos según la necesidad orgánica. Protege al tejido conectivo (colágeno).
POSOLOGIA: Tomar de 1 a 2 cápsulas con la comida.

3. PALO DE ARCO (Tabebuia avellandedae)

Coadyuvante en los procesos infecciosos y de hongos. Estimula el sistema inmune y es utilizado en procesos inflamatorios. Antimicótico fundamental utilizado en el tratamiento de la candidiasis (hongos). Ayuda a combatir parásitos.

POSOLOGIA: Tomar 1 a 2 cápsulas con la comida.

4. KANG JANG (Andrographis paniculata)

Coadyuvante en las afecciones catarrales febriles y gripes. Es el remedio más vendido en Suecia para los resfriados comunes, además, contrarresta la sinusitis, bronquitis y neumonía. Por 12 años consecutivos ha sido galardonado como el adaptógeno del año, por el Consejo de Salud.

En un reciente estudio clínico a doble ciego llevado a cabo en Chile, se comprobó que reduce a la mitad el tiempo de curación del resfriado común.

POSOLOGIA: Tomar 1 a 2 cápsulas al día con bebidas calientes.

Enviado por Grecia Alemán

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  1. Gaspar Rodríguez

    11/04/2015 at 19:21

    Les recomiendo a TODAS las familias jóvenes del mundo que siempre tengan el adaptógeno antiviral y antigripal EQUINACEA para que protejan a sus indefensos hijos a quienes debemos amar incondicionalmente. Los alópatas no cuentan con medicinas antivirales solo cuentan con antibióticos para matar bacterias, ¡Qué irresponsables! Los antibióticos solo matan bacterias. Esos son los que supuestamente el sistema de salubridad ha encargado velar por la salud de tus queridos hijos. Adelántateles a los irresponsables salubristas y mantén siempre en tu hogar el antiviral EQUINACEA. DEMUÉSTRALE A TUS HIJOS QUE LOS AMAS. 11/04/2015.

  2. Carlos Payan Morales

    07/11/2012 at 03:21

    Donde consigo los adaptogenos por favor.