Saludisima
×

Alimentos sanos y comidas divertidas para niños

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Nuestros hijos pequeños no entienden de vitaminas y sales minerales, y no podemos darles explicaciones sobre la importancia del equilibrio nutricional para animarles a comer porque los niños no hacen caso de sesudos razonamientos sino de la sensación inmediata del gusto.

Para lograr que los niños acepten y disfruten comiendo algunos saludables alimentos, el sabor y la presentación serán los argumentos más eficaces. ¡Juguemos con los colores, texturas y formas de los alimentos convirtiendo sanos menús en divertidas comidas!.

Hemos recopilado una serie de sugerencias para lograr este propósito, centrándonos en el área de las verduras ya que es un tipo de alimento necesario dentro de una correcta nutrición, pero suele costar que los niños se acostumbren de buena gana a su consumo.

Consejos culinarios:

1. Un truquito que da buenos resultados es cortar las verduras en trocitos menudos o rallarlas. También pueden hacerse purés o utilizar la licuadora para conseguir sabrosos zumos. En este caso es muy importante, para evitar las perdidas de nutrientes, licuarlos justo ante de su consumo.

2. Es conveniente tener en cuenta las capacidades dentales de nuestros hijos. Es importante en un principio no utilizar las partes más leñosas de las hortalizas y también tener un cuidado exquisito en el momento de limpiar algunas verduras que llevan “hilos” con los que el pequeño puede atragantarse y coger “manía” a ese alimento.

3. Cualquier puré o receta de verduras será mejor aceptada por los niños si conseguimos que finalmente tenga un sabor suave y ligeramente dulzón. Para este efecto es mejor no utilizar las hojas externas que aunque presentan más nutrientes suelen tener un sabor más fuerte. Mezclar papa (patata), boniato o zanahoria con verduras de hoja verde también puede ayudarnos en este propósito.

4. Para animar a los niños a comer ensaladas podemos añadir a modo de tropezones, alimentos que suelen ser muy de su agrado como trocitos de pan frito, daditos de queso, o huevo duro picadito. Otra sugerencia que suele dar resultados es combinar en la ensalada vegetales y pasta hervida.

5. Lo más aconsejable es aprovechar el apetito del niño y darle la verdura en primer lugar, pero también puede ser buena idea servirla como acompañamiento de sus platos predilectos. Muchas mamás también optan por ir introduciendo a los niños en el sabor de las verduras, utilizándolas como relleno de canalones, empanadas, crepes o croquetas.

Enviado por Deny Torres

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*