Saludisima
×

Antioxidantes

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El proceso de oxidación del cuerpo humano es un mecanismo natural que se produce por el simple hecho de respirar, lo que genera radicales libres o células incompletas, (porque les falta un átomo), que dañan las células vecinas.

Las frutas y verduras son una fuente natural de antioxidantes.

Este proceso genera una reacción en cadena ya que cada radial libre tratará de usurpar componentes de una célula sana y la oxidará. La oxidación implica un daño en el ADN, o código de información genética de las células, y en la corteza celular.

Esto se traduce en envejecimiento y aumento de las probabilidades de sufrir ciertas enfermedades, entre ellas, cáncer, arteriosclerosis, artritis y cirrosis. Este es un proceso que afecta a todas las personas y es la explicación de porqué envejecemos.

Los antioxidantes forman parte del mecanismo de defensa que posee el organismo para enfrentar el envejecimiento y las enfermedades.

El cuerpo posee su propio mecanismo interno para regular esta función, pero el problema comienza cuándo se produce en desbarajuste en la cantidad de radicales libres y de antioxidantes.

Como explica la nutricionista Tania Ernst, del Centro Médico Endocrinológico de la Clínica Santa María en Santiago de Chile, “el problema de los radicales libres consiste en que la contaminación ambiental y el estilo de vida moderno fomentan el daño prematuro a las células”, explica.

Los factores que potencian el proceso de oxidación son los siguientes:

  • Consumo de alcohol
  • Consumo de drogas
  • El tabaco
  • Radiación solar
  • Aceites polinsaturados
  • Pesticidas

Estrés oxidativo

La labor de los antioxidantes es evitar el estrés oxidativo, es decir, el aumento de radicales libres, para proteger al organismo. Estos elementos se pueden encontrar en abundancia en las frutas y verduras, en las semillas y en carnes, pescados y mariscos. Se dice que el vino es una fuente de antioxidantes en abundancia, pero puede ser un arma de doble filo.

“Es verdad que el vino ayuda a evitar la oxidación de las células, pero si se consume en exceso puede generar radicales libres, debido a su componente etílico”, explica la nutricionista.

Alimentos saludables

La siguiente tabla muestra la relación entre los nutrientes que contienen antioxidantes y las enfermedades que ayudan a prevenir:

Nutriente Alimentos que lo contienen Disminución del riesgo de
Carotenos: pro vitamina A, presente en el reino vegetal. Damasco, melón, zanahoria, zapallo, acelga, espinaca. Cáncer: pulmonar, gástrico, de cuello uterino, de mama y de colon.
Otras enfermedades: infartos cardíacos y arteriosclerosis.
Vitamina C Frutas cítricas: limón, naranja, mandarina, pomelo.
Otros alimentos: tomate y papa.
Cáncer: al pulmón, a la laringe, al cuello uterino, al aparato digestivo.
Vitamina E Acelga, espinaca, betarraga, achicoria, apio; aceites vegetales, harina integral y nueces. Cáncer: de mama, pulmón, cuello uterino, estómago.
Otras enfermedades: infartos cardíacos y arteriosclerósis.
Licopeno: del grupo de los carotenos. Tomate. Cáncer de próstata: reduce el tamaño del tumor y hace más lenta su diseminación.
Isoprenoides Tomate, aceite de oliva, frutilla, ciruela, uva, durazno, sandía. Cáncer: de mama y de estómago.
Otras enfermedades: leucemia.

Los radicales libres se producen desde el primer día de vida, ya que se originan a través de la respiración. Por lo que los antioxidantes son necesarios a toda edad. “La idea es que la gente tome conciencia de que la base de una vida sana está en la alimentación y que la naturaleza brinda los elementos necesarios”, explica Ernst.

Fuente: Tania Ernst, nutricionista del Centro Médico Endocrinológico de la Clínica Santa María, en Santiago de Chile.
Por M. Francisca

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*