Saludisima
×

Cáncer de laringe

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Descripción

El cáncer de laringe, junto con el de pulmón, es otra enfermedad cuya relación con el tabaco ha sido demostrada de forma contundente. Su incidencia por esta causa es paralela a la del cáncer de pulmón y ha aumentado en lo últimos años de forma importante, incluso en las mujeres por su incorporación al hábito tabáquico, siendo llamativa la incidencia en personas cada vez mas jóvenes.

En España se diagnostican cada año 2.100 nuevos casos de cáncer de laringe, registrándose unas 750 muertes por esta causa.

Síntomas

El primer síntoma del cáncer de laringe, suele ser un cambio en la voz que se vuelve ronca. A veces el paciente puede notar también dificultad para tragar, dolor en el cuello y, en algunos casos, la aparición de un “bulto” en el cuello.

Diagnóstico

El diagnóstico del cáncer de laringe no resulta difícil para el médico que sabe hacer una laringoscopia, exploración que puede hacerse con un espejo situado en la garganta e iluminado con una luz para ver por reflejo la laringe y las cuerdas vocales. En algunas ocasiones puede ser necesaria la exploración interna de la laringe (con un endoscopio) o para tomar una biopsia.
La resonancia magnética o el escáner pueden, a veces, ser necesarios para que el médico evalúe el grado de extensión del tumor.
Según las estadísticas y aceptando variaciones, según la localización y el estadio evolutivo del tumor, entre el 60% y el 80% de los pacientes pueden sobrevivir después de 5 años de diagnosticados y operados.

Tratamiento

El tratamiento, de nuevo, depende de cada caso, teniendo en cuenta la extensión. Habitualmente, incluye la cirugía, con la que se reseca el tumor y se extirpa la laringe, y la radioterapia posterior de forma complementaria.

En casos muy precoces, puede hacerse radioterapia solamente y conservar la voz. En el resto, al extirpar la laringe, el paciente se queda sin su voz y ha de respirar por un orificio, llamado de traqueotomía, que se abre en la traquea a la altura del cuello.
El aprendizaje del uso de voz esofágica (es decir, con el esófago, que es el órgano que une la faringe con el estómago) y la colocación de modernas prótesis fonatorias pueden permitir a los enfermos recuperar el habla.

Enviado por Raúl González

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*