Saludisima
×

Cáncer de mama

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Descripción

El cáncer de mama es un tumor que se origina en las células glandulares de la mama. Hoy en nuestro medio es el cáncer más frecuente en las mujeres y representa el 27% del total de los cánceres que afectan al sexo femenino. Su frecuencia está además aumentando, observándose una tendencia a presentarse cada vez en mujeres más jóvenes, aunque el mayor riesgo se encuentra en las mujeres mayores de 65 años en los países desarrollados.

En España se diagnostican al año unos 23.000 nuevos casos, muriendo anualmente por esta enfermedad unas 5.000 mujeres. Globalmente se calcula que al año aparecen 60 cánceres de mama por cada 100.000 personas.

Causas

Valdría la pena matizar que existen algunos grupos de mujeres de especial riesgo en las que es muy importante extremar la atención para el diagnóstico precoz. Los factores que aumentan el riesgo de tener un cáncer de mama son:

LA EDAD. Es raro antes de los 30 años, siendo mas frecuente a partir de los 50 años. LA HISTORIA FAMILIAR. El cáncer es más frecuente entre mujeres que tienen algún familiar próximo con cáncer de mama (madre, hermana, etc.).
LA AUSENCIA DE MATERNIDAD. El cáncer de mama es más frecuente en las mujeres que no han tenido hijos y menos frecuente en las que les han dado el pecho. Además el riesgo es menor en las que tienen su primer hijo antes de los 30 años. Las mujeres que tuvieron su primera regla de muy jóvenes y las que tuvieron la menopausia de muy mayores, también parece que tiene mayor riesgo.
EN ESTOS GRUPOS ESTARÍA INDICADO INCREMENTAR Y EXTREMAR LA ATENCIÓN EN LOS PROGRAMAS DE DETECCIÓN PRECOZ.
Su pronóstico es variable dependiendo del momento evolutivo en el que se diagnostica y de otras variables. Sin embargo,se puede afirmar que diagnosticado en las fases tempranas de su evolución, es perfectamente curable o presenta una supervivencia muy larga. Las perspectivas se ensombrecen notablemente cuando el tumor ha invadido los ganglios de la axila u otras partes del cuerpo.
De ahí la importancia de la prevención secundaria, que consiste en diagnosticar los cánceres en fases incipientes en las que es extirpable y curable. Para ello existen pruebas muy útiles.

Síntomas

Los tumores pequeños no suelen dar síntomas y son difícilmente detectables por la propia paciente a través de las maniobras de autoexploración. Ante la importancia del diagnóstico precoz se recomienda la práctica de exploraciones así como la realización de una mamografía periódica en mujeres de riesgo. La mamografía es una prueba muy sensible y de un alto rendimiento diagnóstico.
Cuando el tumor tiene cierto tamaño, puede dar síntomas y signos como los que se describen a continuación y a los que la mujer debe estar especialmente atenta:

Aparición de un bulto palpable en el pecho. ( NO TODOS LOS BULTOS EN EL PECHO SON CÁNCERES, solo 1 de cada 5 ). Aparición de cambios en las mamas como hinchazón, engrosamiento, embolsamiento o retracción y arrugamiento de la piel de una zona de la mama. Retracción del pezón y a veces emisión de secreción anormal por el mismo. Aparicion de bultos en la axila, que puedan corresponder a metástasis ganglionares, es decir, reproducción del mismo padecimiento en esta región.

Diagnóstico

No todos los cánceres de mama son iguales, existen diferentes variedades dependiendo de las células primarias en las que se originan. La mayor parte son del tipo adenocarcinoma, porque surgen de las células de la glándula secretora de la leche.

La biología y el comportamiento de los tumores, así como su respuesta a distintos tratamientos, varía según el tipo, de ahí que los especialistas estudien histológicamente con mucho interés, al microscopio, las distintas variedades y, en función del resultado, hacen distintas opciones de tratamiento y pronósticos matizados.

En todos los casos, y como en todos los cánceres, el tumor en su crecimiento y evolución puede invadir los ganglios de la axila o dar metástasis (siembras) a distancia en otras partes del cuerpo. El diagnóstico, en la fase en la que el tumor está localizado sólo en la mama, constituye un hecho de buen pronóstico al hacer posible la resección y la eliminación del tumor.

Para diagnosticar el cáncer de mama se utilizan la mamografía y la biopsia de mama.
La autoexploración de la mama por las mujeres esta descrita como una excelente medida complementaria de los programas médicos oficiales de diagnóstico precoz del cáncer. Debe practicarse a partir de los 20-25 años sistemáticamente una vez al mes.
El momento recomendado para hacerlo es la ducha o baño realizado en cualquiera de los días al final de la menstruación, época en la que la mama esta menos sensible.

Los pasos a seguir para esta exploración son:
Colocada ante un espejo con los brazos en jarra, vigilar cualquier deformidad o asimetría de las mamas, tales como abollonamientos, retracciones de la piel o de los pezones, arrugas etc. La inspección se repite con los brazos totalmente levantados y colocados detrás de la nuca. En esta posición se examinará con especial atención el borde inferior de las mamas y las caras laterales. De nuevo con los brazos en jarra y apretando con las manos las caderas, observar con detenimiento la parte superior de ambos pechos. Ya echada en la cama «boca arriba», y con una mano bajo la cabeza, se procederá, con la yema de los tres dedos centrales de la otra mano, a buscar la existencia de algún «bulto¿ debajo de la piel. La búsqueda debe ser meticulosa explorando de afuera a adentro , en círculo, los cuatro cuadrantes de la mama. La operación se repetirá en el otro lado. Finalmente, y en la posición descrita en el caso anterior se buscarán ganglios (bultitos) en las axilas.

EN CASO DE LOCALIZAR ALGÚN «BULTO», NO DEBE PRODUCIRSE UNA SITUACIÓN DE ALARMA Y SE ACUDIRÁ AL MEDICO. MUCHOS NO SE CONFIRMARÁN CUANDO SE COMPLETE EL ESTUDIO, Y, DE TODOS SÓLO 1 DE CADA 5 SERÁ UN CÁNCER, LA MAYORÍA CORRESPONDEN A QUISTES Y TUMORES BENIGNOS DE LA MAMA.

Tratamiento

Existen distintas opciones terapéuticas en el caso del cáncer de mama que los especialistas escogen en función de distintas variables individuales de cada caso como por ejemplo:

  • El tipo histológico del tumor (es decir, el tipo de tejido que conforma el tumor), establecido por biopsia.
  • La edad de la paciente o la existencia de otras enfermedades concomitantes.
  • La fase evolutiva (dependiendo de que haya metástasis o que el tumor esté localizado solamente en la mama).

Las opciones son:
CIRUGIA CONSERVADORA DE LA MAMA. En esta cirugía se extirpa sólo el tumor y se conserva toda o parte de la glándula.
CIRUGÍA RADICAL. Extirpación de la mama completa con o sin vaciamiento de los ganglios de la axila a los que primeramente se disemina el tumor.
Radioterapia. Quimioterapia. Hormonoterapia.

En bastantes casos se combinan dos o más tratamientos de los expuestos para tratar el cáncer de mama. Su resultado es variable según el tipo de tumor y el estadio evolutivo. Con los adelantos diagnósticos y el seguimiento que se hace, existen muchas pacientes con buenas perspectivas y son frecuentes los casos curados o en remisión completa de la enfermedad.

Enviado por Jesús Herrera

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  1. lillian

    08/07/2013 at 16:43

    que medicina natural puedo usar si tengo quiste en mi pecho.

  2. lillian

    08/07/2013 at 16:40

    lepuede dar cancer a una mujer aunque es te dando pecho.