Saludisima
×

Cáncer de vejiga

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Descripción

La vejiga es el órgano muscular y membranoso con forma de bolsa donde se deposita la orina segregada por los riñones.
El cáncer vesical o de vejiga es frecuente, es el segundo en frecuencia de los tumores urológicos tras el prostático. Por lo general, es una enfermedad de personas de edad avanzada y es raro antes de los 40 años, siendo más frecuente en hombres que en mujeres (3:1).

Como la mayoría de las enfermedades cancerosas, hay una alteración de las células normales de la vejiga que se convierten en malignas, esta tumoración puede permanecer sólo en la vejiga o invadir otros órganos y diseminarse por el organismo, de lo que va a depender su tratamiento y pronóstico.

Causas

En 1984, Rehn señaló que los trabajadores de las fábricas de colorantes de anilina presentaban más cánceres de vejiga que la población normal, se demostró que era un producto intermedio de la anilina, la 2-naftilamina y otros los causantes. Estos compuestos se utilizan en la industria química, tintes, manipuladores del caucho, cubiertas para cables, fabricación de gas y resinas, y en la industria óptica. Otros agentes causantes son el tabaquismo y el abuso de ciertos analgésicos.

También parecen influir:

  • Las cistitis crónicas, bien por cálculos vesicales o catéteres permanentes en vejiga, por infecciones repetidas o por la Bilharciosis o infección crónica por el Schistosoma Haematobium.
  • La administración de larga duranción de ciclofosfamida.
  • La extrofia o protusión con lesión de la vejiga.
  • La irradiación de pelvis, por ejemplo, tras tratamiento con radioterapia en el cáncer de útero.
  • Los divertículos (pequeño saco o tubo cerrado en comunicación con un conducto o cavidad principales) vesicales.

Todos estos factores parecen influir en que las células de la vejiga se transformen en células malignas y formen los tumores que pueden adquirir forma de «coliflor» dentro de la vejiga, ser como una masa sólida o ulcerar la vejiga.

Desde el punto de vista de las células llamadas de transición (90%) con menos frecuencia a las escamosas (7%) y sólo un 1% son adenocarcinomas (tumor de naturaleza cancerosa en los ganglios linfáticos).

La forma más frecuente de crecimiento de estos tumores es en papilas (70%) y menor son sólidos (30%).

Frecuentemente, los tumores de vejiga asientan en la zona posterior de la vejiga ya que tiene forma de ¿boina¿ cuando está vacía, con una cúpula (donde asientan la mayoría de las recidivas o posteriores manifestaciones del tumor cuando se ha tratado el primero) la zona anterior, posterior y el trígono o zona de unión de toda la vejiga para desembocar en la uretra.

Síntomas

Por lo general, un 75% de los pacientes debutan con una hematuria o sangre en la orina, ésta se puede ver a simple vista o a microscopio. Suele ser una hematuria sin otro síntoma, silenciosa, indolora, no relacionada con los esfuerzos, brusca y a veces con coágulos.

También aparece escozor al orinar y urgencia o necesidad imperiosa de orinar en un 25% de los casos, en ocasiones relacionada a una infección del músculo de la vejiga por el tumor. La infección de orina sin observación de gérmenes en el cultivo nos debe hacer sospechar esta enfermedad, sobre todo en hombres de edad avanzada.

Otros síntomas menos frecuentes son la obstrucción ureteral (del uréter, conducto que lleva la orina de los riñones a la vejiga) y el dolor abdominal, sobre todo en el pubis.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en la exploración inteligente de aquel paciente sujeto a riesgo, por ejemplo, que tenga hematuria en repetidos análisis de orina o varias infecciones de orina sin detectar germen causante (lo que se llama piuria estéril).

Para el diagnóstico se realizan las siguientes pruebas complementarias:
CITOLOGÍA URINARIA: se hace un lavado vesical tomando células superficiales de la vejiga que se analizan al microscopio. Es el mejor método diagnóstico del cáncer de vejiga cuando está muy superficial y no invade la vejiga , lo que llamamos carcinoma «in situ».
PIV o pielografía intravenosa o cistografía: consiste en introducir un contraste por la vena (por ejemplo, desde las venas de muñecas o antebrazos) y ver su eliminación por los riñones y la vejiga. Está indicada en todos los pacientes con signos y síntomas sugestivos de cáncer vesical, pues aunque es poco sensible (no detecta tumores pequeños), es útil para valorar el tracto urinario superior y detectar posibles tumores uroteliales coexistentes. Vemos así:

  • Defectos de repleción en el contraste a su paso.
  • Obstrucción uni o bilateral en la excrección del contraste.
  • Falta de distensibilidad de la vejiga, sugestivos de presencia de tumor.

CITOSCOPIA y BIOPSIA BAJO ANESTESIA: No sirve de nada intentar hacer el diagnóstico sin anestesia puesto que es importante que el paciente esté completamente relajado mientras se está practicando la exploración para que sea favorable. Mediante el citoscopio o endoscopio que va a través de la uretra (conducto para expeler la orina fuera de la vejiga) se llega a la vejiga donde el cirujano descubrirá el número de tumores, su localización en la vejiga y su apariencia. Los tumores sólidos y los ulcerados son casi siempre los que han empezado ya a invadir capas profundas de la vejiga.

Se tomará una muestra para la biopsia mediante una pinza especial o cucharillas cortantes. Es el método más importante para el diagnóstico, ya que vemos el tejido presuntamente afectado.

El TAC o tomografía axial computerizada se utiliza para ver la extensión del tumor.

PRONÓSTICO.

Depende del estadio del tumor, de la situación del paciente (edad, enfermedades concomitantes) y de la celularidad o tipo de tumor.
En el caso de los tumores superficiales una vez tratados la supervivencia es del 80% a los 5 años aproximadamente, en los invasivos es del 50% y en los inoperables la muerte sobreviene antes de los 2 años del diagnóstico.

Es importante tener en cuenta que un tumor in situ de vejiga puede volver a reproducirse por lo que se deben seguir los controles adecuados. Además estos tumores pueden invadir otros órganos bien cercanos (próstata, útero, vagina) o lejanos ya sea por vía linfática o hemática (sanguínea); de ahí la importancia de su diagnóstico y tratamiento precoz.

Tratamiento

Depende del ESTADIO de malignidad en que se encuentre el tumor:

A- En los superficiales (70-80%): cuando son pequeños o no hay muchos, después de tomar una muestra para biopsia, se destruyen mediante coagulación con electrodo (electrocoagulación)o se extirpan (electro resección transversal).

Cuando son tan numerosos que este procedimiento no resulta factible, la vejiga se trata mediante instilaciones o irrigaciones de tiotepa o epodil (agentes anticancerosos quimioterápicos). Si todo lo anterior fracasa se hace una resección total de la vejiga o cistectomía total.

En los cánceres «in situ» superficiales son frecuentes la recurrencias del tumor por lo que se debe hacer un seguimiento periódico cada 3 meses mediante cistoscopias programadas durante 2 años y posteriormente una vez por año; esto varía según los países. Es recomendable un estudio de la orina (celular) después de la resección del tumor para garantizar la extirpación completa del tumor.

B- En los tumores invasivos, el tratamiento consiste en la cistectomía radical (quitar vejiga, próstata, uréteres) empleando un reservorio (una cavidad) de intestino delgado que se deja como vejiga para mejorar la calidad de vida) y posteriormente se da radioterapia y/ o quimioterapia.

Se puede hacer una resección parcial de la vejiga cuando el tumor es pequeño y se localiza en la cúpula siempre asegurándose que no se deja nada de tumor tras la intervención.

En tumores inoperables que han invadido las cadenas ganglinares, vía linfática o por sangre, han ido a huesos, pulmón, etc., el tratamiento es paliativo (para aliviar las molestias del paciente), mediante radioterapia y/o quimioterapia.

Enviado por Juan Carlos Mory

5 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  1. enrique

    03/01/2016 at 17:21

    Pede ser perjudicial para el Cancer de vejiga el aloe vera, receta del Padre Romano?
    pueden responderme esta pregunta por favor

  2. Mercedes Cañero

    28/07/2015 at 16:01

    Pede ser perjudicial para el Cancer de vejiga el aloe vera, receta del Padre Romano?

  3. jos

    18/04/2013 at 03:22

    A mi padre le descubrieron lesion vesical y dice el disgnóstico en el fondo vesical hay lesion elevada con tejido fibrinoide en su superfice, de sangrado facil de aspecto moriforme. sangrado en capa.. quiero saber que significa esto y que procedimientos se hacen en este caso?..

  4. María Eugenia

    14/04/2011 at 05:00

    Por favor enviarme un mail para responder a mis dudas.

  5. María Eugenia

    14/04/2011 at 04:58

    Mi esposo tiene cáncer de vejiga músculo invasivo de alto grado. El tamaño del tumor supera los 8 cm. y ocupa casi toda la vejiga. Tiene 65 años yno se le pudo realizar cistectomía radical por su enfermedad coronaria (tiene 3 by pass y una endoprótesis de aorta abdominal por aneurisma). Estuvo haciendo quimioterapia sistémica sin lograr reducir el tumor.
    Se le realizó RTU de vejiga y se lo envió a hacer RADIOTERAPIA en 3D con fines paliativos. Mi pregunta es:
    ¿qué esperanza de vida tiene?
    Una vez realizado el tratamiento con rayos, ¿se puede volver a irradiar la vejiga a futuro?? o dicho órgano no admite posteriores radiaciones?
    Según me dijeron los médicos, como él estuvo con una cierta insuficiencia renal, no se le puede dar quimio y radioterapia conjuntamente, entonces, ¿qué expectativas hay respecto de su evolución?

    POR FAVOR RUEGO ME PUEDAN SACAR LAS DUDAS AL RESPECTO. GRACIAS!!!