Saludisima
×

Caries dental causada por el biberón

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Colocar a su bebé en la cuna con una botella con líquido azucarado, como el ponche de frutas o la leche azucarada, puede hacerle feliz, pero también establece el escenario para las desagradables caries dentales. También llamadas “caries dental causada por el biberón“, estas caries se caracterizan por dientes oscuros, infectados, a menudo fracturados y con abscesos, lo que causa dolor, lento desarrollo del habla y falta de apetito.

Con algún conocimiento sobre qué hacer y, más importante aún, qué no hacer, las caries dentales producidas por el biberón del bebé pueden prevenirse. “Los padres les dan a sus bebés dulces para mantenerlos calmados. Ellos no saben las consecuencias de lo que están haciendo”, afirma la Dra. Rosa Martin, dentista de la Clínica Dental Pediátrica de la Universidad de Miami. “Si el bebé tiene que ir a la cuna con un biberón, este sólo debería contener agua sin azúcar”, agrega.

Para los biberones durante el día, la Dra. Martin aconseja el reemplazo de bebidas azucaradas por jugo de frutas naturales, así como limpiar los dientes y las encías del bebé con un paño húmedo después de ingerir cualquier líquido, incluyendo la leche materna. Esto previene la formación de caries en los dientes del niño.

La forma de tratar la caries producida por el biberón del bebé depende de la severidad de la caries. Si sólo está dañado el diente, se puede fijar un empaste a lo que resta del diente, pero si la caries ha afectado el nervio del diente, será necesario realizar un tratamiento de la raíz. En los peores casos, cuando está dañada la raíz del diente, este debe ser extraído. En dependencia de la mordida del niño, un diente postizo puede reemplazar el diente dañado, pero muchas veces el espacio se deja vacío. El tratamiento es caro y oscila entre $500 y $2,500.

“Recuerde que ellos son solamente bebés, y que lo que sucede a esta edad afecta no sólo los dientes de leche, sino también los dientes permanentes”, afirma la Dra. Martin, quien recomienda que a los bebés se les retire el biberón entre los 12 y 15 meses de edad.

HOLLY STRAWBRIDGE

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*