Saludisima
×

¿Cómo levantar y cargar al bebé?

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Aunque el bebé no es de cristal, sí es de carne y hueso y es, en general, una criatura delicada en cuanto a su manejo. Debes tener especial cuidado con la cabeza de tu bebé, porque como es proporcionalmente muy grande y pesada para su cuerpo, los músculos del cuello todavía no se han desarrollado lo suficiente como para sostenerla por sí mismos.

Sabías qué…
Es muy importante que el papá cargue a su bebé y lo estreche entre sus brazos, para transmitirle todo su amor y su seguridad.
El papá debe participar activamente en todas las actividades, porque el pequeño necesita sentir el apoyo y la fuerza de su figura paterna.
———
El número de horas que el bebé duerme y el momento en que lo hace no siempre es igual para todos los niños. Es importante que le vayas creando una “cultura del sueño”, para que se acostumbre a tener horarios regulares que, además, le darán una sensación de seguridad.

La regla de oro es que lo hagas con seguridad. Los expertos han comprobado que los bebés, sobre todo los que son muy pequeños, tienen un miedo instintivo de caer, y si tú tienes miedo de tirarlo, él lo sentirá y se asustará mucho.

Para levantar a tu bebé sigue estos sencillos pasos:

Para levantarlo, puedes utilizar cualquiera de estas tres técnicas.

1. Si el bebé está boca arriba, pasa una mano bajo sus pompis y desliza la otra mano bajo su cabeza y cuello. Si está acostado de panza, coloca el antebrazo bajo su pecho y sosténle la cabeza con tu mano. Desliza la otra mano entre sus piernas y tómalo de la panza.

2. Levántalo suavemente, con seguridad y despacio, vigilando que la cabeza no cuelgue.

3. Coloca su cabecita en el hueco de tu codo o en el hombro, y desliza el brazo por detrás de su espalda, hasta que la mano sostenga sus pompis. Así, tendrás la otra mano libre para poder acariciarlo, darle el biberón, el chupón o realizar cualquier otra actividad.

Para acostarlo tenemos solamente 2 pasos

1. Sostén su nuca con una mano y sus pompis con la otra.

2. Bájalo poco a poco hasta que todo su cuerpo descanse sobre el colchón. Retira las manos con suavidad, para no sobresaltarlo.

Enviado por Javier Delgado

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*