Saludisima
×

¿Corre mi hijo riesgo de ser diabético?

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Un adolescente con sobrepeso, especialmente si es negro o hispano, tiene mayor riesgo de desarrollar la diabetes tipo II -también llamada diabetes del adulto– a una temprana edad. Los diabéticos son dos veces más susceptibles a morir jóvenes que las personas sin la enfermedad. Las complicaciones más comunes incluyen enfermedades cardíacas, apoplejía, ceguera, enfermedades de los riñones, deterioro de los nervios, amputaciones y problemas del embarazo. Es también probable que los niños con diabetes tipo 2 tengan más complicaciones que los adultos y a una edad más temprana.

“Estamos viendo la obesidad en una población mucho más joven y está alcanzando nuevos límites”, dice el Dr. Ronald B. Goldberg, jefe del Instituto de Investigaciones sobre la Diabetes (Diabetes Research Institute) de la Universidad de Miami (UM). “Nos preocupa que personas de alrededor de 30 años están muriendo de la enfermedad.”

En el UM /Jackson Children’s Hospital la Dra. Margaret S. Eidson ha visto el número de niños con diabetes tipo II duplicarse en la última década hasta alcanzar un 10%. La mayoría de estos pacientes pertenecen a minorías raciales, tienen una fuerte historia familiar de la enfermedad y tienen un sobrepeso de más de 30 libras. “Ellos no tienen que estar demasiado obesos para tener un problema. Pueden parecer fornidos, pero no necesariamente obesos”, dice la doctora.

A diferencia de la diabetes tipo I, que requiere que los pacientes se inyecten insulina, la diabetes tipo II usualmente desaparece al bajar de peso. El problema puede agravarse cuando un niño gordo es considerado saludable y preferido a un niño flaco. Cualquiera que sea la razón, los investigadores de la UM al estudiar a niños hispanos en los Estados Unidos descubrieron que los jóvenes con sobrepeso sufrían de resistencia a la insulina, una precursora de la diabetes en las edades de 5 a 8 años. El estudio también encontró que estos niños tenían los primeros signos de enfermedades cardiacas.

Hacer que los niños pierdan peso es fácil, ya que los padres pueden controlar la dieta. Hacer que los adolescentes pierdan peso es más difícil, especialmente si ellos prefieren sentarse ante una computadora en vez de participar en algún deporte. A la mayoría de los adolescentes les encantan las comidas fritas, los refrescos y los dulces. Aunque los padres preparen comidas nutritivas, ellos encuentran lo que les gusta fuera del hogar.

Por tanto,
¿qué pueden hacer los padres de niños con sobrepeso para prevenir la diabetes?

  • Concéntrese en cambiar los hábitos alimentarios y de ejercicios de toda la familia. Su hijo puede estar más dispuesto a participar si no es señalado individualmente.
  • Aumente el nivel de ejercicios de la familia en una forma agradable. Pruebe a hacer una caminata después de la cena o planee paseos en bicicleta o clases de baile.
  • Encuentre una actividad que al niño le agrade. Algunas veces se sienten avergonzados de participar por estar muy gordos.
  • No ponga a su niño en una dieta estricta sin el estímulo y supervisión de un médico. En su lugar ofrézcale una variedad de comidas saludables y bajas en grasa.
  • Estimúlelo a comer más despacio.
  • Reúna a toda la familia para comer. Trate de hacer de la hora de la comida una experiencia agradable y libre de estrés.
  • Involucre a sus hijos en la compra y preparación de los alimentos. Ellos podrán estar más deseosos de probar una comida saludable que ellos mismos ayudaron a preparar.
  • Trate de evitar que coman mientras ven la televisión.
  • No use la comida como premio o castigo.
  • Hable con sus hijos acerca de su peso, pero ofrézcales apoyo. Asegúreles que los ama sin importarle lo que pesen.

HOLLY STRAWBRIDGE

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*