Saludisima
×

Depresión post-parto

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Realmente, no entiendes qué te está pasando. Acabas de vivir la aventura más maravillosa y emocionante de tu vida, tu nuevo bebé está en casa en perfecto estado de salud, tu esposo se muestra tierno, amoroso y cooperador. Entonces… ¿por qué te sientes triste?.

Antes que nada, debes saber que esto es completamente normal. La maternidad implica una serie de cambios, tanto físicos como emocionales, y esa tristeza que sientes es un poco como si se te hubieran bajado las pilas después de un gran esfuerzo.

La inmensa mayoría de las mujeres experimentan lo que se ha dado en llamar la “depresión post-parto“. Esta suele ser pasajera y no durar más que unos cuantos días, pero en ocasiones puede prolongarse y volverse un trastorno depresivo mucho más serio.

Una ligera tristeza…

Después de la alegría inicial por la llegada del bebé, sobreviene una especie de decaimiento. Muchas mujeres (no todas, ¿eh?) tienen sentimientos de depresión, que ocurren entre los primeros días a un mes después del nacimiento. Si esto te sucede, puedes sentir una increíble responsabilidad y lamentar la pérdida relativa de tu libertad, lo cual puede causarte culpabilidad. Es posible que sientas que tu esposo no te ama, que no eres digna de que nadie te ame. La fatiga y la falta de sueño (por aquello de los biberones a las tres de la mañana) pueden jugar un papel importante en estas sensaciones. Quizá te sientas adolorida, débil, y si hubo complicaciones con tu salud o con la del bebé, este sentimiento de tristeza puede ser a veces muy pesado.

Otros sentimientos comunes en esta etapa son:

Sentirte sola y aislada, a medida que tu esposo retoma su vida normal, y si no hay nadie que te ayude.

Si te sientes débil, o tu bebé nació por cesárea, puedes sentir que no tienes tiempo para atender tus propias necesidades físicas y emocionales.

Puedes desesperarte y sentirte incapaz si el bebé llora mucho, y después sentirte culpable por haberte irritado con él.

Puede haber momentos en que te preguntes cómo vas a encargarte de tantas cosas a la vez, y dudarás de que puedas proteger a una criatura tan pequeña y vulnerable, que depende tanto de ti.

Estos sentimientos encontrados pueden causarte temor, confundirte y hacerte irritable.

En esta etapa difícil, es extremadamente importante que cuentes con el apoyo y la comprensión incondicionales del papá de tu bebé. Él también puede sentirse confundido y atemorizado, e incluso irritado contigo (en realidad está preocupado). Y es precisamente en estos momentos en que si la pareja no es lo bastante sólida y estable, puede tener problemas graves.

Es muy necesario que él entienda tus sentimientos de depresión, que sepa que son normales, y que te demuestre -ahora es cuando-todo el amor que siente por ti y por el bebé. Para ti será mucho más fácil superar la depresión post-parto si sabes que cuentas con el hombre de tu vida, si sabes que él está ahí para apoyarte y ayudarte con el bebé, si te presta su hombro para llorar o para dormir, si te sientes segura junto a él y, lo más importante, si sabes que no estás sola.

…o una verdadera depresión.

Estamos de acuerdo, entonces, en que esa ligera depresión postparto es totalmente normal, y suele desaparecer al poco tiempo. A veces puede recurrir, es decir, volver a presentarse, al año del parto, debido a factores como el estrés o la falta de sueño.

¿Cuándo se vuelve una verdadera depresión? Desde luego, si no desaparece, sino que aumenta. Los criterios para diagnosticar una depresión post-parto son muy distintos a aquellos que sirven para dictaminar que se trata de una tristeza normal. Son muy similares a los tipos de depresión mayor o menor que pueden ocurrir en cualquier momento de la vida, tanto a los hombres como a las mujeres. Si aumenta, o bien comienza dentro de los primeros tres a seis meses del nacimiento, se considera una auténtica depresión. Algunos expertos piensan que esto puede extenderse a un año después del parto.

Enviado por Carla Mory

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*