Saludisima
×

Desarrollo del carácter del bebé

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La sensibilidad y la excitabilidad del sistema nervioso de tu hijo o hija influyen decisivamente en su personalidad. Tradicionalmente, se distinguen tres tipos de temperamentos en los niños: difícil, tranquilo o lento en reaccionar, y fácil; sin embargo, se ha descubierto que estos tres temperamentos básicos pueden traslaparse y presentarse en forma distinta según las situaciones.

Los niños de temperamento difícil suelen ser hiperactivos: es misión imposible mantenerlos quietos y entretenidos más de diez minutos seguidos. Reaccionan inmediatamente a todo tipo de estímulo, y con frecuencia suelen llorar y gritar a pulmón herido. Son inconstantes para comer, dormir y despertar; se frustran con gran facilidad, y no les gusta que los toquen.

¿Sabías que…?
Es necesario predicar con el ejemplo. No puedes pedir a tu hijo o hija que haga lo que tú no haces, por ejemplo, perder la calma cuando se enfrenta a una situación difícil, o descontrolarse cuando pierde los estribos.

En contraste, los niños tranquilos, o lentos en reaccionar, suelen ser retraídos, incluso un poco indiferentes. De hecho, hacen tan pocas exigencias, que desconciertan a sus papás, y como son tan poco expresivos, no siempre es fácil entenderlos.

Finalmente, los niños fáciles son, afortunadamente, la mayoría. Por lo común están de buen humor, se adaptan a las rutinas y a las situaciones, y casi siempre responden positivamente a los estímulos, a la gente y a las circunstancias.

Desde luego, aunque los expertos piensan que los bebés nacen ya con un patrón de conducta, es posible ayudarlos a modificarlo, ya que, en muchos sentidos, son como los proverbiales “libros en blanco”.

Recomendaciones para que ti hijo o hija desarrolle un buen carácter

– Estimula su creatividad con colores, sonidos, texturas, formas, movimientos. Un niño creativo es siempre un niño feliz, que tendrá muchos intereses. Enséñale libros, cuéntale cuentos, haz que libere su imaginación.

– Estimula su curiosidad. No frenes su natural curiosidad; limítate a guiarla para que no se ponga en riesgo.

– Ayúdale a sobreponerse a la frustración. La baja resistencia a la frustración es fuente de graves problemas, que pueden llegar al alcoholismo o a la drogadicción.

– Interactúa con él o con ella. Jueguen, salgan de paseo, realicen actividades juntos. Esto le dará la seguridad y la estabilidad emocional que necesita.

– Demuéstrale que es importante para ti. Tú eres su primer amor, y recibe de ti las primeras lecciones de cariño y seguridad. Si él o ella siente que lo rechazas, que no te importa, o se siente abandonado, reaccionará con agresividad, o bien con introspección.

– Proporciónenle un hogar seguro e integrado. En muchos sentidos, el buen o mal carácter de un niño es el reflejo de su mundo inmediato, es decir, de la situación emocional que impera en casa.

Enviado por Ursula Portales

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*