Saludisima
×

Desmayo en niños

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Muchos niños y adolescentes sufren de «desmayos médicos«. Cada vez que acuden al pediatra o necesitan practicarse un procedimiento o examen de sangre, se desmayan.

Este problema casi siempre comienza en la infancia, cuando se asustan, enfurecen o reciben un traumatismo menor. En esas ocasiones lloran vigorosamente y luego «retienen la respiración». Después de unos segundos, comienzan a presentar cianosis (coloración violácea), pierden el conocimiento y caen.

Estos dramáticos desmayos se denominan «espasmos del sollozo» cuando ocurren en niños, o síncopes vaso-vagales en lo adultos.

Constituyen eventos recurrentes, propiciados por algún factor emocional o por alguna situación en particular, en los que se produce una abrupta alteración de la función del sistema nervioso autonómico, lo que conduce a la disminución de la frecuencia cardíaca (bradicardia) que, a su vez, ocasiona una disminución del aporte cerebral de oxígeno (hipoxia).

La hipoxia cerebral origina pérdida del conocimiento y caída posterior que además puede acompañarse de contracturas de las extremidades o convulsiones y rigidez extrema. La palidez puede estar presente en lugar de la cianosis.

En la mayoría de los niños que presentan espasmos del sollozo existe una predisposición genética y una predilección familiar. Usualmente alguno de los padres u otro familiar cercano presentaron síntomas idénticos durante la infancia, que se resolvieron sin complicaciones.

Tratando de aclarar este problema, recientemente se publicaron (Journal of Pediatrics, Vol. 130; 4) dos estudios de investigación que relacionan los espasmos del sollozo con la anemia por deficiencia de hierro.

En estos trabajos se planteó que la anemia puede afectar adversamente la función del sistema nervioso autónomo y se concluyó que la deficiencia de hierro puede originar o empeorar la tendencia a los espasmos del sollozo. El tratamiento a base de hierro fue enormemente efectivo en disminuir la frecuencia de estos ataques.

Consejos:

– Si su niño presenta espasmos del sollozo colóquelo en posición horizontal, de forma tal que no se pueda lesionar. De esta manera mejora la circulación cerebral y se previenen accidentes.
– No es necesario practicar estudios paraclínicos especializados. Un examen de sangre (hematología) será suficiente para determinar si sufre anemia por deficiencia de hierro.
– Su niño no corre riesgo de vida, ya que esta alteración es benigna y se resolverá espontáneamente a medida que crezca.

Enviado por Juan Carlos Mory

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  1. juan

    11/01/2012 at 16:28

    mi hija ya por tercera vez esta vez luego de una extraccion de sangre sufrio un desmayo de aproximadamente 15 segundos con un poco de rigidez al consultar al pediatra,nos dijo que nos nos preocupemos que le hagamos un electroencefalograma por control nomas,flor de sustaso dios mio!!!!!

  2. vanessa escobedo

    20/11/2010 at 20:50

    tengo una bebe de 1 año y cuatro meses. ella enpeso los desmayos hace dos meses y el ataque la da cuando llora mucho se pone morada y palida es como si trataria de respirar pero no lo logra y pierde el conocimiento y se queda como cansada con mucho sueño y en los analisis de sangre no salio nada estoy asustada quisiera una respuesta por favor.gracias