Saludisima
×

Ejercicios al estilo militar ofrecen disciplina y diversión para civiles

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Aunque uno se imagina un régimen algo severo, los programas de ejercicios al estilo militar -o como se dice en inglés “boot camp“- ofrecen una alternativa novedosa para ponerse en forma para los que gustan de combinar el ejercicio con el aire libre.

El término “boot camp” proviene de los campamentos de entrenamiento de reclutas militares de la infantería y conjura imágenes de instructores abusivos gritando insultos sobre los cuerpos de los reclutas llenos de barro. El concepto del temible campamento militar es el de “romper” las costumbres de la vida civil de los reclutas y reconstruirlos como soldados mediante la disciplina, el ejercicio y el trabajo de equipo.

Pero de acuerdo con Mathew Solomon, instructor del Beach Boot Camp de Miami, los programas de ejercicios al estilo militar que han cobrado popularidad en los últimos años, tienen poco en común con sus antecedentes militares. “No es el campamento estereotipado de las películas de guerra; es más un campamento de la nueva era”.

“El programa tiene el propósito de cambiar el estilo de vida de los participantes para lograr unos hábitos más saludables, y una parte importante de este cambio es el ejercicio”, continúa Solomon. “Lo que sí comparte con los ‘boot camps’ de verdad, es que se utiliza la disciplina y el ejercicio para efectuar los cambios”.

El grupo de Solomon se congrega tres veces por semana a las 6 de la mañana “cuando el cielo todavía está oscuro”. Siempre hacen su régimen al aire libre, a veces en un parque, a veces en la playa. Las clases duran una hora y se componen de media hora de actividad aeróbica (caminar o correr) y otra media hora de ejercicios de resistencia mezclados con enseñanza de técnicas de defensa propia.

Típicamente la fase de resistencia incluye cinco grupos de 30 repeticiones de ejercicios abdominales, tres de 10 a 15 repeticiones de planchas contra el piso, más diferentes ejercicios para los hombros, brazos y piernas con pesas livianas (entre 3 a 5 kilos).

Solomon dice que el programa siempre incluye “algunas sorpresas” para no caer en la rutina. “La gente tiene que disfrutar lo que hace o no va a seguir con el programa”, explica el también entrenador personal que estima que tan sólo 15 por ciento de los clientes abandonan el programa.

Agrega que la mayoría de sus clientes son profesionales o gente madura. Dice que algunos se someten al programa porque les gusta el amanecer “para concentrarse en las tareas que le enfrentan durante el día”, mientras otros prefieren el énfasis colectivo del programa en vez del énfasis individualista del gimnasio.

“Algunos de los participantes tienen problemas con su peso o con su autoestima”, explica Solomon. “Si alguien tiene la meta de rebajar 10 kilos, el primer paso es perder un solo kilo. Una vez se logra eso, esa persona ya está bajando por el camino correcto. Es todo a base del apoyo del grupo y un mensaje positivo”.

KARL ROSS

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*