Saludisima
×

El boom de las medicinas herbales

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Usted seguramente ha escuchado decir que ciertas hierbas medicinales pueden mejorar su memoria, mantener sus emociones en balance, perder peso y hasta fortalecer su sistema inmune para combatir enfermedades. Quizás usted pertenece al grupo de personas que ha puesto una que otra hierba en su carro de mercado, y ha pensado: “Bueno, una ayudita para mejorar mi estilo de vida no me viene mal“. Pero realmente se ha puesto a pensar qué es lo que está comprando. ¿Sabe acaso de los pormenores de este tipo de productos?

Alejandro Borge, un agente de seguros médicos, dice que él toma jugo de Noni proveniente de Haití porque lo hace sentirse energético. “Todas las mañanas me tomo una onza y mis defensas están en su máximo potencial”, dice.

Borge también señala que él trata de informarse sobre un producto antes de comprarlo ya sea a través del Internet, las noticias o estudios que se hayan hecho al respecto. Por lo cual los expertos en salud aconsejan que no sólo hay que averiguar acerca de lo que adquirimos sino también de la seriedad y veracidad de la fuente de información.

En 1999, los estadounidenses gastaron más de tres mil millones de dólares en suplementos herbales en sus diferentes formas, cápsulas, tabletas, tés, polvos y líquidos entre otros.

“Desafortunadamente, las medicinas herbales no están lo suficientemente controladas para determinar si el consumo de ellas pueda tener graves consecuencias a corto o largo plazo”, afirma Carie Erched, nutricionista del Grupo de Hospitales Baptist en el Sur de la Florida.

Los defensores de dichos productos expresan que casi la mitad de las medicinas de hoy derivan de plantas, y que las hierbas se han usado por miles de años.

Sin embargo, Erched advierte que a pesar de que esa declaración es cierta, no está totalmente clara. “Las medicinas contienen una específica cantidad de ingredientes activos que son necesarios para obtener siempre el mismo producto, como si fueran los ingredientes de una receta de cocina. No obstante, las hierbas al no estar debidamente controladas, su eficacia puede variar enormemente de un pomo a otro”.

Los expertos aconsejan que para tomar una decisión racional, uno debe informarse acerca del producto, cuáles son sus ingredientes, quiénes lo producen, qué beneficios ofrece, y principalmente que le comunique a su doctor acerca de los suplementos que usa para evitar una interacción con las medicinas que esté tomando.

“A mis pacientes que se les haya recetado Coumadin, les aconsejo que no tomen Ginkgo Biloba, té verde, o Feverfew, ya que juntos pueden ocasionar algún tipo de hemorragia”, comenta la nutricionista.

Mientras las medicinas herbales no estén debidamente reguladas, hay que actuar un poco como detectives y hacer como Borge que indaga antes de comprar el producto. Por lo tanto, no se automedique, que para eso están los doctores. Una llamada o una consulta con los especialistas puede simplificar su vida y quizás evitar malos momentos.

Consejos de una experta

No tome suplementos herbales…

  • Si está embarazada
  • Si está lactando
  • Si tiene alergias a ciertas plantas
  • No le dé suplementos a los bebés
  • No tome grandes cantidades para evitar una toxicidad
  • No tome suplementos de forma diaria
  • Tome los suplementos por períodos de 6 a 8 semanas, y descanse de ellos por el mismo período.
  • Infórmele a su doctor acerca de los suplementos que esté tomando.

Fuente: Carie Erched DTR
CLAUDIA M. GONZALEZ

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*