Saludisima
×

El herpes puede convertirlo en una bomba de tiempo

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Seguramente el solo hecho de leer estas líneas le cause cierta vergüenza y hasta temor. El herpes es una enfermedad de transmisión sexual duramente tomada por la sociedad. Es un tema difícil de enfrentar y mucho más cuando involucra la salud de la pareja. No tenga miedo, la lucha más significativa contra este virus es el aceptar que afecta su salud y la de los que lo rodean. Si usted se considera una de las tantas personas de poco riesgo, le invitamos a seguir leyendo.

Como infección viral, el herpes puede afectarle a cualquier edad. Hombre o mujer, si es una persona sexualmente activa, está en riesgo.

La Asociación Americana de Salud Social (American Social Health Association) en recientes publicaciones establece que “uno de cada cuatro casos de infecciones sexuales ocurren en la adolescencia. Dos tercios (2/3) de los casos, recientemente reportados en Estados Unidos, ocurren en jóvenes sexualmente activos de edad no mayor a 25 años”.

El doctor Bart E. Price, médico internista de la costa oeste de Florida enfrenta el tema del herpes con “guante de seda”.

“Una vez que se contrae, nunca deja el cuerpo. El virus vive en las raíces de los nervios, periódicamente reacciona y causa problemas en la piel que pueden ser muy dolorosos. Una persona infectada con herpes genital necesita saber que esta enfermedad no mata, pero podría ponerle en mayor riesgo de contraer el virus del SIDA. Hoy día hay tratamientos eficaces y con ellos podrá tener una vida sexual activa y saludable. Sin embargo, necesita saber que siempre debe usar protección para evitar el contagio a otras personas”.

Al menos al comienzo, el impacto social y emocional que sufren las persona es mayor que los síntomas físicos de la enfermedad. El ser diagnosticado con herpes no se toma fácilmente y es allí donde descubrirá que el apoyo de su médico es lo más importante.

“El paciente tiene que entender el significado de esta enfermedad. Es transmitida principalmente por contacto sexual y no existe una edad definida. Por ejemplo, una úlcera superficial puede ser producida por el virus del herpes, si un adulto con herpes en la boca besa a un niño miembro de su familia podría infectarlo”, acota el Dr. Price.

Hablemos del herpes… No tenga miedo de aprender.

El herpes es una enfermedad de transmisión sexual causada por el virus “Herpes Simplex“. Una vez contagiado, el virus permanecerá en su cuerpo por el resto de su vida. Es común, no tiene cura y como la mayoría de las enfermedades de transmisión sexual, se obtiene a consecuencia de la práctica del sexo sin protección.

Se reportan entre tres mil a cinco mil casos al año sólo en Estados Unidos. Algunos estudios publicados por la Asociación Americana de Salud Social indican que cerca del 80 por ciento de los americanos adultos hoy en día sufren al menos de herpes oral. Asímismo, un 25 por ciento de los adultos en ese país tienen herpes genitales.

“La mayoría no lo sabe porque en muchos casos los síntomas se presentan de forma leve”. Explica el estudio.

“Existen dos manifestaciones del virus, indica el Dr. Price, el tipo primario o (HSV-1) es el más común. Se presenta en forma de ampolla en la boca y en ocasiones en el área de los genitales. En algunas personas, suele reactivarse repentinamente a consecuencia de largas exposiciones al sol. Puede conducir indirectamente a niveles de fatalidad en circunstancias como infecciones neonatales, personas inmunodeficientes o en serios casos de encefalitis viral”.

El herpes oral es moderado, los síntomas no suelen ser tan marcados como el causado por el tipo HSV-2. Este último es doloroso. La ampolla usualmente se ubica en el área de los genitales o en la entrepierna.

“Por medio de antibióticos, podemos acortar el tiempo en que se manifiesta y ayudar con las molestias. Siempre se debe usar protección durante el sexo para evitar el contagio; el herpes puede transmitirse aunque no esté presente la ampolla. Hay casos en que en el ámbito microscópico el virus reacciona”, expresa el Dr. Price.

El herpes oral puede fácilmente transformarse en herpes genital. Si una persona tiene una ulcera en la boca y practica sexo oral, el virus podría mutar a tipo 2 (HSV-2) y alojarse en los genitales del recipiente.

“Si se usa un condón y cubre el área afectada, el riesgo se reduce, pero si la lesión de la piel no está protegida puede contraer el virus. El primer ataque de herpes genital es severo, enfatiza el Dr. Price, tiende a causar malestares generales, dolores de cabeza, fiebre, dolor al orinar, engrandecimiento de los ganglios y por supuesto, una sensación de ardor y dolor en el área donde se ubica la ampolla”. Durante el primer año, puede tener de cuatro a cinco recurrencias.

JOSE R. REQUENA

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  1. jose

    23/09/2012 at 00:48

    el herpes afecta la garganta tengo 3 semanas de tener infeccion y fui al doctor y me dieron. amoxicilna y uboprofeno y no se me quita el problema q ami esposa lediagnosticaron herpes y estoy preocupado que me recomiendan