Saludisima
×

El lado positivo de la depresión

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

En determinados momentos de la vida, ya sea por situaciones personales o por extraños sentimientos, las fuerzas para enfrentar la vida se vuelven confusas, se mezclan con la desidia y, en definitiva, bajamos la guardia por sentirnos sobrepasados. Pero la depresión tiene su lado positivo.

Nuevas corrientes de pensamiento dentro de la psicología plantean que la depresión podría ser un fenómeno útil para proteger al organismo.

En esos momentos, reconocemos que nuestro ánimo no es el óptimo y a menudo declaramos ante nuestros amigos que estamos deprimidos. Y ese sentimiento se transforma en una señal de alerta de que las cosas no funcionan tan bien como se esperaban.

Ya sea en un grado leve o más profundo, la depresión siempre viene acompañada de un sentimiento de negatividad. Sin embargo, casi siempre apreciamos el lado oscuro de la depresión obviando el lado positivo de la depresión que puede prestar a nuestro organismo.

Analizar la depresión como una herramienta del organismo, implica otorgarle una función y hacia ese horizonte se han conducido los estudios de Randolph Nesse, del Instituto para la Investigación Social de la Universidad de Michigan, en Estados Unidos, quien explicó que entender cómo los estados más depresivos son útiles al organismo ayudaría a conocer cómo se debe enfrentar la condición.

Depresión para vivir mejor

Para el doctor Randolph Nesse, la falta de motivación y el pesimismo, propios de los estados menos activos del ánimo son interpretados como una forma defensiva del organismo contra metas inalcanzables.

De esta manera, el comportamiento depresivo ayudaría a ahorrar energía en vez de invertirla en esfuerzos inútiles que, en el largo plazo, sólo causarán frustración.

Al igual que la diarrea y el dolor, los estados de ánimo bajos servirían como defensas naturales ante las amenazas del medio. Según explica el especialista, esta visión de una condición como la depresión involucra una explicación evolutiva del comportamiento.

Desde este punto de vista, la depresión se establece como una necesidad del comportamiento para evitar riesgos mayores. Y es, por lo tanto, una herramienta del instinto de preservación de la especie.

Adaptarse para sobrevivir

Sin embargo, más allá de una falta de motivación, a menudo la depresión se manifiesta con un pesimismo más profundo que el normal, baja autoestima y una reducción de las iniciativas.

Y este lado más oscuro de la condición cuesta asociarlo con efectos positivos, dado que sin voluntad para realizar los cambios, es difícil salir de la depresión.

Algunos científicos aseguran que aún en estos casos se trata de una forma de aviso de que tomar un rol activo en la situación puede hacer que las cosas sólo empeoren.

Para esta corriente de pensamiento, la depresión se manifiesta como una herramienta del organismo contra una situación o un conjunto de eventos específicos. La función de esta herramienta varía según el ángulo desde el que se la mire:

Algunos investigadores señalan que la depresión en adultos es una manera de pedir ayuda a los otros. Una suerte de pretexto para acercarse al resto en busca de apoyo.

También ha sido interpretada como una manera de herramienta comunicacional destinada a manipular a los otros, de manera tal que el organismo «deprimido» consiga la ayuda necesaria para un proyecto o luego de que éste ha fallado.

Además, se le ha asignado a la depresión un rol de optimización de los recursos ante períodos de crisis. Así, el organismo guarda su energía para el momento en que los esfuerzos puedan dar mejores frutos.

Otro ángulo sugiere que la depresión es un síntoma de un conflicto de jerarquía o con una figura dominante con la cual existen conflictos no solucionados.

Enviado por Jorge Urbano.

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  1. daianny

    20/04/2014 at 20:35

    Interezantisimo!