Saludisima
×

Embarazo: Los cambios en tu cuerpo

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

¿Qué cambios puedes esperar al principio del embarazo?

Sentirás más los cambios al principio, debido principalmente a una verdadera marejada de hormonas producida primero por el cuerpo lúteo y después por la placenta.

Los primeros cambios que puedes esperar son: sueño y cansancio, náusea, baja de presión arterial, olfato

Sueño y cansancio

Sabías que
Aunque muchos especialistas piensan que los antojos de la mujer embarazada son simplemente caprichos, recientes investigaciones comienzan a revelar que dichos antojos se deben a que el organismo está pidiendo el mineral, la vitamina o la sustancia que le falta.

Empezarás a darte cuenta que te cuesta mucho trabajo levantarte por las mañanas y que quisieras dormir un poco más. Cada día que pasa te sientes más cansada y los días se te hacen más pesados y largos; en ocasiones sientes que llevas el mundo encima y quisieras descansar.

Cómo manejarlo: Estos síntomas son un claro reflejo de los cambios que se están generando en tu organismo, y las manifestaciones de tu cuerpo que está trabajando a marchas forzadas. Procura buscar el tiempo para descansar y recostarte por lo menos una hora al mediodía, y darle a tu cuerpo lo que está pidiendo.

No te sientas culpable si duermes una siesta en la tarde, o si te levantas media hora después de tu hora habitual (sobre todo los fines de semana). El sueño y el cansancio generalmente son una petición de tu cuerpo para poder recuperar en algo las energías perdidas por el enorme trabajo que está realizando.

Náuseas

Es un síntoma famoso y frecuente en el embarazo, que se hace más intenso un mes después de la primera falta menstrual, es decir, a los dos meses de embarazo o 9 semanas.

Consejo:
Un buen remedio para la náusea matutina es tomar en ayunas un vaso de agua mineral helada, quizá con unas gotas de limón.

La creencia popular es que la intensidad de la náusea es provocada por el sexo del bebé, o bien por la cantidad de la hormona del embarazo que tenga tu cuerpo. La realidad es que ninguna de estas teorías es totalmente cierta. Se ha observado que cuando los jugos gástricos se acumulan en el estómago, o se producen de forma repentina como consecuencia de algún olor, sabor o ayuno prolongado, ocasionan la náusea y el vómito.

Cómo manejarlo: Nosotros te recomendamos, dietas secas, dietas fraccionadas en sextos, dietas sin grasa, líquidos fríos o nieves de fruta, y de preferencia cualquier otro truco naturista antes de iniciar con pastillas, ya que son químicos que recibirá el bebé en la etapa más sensible de su formación. Te sugerimos que sólo tomes los antieméticos (medicamentos que controlan el vómito) si son estrictamente necesarios, y siempre y cuando sean recomendados por tu médico.

Baja de presión arterial

La presión arterial baja es frecuente de por sí en las mujeres, y al embarazarse es normal que baje aún más. Esto se manifiesta con mareos, desmayos o lipotimias, cansancio y malestar general.

Cómo manejarlo: Tomar agua en abundancia es una buena costumbre que harías bien en adquirir, si es que no la tienes. El agua ayudará a mejorar tanto tu presión arterial como tu estado general.

Hay que evitar, en lo posible, los medicamentos y las gotas para la presión, ya que pueden reducir el flujo de sangre hacia la placenta, a través de un mecanismo que se llama vasoconstricción. Esto, como supondrás, no es muy conveniente. Ocasionalmente y sólo en caso de extrema necesidad, se pueden utilizar estos recursos sin que por esto dañes al bebé. Lo mejor es consultar a tu médico y tomar la opción más fácil, que es el reposo y el consumo de cuando menos dos litros de agua al día.

Olfato

Es muy común que el sentido del olfato se agudice durante el embarazo, así que a lo mejor comienzas a percibir olores que los demás no alcanzan a distinguir, o bien percibes los olores normales con más intensidad. Algunas mujeres, por ejemplo, de repente ya no toleran el aroma del agua de colonia que usa el marido, que antes tanto les gustaba.

La entrada a la cocina puede volverse un caos por los olores que en ella se encuentran, y ya no te digo en el supermercado. Esto también puede llegar a ser un inconveniente, ya que muchos de esos olores pueden despertar náusea y el reflejo del vómito. Casi siempre se relacionan con cochambres y cosas grasosas, pero puede variar de persona a persona.

Cómo manejarlo: Procura mantenerte alejada de aquellos sitios en donde haya olores que te molesten. Recuerda que esto será solamente al principio, y que es muy posible que pasados los tres primeros meses, tu olfato vuelva a la normalidad, y esos olores ya no te afectarán.

Enviado por Luz

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  1. Monis

    30/03/2010 at 00:46

    hola tuve relaciones al cuarto dia de mi menstruacion osea durante ella y ultimamente noto dolor en mis cenos y me baja mucho flujo transparente puede ser este un sintoma de embarazo? gracias