Saludisima
×

Enfermedad pélvica inflamatoria

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La enfermedad pélvica inflamatoria (EPI) puede afectar órganos como trompas de Falopio, ovarios, intestino y peritoneo. Cuando hay un proceso inflamatorio pélvico, unos más y otros menos presentan una inflamación aguda o crónica que puede ocasionar adherencias, deformando la arquitectura de los órganos y las relaciones que tienen entre sí, alterando de esta manera la función de cada uno de ellos.

En estos casos se llegan a alterar los órganos internos del aparato reproductor femenino, lo que inmediatamente afecta la capacidad reproductora; en raras ocasiones se puede ver involucrado el funcionamiento ovárico y hormonal.

La mayoría de estos problemas inflamatorios se debe a diferentes enfermedades infecciosas ocasionadas por bacterias provenientes del exterior a través del mismo intestino, de la vagina hacia el útero y las trompas o también por vía sanguínea.

Las que provienen del exterior a través del aparato reproductor se transmiten por falta de higiene, por contacto directo con objetos contaminados o a través de relaciones sexuales con personas infectadas (no es frecuente contagiarse en los baños públicos). Estas mujeres no necesariamente tendrán síntomas, ya que son muchas las infecciones y enfermedades que el hombre o la mujer pueden transmitir aun sin tener manifestaciones del padecimiento.

Endometriosis

Según la teoría más aceptada, esta enfermedad se origina cuando al tiempo que el útero se encuentra tratando de expulsar la sangre menstrual a través del conducto cervical (cuello del útero), que es la vía normal y principal, puede haber fuga de esta sangre –con células de endometrio- a través de las trompas de Falopio. Estas células se depositan en el peritoneo, en los ovarios y en cualquier parte de la pelvis, es decir, se “siembran” dentro de la cavidad abdominal. Estas células crecen y se desarrollan en las zonas en que se han implantado, produciendo micro sangrados menstruales en el interior de la cavidad peritoneal; después de todo, ellas tienen una programación genética y la respuesta hormonal para sangrar en ese momento del ciclo, de manera que siguen realizando su trabajo, sin saber que no están donde deberían de estar.

Además de que aumenta los cólicos menstruales, la endometriosis produce inflamación abdominal en cada menstruación, lo que con el tiempo produce esterilidad y adherencias, semejantes a las ocasionadas por las cirugías abdominales.

Enviado por Juan Carlos Mory

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*