Saludisima
×

Flores de Bach

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La eficacia de las Flores de Bach en la prevención y cura de enfermedades psicosomáticas fue comprobada hace ya mucho tiempo por el médico Edward Bach, para quien las vibraciones de estas flores corresponden exactamente a las diversas características de la personalidad humana en su estado más puro y perfecto. “Sus esencias -decía- armonizan con las emociones reestableciendo el equilibrio interior”.

Bloqueo

Desde la infancia las personas aprenden a reprimir emociones de rabia, miedo e inseguridad y, con el paso del tiempo, estos sentimientos se van solidificando, creando un bloqueo que impide liberarlos. Consecuentemente, se desencadena una serie de dolencias físicas y mentales.

Integrando emociones

Las esencias florales ayudan a manejar esos conflictos, posibilitando la integración a la personalidad de emociones positivas y negativas. En la medida en que las personas aprenden a lidiar con sus dificultades, los problemas se van disolviendo y se va disipando el miedo excesivo, el estrés, la inseguridad y la culpa.

“Las flores hallan la forma de traspasar esas corazas con las que nos protegemos los seres humanos y permiten que recuperemos la espontaneidad y autenticidad en busca del equilibrio y la salud. Son muchos los casos prácticos que nos permiten comprobar la efectividad de acción de las esencias florales para el crecimiento interior”, explica Bach.

Nuevas terapias florales de Bach

El Dr. Dietmar Kramer, médico naturista alemán, desarrolló una nueva técnica de curación con flores de Bach, basada en la aplicación del principio del TAO, es decir del Ying y el Yang, y su eterno movimiento.

– Cada individuo – asegura Kramer – está representado por flores internas y externas, siendo las segundas, las de la comunicación, congénitas, las que nos caracterizan desde nuestro nacimiento y determinan nuestra personalidad.

Estas flores marcan la manera en que cada persona se comunica con el medio ambiente y la sociedad que lo rodea. Si por alguna razón – traumas, shocks, malas experiencias o situaciones difíciles- cambia nuestra flor original, no logramos los fines primarios y entramos en conflicto.

Descompensación

El Dr. Kramer asegura que “una persona puede vivir de esta manera por meses o años, pero en cualquier momento de su existencia explotará un episodio llamado descompensación. Por ejemplo, un niño tranquilo, obediente y bueno podría cambiar repentinamente por causa de algún suceso que lo marque y sufrirá severos cambios emocionales y de personalidad”.

Un estado de descompensación puede llevarnos a alterar nuestro campo electro-magnético donde se guardan los estados emocionales. “Algunas personas muestran cambios cutáneos o lesiones dermatológicas cuando se encuentran bajo la influencia de severos estados emocionales.

Un asmático, por ejemplo, podría presentar erupciones en la piel o eccemas cuando atraviesa una crisis. En este caso se aplica la flor correspondiente a la zona en cuestión y se trata el problema de una manera cutánea y emocional a la vez”, explica Kramer.

Distintas flores

A continuación, el nombre de distintas flores y su aplicación sobre diversas afecciones emocionales:

Ajo: Sistema Inmunológico. Ayuda a combatir miedos y problemas del plexo solar.
Albahaca: Integración sexual. Para las personas que tienen bloqueos sexuales.
Albaricoque: Limpiador. Para sanar sensaciones de impureza.
Sábila: Vitalidad, regeneración.
Amaranto: Psicosis, deficiencias Inmunológicas. Restablece el balance mental.
Árnica: Traumas diversos. Repara el cuerpo después de un susto.
Borraja: Excelente para la depresión y la tristeza.
Calabacín: Creatividad. Equilibra el sistema genital y ayuda en el embarazo.
Cala: Equilibrio. Ambivalencia, problemas de homosexualidad.
Clavel: Yo interno. Ayuda a mejorar problemas de autismo.
Diente de león: Relajación. Para la tensión y el estrés muscular.
Eufrasia: Intuición, visión. Ayuda a ver los chakras y el aura.
Girasol: Orgullo y vanidad. Conflictos de imagen.
Jazmín: Purificación. Búsqueda de seguridad.
Lila: Regeneración. Problemas de la espina dorsal.
Lirio: Inspiración. Activa la inspiración para las artes.
Loto: Armonía. Armoniza el alma y ayuda a abrir la mente al mundo espiritual.
Maíz: Equilibrio. Combate la sensación de desadaptación.
Malva: Aceptación. Para aceptar los cambios en la vida.
Manzanilla: Tranquilidad. Insomnio, inestabilidad emocional.
Menta: Protección. Protege de los pensamientos negativos.
Nomeolvides: memoria. Aumenta la memoria y aclara los pensamientos.
Ortiga: Unidad. Para las tensiones emocionales después de una ruptura familiar.
Pasionaria: Serenidad mental. Ayuda a aceptar experiencias espirituales y nuevos niveles de conciencia.
Violeta: Timidez. Para tener ánimos de lucha.
Petunia: Decisión. Ayuda a enfocar la atención hacia lo esencial.
Ají: Transformador. Auxilio para superar la indecisión.
Romero: Crecimiento. Para superar el insomnio.
Salvia: Integración con nuestro espíritu.
Valeriana: Intranquilidad. Para el estrés, la ansiedad y el insomnio.
Zanahoria: Relajación. Hace revivir los órganos de la visión.
Zarzamora: Fuerza. Ayuda a superar la confusión mental y la inercia.
Zinia: Alegría. Para las personas que son demasiado serias y no disfrutan de la vida.

Estados emocionales negativos causan enfermedades

Edward Bach, físico británico y reconocido médico patólogo, inmunólogo y bacteriólogo, introdujo importantes innovaciones a la medicina homeopática, especialmente en el área de vacunas. Más allá de sus éxitos en este campo, siempre se sintió preocupado por la forma en que se trataban las enfermedades en su época porque para él eran “más que una disfunción de la máquina humana. Creo más bien que son la expresión de una disfunción entre cuerpo y mente o la manifestación de estados emocionales negativos”.

Su postulado fue “tratar a la persona, no a su enfermedad. La causa de todas las enfermedades está en estados emocionales negativos como la tristeza, el miedo, la insatisfacción o la impaciencia”.

Edward Bach fue un furibundo amante de la naturaleza y en ella encontró la respuesta a sus planteamientos al encontrar en las plantas suficientes elementos y cualidades particulares para curar cualquier afección.

Enviado por Jorge Urbano

3 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  1. RAQUEL

    11/02/2013 at 22:01

    buenas tardes, queria consultar algun tipo de tratamiento con las flores para mi bebe que tiene 9 meses y repite diariamente broncoespasmos. estuvo internado a los 6meses por bronkiolitis, estamos haciendo un tratamiento preventivo con un flixotide paff hace 2 meses, pero no veo mejoria… es muy importante para mi su respuesta. desde ya muchas gracias!!!

  2. carla

    24/06/2012 at 02:24

    hola, quisiera saber como puedo obtener la flores de bach, me interesaria conseguirla o comprarla.

  3. Andrea

    07/05/2010 at 17:05

    Mi pregunta es si existe alguna flore para darle a mi bebe de 10 meses que tiene problemas rspiratorios muy seguidos, broquiolitis, broncoespasmo, neumonitis…..estuvo internado hace un mes por bronquiolitis…..
    Gracias