Saludisima
×

Grietas en el pezón

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

¿Por qué se generan las grietas en los pezones?

En la mayoría de los casos, las grietas son ocasionadas por la succión y presión de las encías del bebé sobre tu pezón. Una buena posición al amamantar, tanto tuya como del bebé, puede ayudar a que estas grietas sean menores, o no se produzcan Para dar el pecho a un bebé, éste debe estar completamente volteado hacia ti, es decir, su vientre estará recargado en el tuyo.

Otro error común en cuanto a la posición, es cuando la madre está incómoda, o mal sentada. Cuando el bebé es recién nacido, las sesiones de alimentación pueden ser prolongadas, así que es importante estar cómoda, y en buena posición, para poder amamantarlo adecuadamente.

Es importante también, revisar la forma en que pones al bebé frente a tu pecho; su boquita debe quedar exactamente frente al pezón, de forma que el bebé pueda succionar adecuadamente sin sentirse incómodo.

Otra cosa que debemos revisar, es la forma como tomas tu pecho para alimentar al bebé. Hace algunas generaciones, las mamás manipulaban el pezón como si fuera un cigarro (puro, habano), entre los dedos índice y medio, lo cual es erróneo; el pecho debe ser tomado con la mano contraria y ésta debe estar en forma de “C”, es decir, los cuatro dedos abajo y el pulgar arriba.

La limpieza excesiva resulta contraproducente, ya que al estar limpiando el pezón antes de cada sesión, sólo lograrás resecarlo, lo cual contribuye a que la grieta aumente. Dicha limpieza no es necesaria, con el baño diario es suficiente. Si observas tus areolas, verás una especie de granitos o pequeños promontorios; se llaman glándulas de Montgomery que segregan una “grasita” que sirve de antiséptico y lubricante para el pezón.

Desde luego, no todo es imputable a la mamá, porque también el bebé puede poner de su parte. Por ejemplo, es común que el recién nacido sólo tome la punta del pezón dentro de su boca, y esto hace que sientas que no sólo está tomando leche materna, sino a la madre completa, ¡el dolor puede ser insoportable! Lo que debes hacer es sacar el pezón de su boca e introducir en ella no sólo el pezón, sino toda la parte de areola que le quepa en la boca.

Otra contribución de la criatura, es cuando un labio, o los dos, quedan doblados hacia adentro, cosa que deberás corregir volteando el labio o los labios de tu bebé hacia fuera, hasta que aprenda a hacerlo solo.

También hay que tener cuidado con los bebés estresados; sí, el estrés también afecta a los bebés. Tienden a morder, y aunque una mordida sin dientes es totalmente diferente, también causa problemas. Así que te sugerimos darle un masaje a la mejilla del bebé, para que te suelte, sacar el pezón de su boca, y con palabras firmes y mirándolo a los ojos, decirle, “sin morder”; y aunque no habla, puede entender a qué te refieres, sobre todo si lo repites cada vez que sucede. Recuerda que, especialmente en esta fase de su vida, tu bebé es un ser entrenable.

Enviado por Grecia Alemán

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*