Saludisima
×

Histerosalpingografía

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

¿Qué es la histerosalpingografía?

La histerosalpingografía. Se trata de un estudio de rayos X, que se practica principalmente cuando se sospecha que las trompas están bloqueadas (“tapadas”), o que existe alguna anormalidad en el útero.

Tiene muy mala fama, ya que es incomodo, molesto y doloroso, aunque el 50% de toda esta molestia se debe al miedo y la ansiedad de la paciente ante lo desconocido. Muy probablemente te encuentres frente a un técnico radiólogo que no te informa lo que está pasando o lo que va a pasar, y fríamente realiza su trabajo aumentando tu desconcierto y tensión.

Una manera de reducir en forma importante estas molestias es que sea tu médico quien realice el estudio; él o ella es alguien a quien conoces y que te conoce, a quien le tienes confianza, y que te tratará de una manera más cálida.

¿Qué puedes esperar?

Si conoces en qué consiste este estudio, es muy probable que puedas estar más tranquila en caso de que tengan que realizártelo.

Primero te colocarán en una mesa de rayos X y te harán una placa, o toma inicial. Después, recostada en la mesa de rayos X, el médico te pedirá que abras y flexiones las piernas (posición ginecológica) y te colocará un espejo vaginal que es conocido con el nombre de pato, igual que cuando te toman el estudio llamado Papanicolaou. En seguida, realizará un aseo intravaginal con torundas de algodón o gasa impregnadas con benzal, jabón o algún bactericida, con el fin de poder colocar una sonda metálica en el cuello de la matriz. Hasta aquí todo es incomodidad nada más.

A través de esta sonda, el doctor introducirá un liquido en el interior del útero, que servirá como medio de contraste para la radiografía. Esto es justamente lo que puede llegar a ser doloroso, ya que la matriz, al sentir algo extraño en su interior, tratará de expulsarlo con contracciones que tú identificas como cólico y que puede ser de intensidad variable. Mientras te está poniendo el material de contraste dentro de la matriz, el médico te pedirá que te voltees hacia un lado y hacia otro, con el fin de tomar varias placas que le mostrarán la manera en que se llena el interior de la matriz y en que este líquido recorre las trompas de Falopio. De este modo podrá ver en las placas la forma, tamaño y características de la matriz, así como la permeabilidad de las trompas.

Incómodo y doloroso como pueda ser, este estudio permitirá a tu ginecólogo conocer el estado interno de tu útero y de tus trompas, para determinar si existe en ellos algún problema que pueda causar infertilidad.

Papanicolau

Toma su nombre del médico que lo inventó, y es un sencillo estudio que consiste en tomar un poco de moco del cervix o cuello de la matriz, el cual se coloca en una laminilla de cristal y luego se esparce. La muestra se fija con un aerosol que contiene alcohol y se envía a un medico especialista conocido como patólogo, que la revisa detenidamente bajo un microscopio, analizando las características de las células. Es posible entonces detectar infecciones, inflamaciones, efecto hormonal sobre las células y cambios celulares que pueden revelar hasta la presencia de un cáncer. Es la forma más sencilla de hacer medicina preventiva y la forma más fácil de detectar una alteración antes de que se convierta en algo importante.

El estudio es sencillo y no debe de ser doloroso. Te colocas en posición ginecológica, con las piernas abiertas y flexionadas, y el doctor te coloca un espejo vaginal, o pato, que sirve para separar las paredes de la vagina y permitir la visualización del cuello de la matriz. Sientes un pequeño pellizco que no es doloroso. Y esto es todo.

El Papanicolau es un estudio básico para detectar a tiempo el cáncer de matriz, por lo que se recomienda realizarlo como mínimo cada año, a partir de que tienes una vida sexual activa; incluso, hay ginecólogos que recomiendan que se efectúe un Papanicolau anual en toda mujer que haya cumplido los 18 años, haya tenido o no relaciones sexuales.

Enviado por Jorge Urbano

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*