Saludisima
×

La Avena

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La avena, comúnmente usada en suplementos herbarios y alimentos, se deriva de las especies salvajes que se han cultivado desde hace muchísimos años. Para los suplementos herbarios, se utilizan las partes verdes o las secadas rápidamente de la planta, que se cosecha momentos antes de alcanzar la plena flor. Muchos textos herbarios se refieren a las frutas (semillas) y a las puntas verdes. Aunque algunos textos hablan de la paja de avena, esta parte de la planta posee poca acción medicinal. La avena ahora crece y se cultiva en todo el mundo.

La avena se ha utilizado en conexión con las siguientes condiciones:

  • Triglicéridos altos
  • Ansiedad
  • Eczema
  • Colesterol alto
  • Insomnio
  • Retiro de la nicotina

Uso histórico o tradicional

En medicina popular, así como entre los herbalistas actuales, se utiliza la avena para tratar el agotamiento, el insomnio, y la “debilidad de los nervios”. Se pensaba que un té hecho con avena pudiera ser útil en condiciones reumáticas y para tratar la retención del agua. Un tinte de las puntas verdes de la avena también se utilizaba para ayudar en la retirada del tabaco. La avena fue utilizada a menudo en baños para tratar el insomnio y la ansiedad, así como una variedad de condiciones de la piel, incluyendo quemaduras y eczema.

Componentes activos

Las frutas (semillas) contienen alcaloides tales como el gramine y avenine, así como los saponins, tales como los avenacosides A y B. Las semillas son también ricas en hierro, manganeso, y zinc. La paja es alta en silicona. Se piensa que los alcaloides de la avena puedan explicar su acción relajante. Debe notarse que esta acción continúa siendo debatida en Europa; las monografías de la Comisión E no apoyan sus efectos como sedativo. Sin embargo, una tintura (base de alcohol) de la planta fresca, ha comprobado ser útil en casos de retiro de la nicotina.

¿Cuánto debo tomar?

La avena puede ser ingerida como cereal en el desayuno. Se puede preparar un té con una cucharita (30 gramos) de avena, hervida con 250 ml (1 taza) de agua hirviendo; después de refrescarse y de filtrar, el té se puede beber varias veces al día o poco antes de irse a la cama. Como tintura, se puede beber 3-5 ml de avena, tres veces por día. Se pueden ingerir 1-4 gramos por día de productos encapsulados o en tabletas. Se puede realizar fácilmente un baño calmante para la piel irritada, dejando correr el agua del baño a través de un calcetín que contenga varias cucharadas soperas de avena.

¿Hay efectos secundarios o interacciones?

La avena no se asocia a ningún efecto adverso, aunque las personas con sensibilidad al gluten (enfermedad celiaca) deberán utilizar la avena con precaución.

Enviado por Juan Carlos Mory

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*