Saludisima
×

Los poderosos antioxidantes

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

A pesar su gran popularidad, es posible que aún no sepas algunas cosas acerca de los antioxidantes. Si todavía no te has decidido por una dieta rica en estos nutrientes, vale la pena que averigües respecto a cuáles son los super poderes de los antioxidantes y cómo pueden mejorar tu salud.

Sin duda has escuchado que los antioxidantes son parte esencial de una buena salud. Sin embargo, ¿sabías que cada vez son más los médicos y nutricionistas que los consideran como el suplemento alimenticio más importante que puedes tomar? Por ello, es importante que sepas un poco más acerca de lo que hacen por tu organismo, así como cuáles exactamente deberías estar tomando.

¿Qué son los antioxidantes?

Básicamente, son nutrientes que inhiben o reducen la producción de radicales libres, las inestables moléculas que pueden atacar células sanas y causar cáncer, problemas cardiovasculares, complicaciones como diabetes y envejecimiento prematuro.

El mayor culpable en la formación de radicales libres es un proceso conocido como “oxidación”, el mismo que oxida los metales y daña alimentos. Aunque la oxidación tiene una función positiva para el organismo da combustible al cuerpo también crea radicales libres.

Los antioxidantes juegan un papel decisivo en el mantenimiento de una buena salud, por lo que no es suficiente tomarse un par de pastillas que los contengan. Un suplemento debe complementar un estilo de vida saludable que incluya ejercicio, meditación (u otras técnicas que reduzcan el estrés) y una dieta balanceada y baja en grasas. Los antioxidantes fundamentales que recomiendan los especialistas son la vitamina A, C, E, el selenio y el zinc.

Tomar un suplemento vitamínico a los veinte o treinta años es una buena idea, pero a los cuarenta y cincuenta es una cuestión vital: para ese momento ya habrás acumulado algo de daño producido por los radicales libres.

Trabajo de equipo

Los antioxidantes actúan “apoyándose” unos a otros. Por ejemplo, si un antioxidante digamos la vitamina E- ya no puede combatir más radicales libres, la vitamina A podría relevarlo en su labor.

Otro punto importante es obtener las cantidades necesarias de nutrientes porque cada antioxidante actúa en diferentes partes del cuerpo. Por ejemplo, la vitamina E se disuelve en las grasas, lo que quiere decir que su punto de acción son los lípidos.

La vitamina C, por otra parte, se disuelve en agua, por lo que trabaja mejor en el torrente sanguíneo y las porciones líquidas de las células.

Ten en cuenta que también es posible excederse en la ingestión de cosas buenas. Demasiados antioxidantes en tu organismo pueden debilitar tu sistema inmune o, inclusive, beneficiar a los radicales libres, dañando células saludables.

Para la persona promedio que está comenzando con el programa, la dosis establecida por la Organización Mundial de la Salud debe ser más que suficiente.

Los suplementos vitamínicos vienen por lo general en pastillas que contienen esta dosis, pero no solo es importante que eches un vistazo a la etiqueta antes de consumirlos, sino que sigas las instrucciones de tu médico.

¿Cuándo debo tomarlos?

Si sólo quieres tomar suplementos vitamínicos una vez por día, entonces la mejor hora para hacerlo es durante la mañana. Este es el momento cuando el sistema inmune necesita mayor apoyo, ya que ha estado limpiando al organismo de todas las toxinas durante la noche.

Sin embargo, cuando se toma una sola dosis diaria, tu organismo asimila los antioxidantes que necesita y elimina el resto. Pero si divides la dosis en 2 porciones una para la mañana y otra a la hora de cenar permites que tu cuerpo tenga mayor oportunidad de utilizar todos los nutrientes.

Una vez que decidas comenzar a tomar suplementos vitamínicos, ten en cuenta un par de reglas que es conveniente seguir. Tómalos siempre antes de las comidas: la digestión ayuda a la rápida absorción de los nutrientes.

También es importante que fijes una dieta balanceada, recuerda que el efecto de estos en tu organismo puede variar si no llevas una alimentación adecuada. Toma al menos 8 vasos de agua diarios para facilitar la absorción.

Un futuro saludable es fácil de conseguir -aún con un mundo tan contaminado como el que vivimos. Sin embargo, es importante que tomes precauciones lo más rápido posible: consulta médica, dieta balanceada, ejercicio regular y antioxidantes, es todo lo que necesitas para mantenerte alejada de los radicales libres.

Enviado por Juan Ramos

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*