Saludisima
×

Otitis media aguda

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La otitis media aguda, junto con las infecciones de la vía aérea superior (catarros y faringitis) y las diarreas, es una de las causas más frecuentes de la consulta pediátrica. Antes de los tres años de edad, entre un 70% y un 80% de los infantes ha presentado algún episodio de otitis y a los siete años simplemente todos.

Antes de los tres años, cerca del 75% de los niños sufre de otitis media aguda, una de las causas más frecuentes de las consultas pediátricas. Aunque por lo general esta enfermedad no es de riesgo, podría desencadenar sordera o meningitis.

El oído medio es una cavidad con aire en la que se localizan los huesos de transición: el martillo, el lenticular y el yunque. A su vez, esta cámara se une a la nariz por la Trompa de Eustaquio, encargada de drenar una pequeña cantidad de fluido. Este tubo es esencial para que el oído pueda equilibrar las presiones y mantener un ambiente óptimo para la transmisión de vibraciones, que luego la cóclea convierte en impulsos nerviosos para que el cerebro las perciba como sonidos.

Cuando la pequeña cavidad del oído medio se inflama, las paredes de la Trompa de Eustaquio aumentan su tamaño, bloquean el conducto y el líquido comienza a estancarse en la zona. Esto, a su vez, provoca una descompensación de la presión interna y un crecimiento y tensión del tímpano, lo que deriva en un dolor de oído, malestar y fiebre, desarrollándose la otitis media aguda.

Meyer Magarici, pediatra del Hospital de Clínicas Caracas y editor médico del sitio Tu Pediatra, en Venezuela, dijo que la otitis media puede producirse por virus o por bacterias y que en muy pocos casos se deben a alergias. “La más común es la que acompaña a todas sus gripes (virales)”.

Susceptibilidad infantil

“Cuando un niño tiene un crecimiento de cornetes o adenoides, éstos entorpecen el libre paso de aire a través de las Trompas de Eustaquio, obstáculo que puede favorecer a las otitis. Ocurre lo mismo toma el biberón acostado” agrega el especialista venezolano.

Sin embargo el factor más influyente es el cuadro repetitivo de gripe, que se produce por una exposición persistente a bacterias y virus a edades en las cuales el sistema inmune está todavía inmaduro. Esto ocurre, por ejemplo, cuando asisten a las guarderías siendo muy pequeños.

Por ello la otitis media aguda afecta mucho más a la población infantil. La distancia que existe entre la nariz y el oído en un niño mayor de 10 años es mayor que la de un bebé y la Trompa de Eustaquio está más inclinada. De este modo, es más fácil el paso de la mucosidad. “Además, no saben soplar la nariz para sacar los mocos, sino que los absorben y con ello suben al oído. Cuando el niño aprende a impulsarlos hacia el exterior, la incidencia de otitis disminuye considerablemente”, explica Magarici.

No es igual a una gripe

Si la otitis media se debe a una infección viral no requiere de tratamiento. Sin embargo, cuando la otitis es causada por bacterias se combate con antibióticos y antipiréticos (que bajan la fiebre).

Para poder distinguir entre una gripe y una otitis, es necesario saber que la primera tiende a manifestarse con fiebre de baja intensidad y con mucosidades es transparentes. Pero, si ya pasaron tres o cuatro días y el bebé no se mejora, tiene temperatura alta, está irritable, respira por la boca y, además, tiene moco verdoso, podría ser que esté sufirendo de otitis.

En caso de que la otitis no sea tratada, se puede volver crónica. Cuando esto sucede, se destruye la cadena de huesecillos que transmite el sonido por lo que al tiempo puede terminar en sordera. Y no sólo eso, una infección puede extenderse a otras zonas de cuerpo -próximas o lejanas- por lo que en el caso del oído puede afectar las meninges o los huesos del cráneo.

La pediatra Magarici entrega los siguientes consejos para prevenir una otitis media aguda en los niños:

  • Cuando se están enfermando con mucha regularidad, hay que enseñarles a soplarse la nariz.
  • No deben comer si están acostados.
  • No llevar a los niños a guarderías antes de los 18 meses de edad para que su sistema inmune tenga tiempo de madurar.
  • Darle descongestionantes cuando empieza la primera fase gripal, para evitar que se transforme en otitis

Cómo prevenir la otitis

El especialista afirma que hoy se usa una herramienta novedosa para prevenir la otitis: una goma de mascar compuesta de exilito (derivado del azúcar) que disminuye la incidencia de infecciones bucofaringias y que puede ser usada niños que ya saben masticar.

También nuevo es el uso de dos vacunas: la antigripal y la antineumocóxica, que fortalecen el sistema inmune.

Enviado por Jorge Urbano.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*