Saludisima
×

Soplo en el corazón en niños

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

En algunas ocasiones hemos podido oír hablar sobre algún niño que ha nacido con un soplo en el corazón, aunque se trata de un trastorno sin importancia, es motivo de preocupación para los padres, ya que se trata de algo que afecta al corazón y éste, es un órgano vital, por tanto es muy lógica la preocupación.

El corazón está dividido en dos partes, éstas están separadas por una pared que se cierra, a su vez, cada mitad se divide en dos partes más, dos aurículas y dos ventrículos. Entre ambos ventrículos y aurículas existen unas válvulas de paso que regulan la circulación de la sangre de una aurícula a un ventrículo, que se cierran inmediatamente y así se evita que la sangre se invierta, o sea, que refluya del ventrículo a la aurícula.

Cuando una de las válvulas es algo más estrecha de lo normal o no cierra correctamente puede dar a lugar al llamado soplo. Pero también, el soplo pueda ser motivado porque no se cierre completamente la pared que divide al corazón en dos mitades.

No siempre se produce un soplo por un pequeño defecto en el corazón, también puede darse cuando se tumba o tiene fiebre. Estas circunstancias son diferentes y muy temporales, los pediatras los llaman soplos inocentes dado que no revierte daño alguno.

Pero, ¿cómo se sabe que hay un soplo?, los pediatras los escuchan a través del fonendoscopio, una de las válvulas al cerrarse, produce un ruido muy peculiar, como una ligera pérdida de aire. Además también se puede notar poniendo la mano en el corazón del niño, los latidos son como si fueran compuestos, con dos ruidos de fondo.

Siempre es bueno pedir la opinión de algún especialista más, si el pediatra diagnostica un soplo, sea inocente o por defecto, lo mejor es acudir a un cardiólogo, éste realizará un diagnostico mucho mas seguro y concluyente.

¿A qué se debe un soplo en el corazón?

Los soplos cardíacos pueden ser indicios de una enfermedad cardiaca grave, sin embargo, muchos de los soplos detectados en niños sanos son «inocentes», desaparecen espontáneamente a medida que crece y no interfieren con una vida activa y saludable en general, por lo que no requieren ningún tratamiento. Enterarse que su niño presenta un soplo cardíaco puede ser una experiencia terrible, pero no siempre significa necesariamente la presencia de una malformación congénita fatal o de alguna anormalidad. Por ejemplo, se pueden escuchar soplos cuando el corazón trabaja más rápido, como ocurre durante el ejercicio, la anemia, las enfermedades infecciosas o el exceso de hormona tiroidea.

¿Qué es exactamente un soplo?

El corazón normalmente produce dos sonidos diferentes. El primero ocurre cuando los ventrículos se llenan de sangre y comienzan a contraerse. En ese momento se puede escuchar el primer ruido, ocasionado por el cierre de las válvulas que separan las aurículas de los ventrículos. Después que los ventrículos impulsan la sangre a través de las grandes arterias, aorta y pulmonar, se produce el cierre de las válvulas que las separan, produciendo el segundo ruido. Un soplo cardíaco constituye un sonido adicional del corazón que se escucha entre los dos ruidos cardíacos normales, consecuencia de una turbulencia del flujo sanguíneo.

En algunos casos las válvulas cardíacas pueden ser estrechas o insuficientes. La estrechez (estenosis) valvular, produce turbulencia sanguínea audible como soplo en esa zona. La insuficiencia ocurre cuando las válvulas no cierran completamente, lo que también se traduce en turbulencia y soplos.

En otros casos existen «agujeros comunicantes» en los tabiques que separan las dos aurículas o los dos ventrículos, que también producen soplos. Muchos de estos defectos se cierran espontáneamente, otros requerirán de cirugía o procedimientos invasivos, dependiendo del tamaño del «agujero comunicante» y de la función cardiaca.

¿Precisa de estudio todo soplo en un niño?

No. Cuando un niño sano acude a los controles pediátricos rutinarios, su médico puede detectar cualquier sonido cardíaco anormal, en cuyo caso decidirá si requiere una evaluación más exhaustiva, para evaluar la magnitud del problema y determinar el manejo más adecuado. Si considera que puede existir algún problema, probablemente solicitará los siguientes estudios complementarios:

– Exámenes de sangre: hematología, perfil tiroideo y otros.
– Rayos X de tórax, para observar el tamaño y forma del corazón y las grandes arterias.
– Electrocardiograma, para evaluar la actividad eléctrica del corazón.
– Ultrasonido cardíaco (Ecocardiograma), que permite observar el interior del corazón y medir los gradientes de presión existentes entre aurículas, ventrículos y grandes arterias, determinando si existe algún problema estructural.
– Cuando se requiere mayor precisión diagnóstica, los estudios anteriores no resultan suficientes por lo que se deberá practicar un cateterismo cardíaco.

Consejos

– Acuda regularmente a control pediátrico, aunque su niño luzca sano. Es la única manera de detectar precozmente cualquier problema que presente.
– Si su médico diagnostica la presencia de un soplo cardíaco, no se alarme. Puede tratarse de un soplo «inocente» que probablemente desaparecerá a medida que el niño crezca, sin producir ninguna limitación de su actividad física, crecimiento o desarrollo.

Enviado por María Laura

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  1. kellyn medina

    01/06/2011 at 19:02

    hola me asuste mucho cuando la pediatra de mi hija me dijo que le escuchaba un pequeño soplo en el corazon pero ella me explico y me dijo que los soplos en niños sanos la mayoria de veses son soplos inocentes la remitio al cardiologo pediatra y el le detecto el soplo inocente no requiere de tratamiento pero si de control anual pero yo confio mucho en dios y le pongo a mi niña en sus manos para que el haga su voluntad asi que valor a las madres porque hay que estudiar bien las cosas para no precipitarnos

  2. Maru Peñuelas

    12/11/2010 at 23:21

    Me gustaria saber más acerca de los soplos en la tercera edad, y que alimentación ayuda a evitarlos. Gracias