Saludisima
×

Tiroide y la importancia de examinarse

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Por mucho tiempo durante el pasado año, Stephanie Williams-Baldwin estuvo tan letárgica, que cabeceaba cuando iba en su carro. Aún con medicamento, su presión sanguínea era alta. Y su colesterol se elevaba sin control. Sus periodos menstruales se volvieron irregulares y ella se preguntaba si a sus 45 años estaba entrando la menopausia.

“Sabía que andaba mal pero no podía identificarlo”, dijo Williams-Baldwin, vicepresidente de Opa-locka… y madre de una niña de 10 años.

Dos días después de que Williams-Baldwin comenzó su tratamiento para el hipotiroidismo, se sintió como nueva. Se tomó la presión y era hasta el momento la más baja que había tenido en un año. Se sintió energizada, como su anterior yo.

Antes de que una simple prueba de sangre le confirmara el desorden que estaba sufriendo su metabolismo, “no tenía idea de lo que era la tiroide”, señaló Williams-Baldwin. Ella es una de las agraciadas, de acuerdo con la Asociación Americana de Endocrinólogos (AAE), quienes han reportado que más de la mitad de aproximadamente 13 millones de estadounidenses con desordenes de la tiroide muchas de ellas mujeres, permanecen sin diagnosticar.

Muchas de ellas no están concientes de la conección entre una tiroide lenta y el colesterol alto, el cual es foco por parte de lo médicos de esta rama de una campaña de concientización sobre la tiroide durante el mes de febrero.

“Los síntomas de la tiroides puede ser muy, muy sutil. Está cansada. ¿Y quién no?”, indicó el doctor Paul Gluck, ginecólogo obstetra de los hospitales Baptist y South Miami los cuales rutinariamente examinan mujeres sobre los 40 años para detectar disfunciones de la tiroide, tal y como el grupo médico lo recomienda.

El no tratar los desordenes de tiroide puede llevar a enfermedades del corazón, embolia cerebral, infertilidad, osteoporosis y depresión.

Aquellas con disfunción en la tiroide son más propensas a tener hopotiroidismo. La tiroide es una pequeña glándula en forma de mariposa en el cuello, entre lo que conocemos como la manzana de Adán y la clavícula, que no esta produciendo suficientes hormonas para las necesidades energéticas del cuerpo. Uno de los resultados es que el metabolismo se desacelera y el colesterol se puede acumular en la corriente sanguínea.

Por otro lado está el hipertiroidismo, el cual causa síntomas más obvios como el corazón acelerado, problemas de visión y pérdida del cabello, que ocurren cuando la tiroide produce muchas hormonas.

El impacto en el colesterol

Cerca de un 90 por ciento de las personas que sufren de hipotiroidismo tienen el colesterol alto, dice el doctor Richard A. Dickey de Carolina del Norte, EU, presidente del grupo de endocrinólogos.

Una nueva encuesta hecha por el grupo encontró que menos de la mitad de los adultos que han sido diagnosticados con colesterol alto no sabian si habian sido examinados para la enfermedad de las tiroides. Cerca del 90 por ciento de esos encuestados no tenían conocimiento del impacto de las glándulas tiroidinas en los niveles de colesterol.

“Esto pasa lentamente; por 10 años el colesterol va lento y seguro en su aumento. Necesitamos crear conciencia de que la enfermedad de la tiroide hay que cogerla a tiempo y tratarla a tiempo”, indicó el doctor Stanley Feld, endocrinólogo en Dallas y anterior presidente del grupo de endocrinología.

Las buenas noticias para aquellos que tienen hipotiroidismo: La hormona tiroidina del cuerpo puede ser normalizada con el remplazo sintético de una hormona (una pastilla al dia). Cuando esto ocurre, el paciente con un nivel alto en su colesterol disminuye de un 20 a 30 por ciento, indico Dickey.

“Antes de que aproximadamente 98 millones de estadounidenses recibieran medicamentos para bajar sus niveles de colesterol”, señaló Dickey, “debieron haber tenido su tiroide examinada”.

Cerca de un 10 por ciento podría ser diagnosticado con un hipotiroidismo. El riesgo es alto para mujeres adultas. “Mientras más adulto se es, más alta es la incidencia de enfermedades de la tiroide”, indicó Feld.

La disfunción de la tiroide es un desorden autoinmune en el cual el cuerpo ataca la glándula, llevándola a producir menos o más hormonas. La causa es desconocida, aun cuando los desordenes de tiroide tienden a correr en las familias.

Armando Solis, médico de familia diagnostica el hipotiroidismo por lo menos “una vez al mes”.

“Eso es mucho”, señaló Solis, profesor clínico asistente de la Escuela de Medicina de la Universidad de Miami y director médico de la clínica UM Care en Miami Beach.

“Todos los nuevos pacientes, todas mujeres, son examinadas para el hipotiroidismo. He seleccionado muchas personas con síntomas. Cuando la tiroide comienza a no ser tan activa, no hay síntomas que sean obvios. Quizás algo de pereza. Los pacientes no relacionan los síntomas con problemas de tiroide”.

Por otro lado, “las personas tienden incorrectamente a concluir que su aumento de peso se debe a una tiroide vaga”, indicó la doctora Loreina Lewy-Alterbaum, jefa de endocrinología en el Hospital Regional Memorial en Holywood, Florida.

“Un 90 por ciento de los pacientes que vienen a mi oficina diciendo que no pueden perder peso, tienen tiroides funcionando perfectamente, más bien son los ‘brownies’ y la falta de ejercicio”, señaló la doctora.

“Todas las mujeres deben de ser examinadas, aun cuando sean jóvenes, ya que el problema con la tiroide puede llevar a la infertilidad”, urgió Lewy-Alterbaum.

La depresión caracterizada por fatiga, falta de energía y pobre estado de ánimo, es un síntoma común del hipotiroidismo. “Hay un retraso de las ondas cerebrales. Todo se desacelera y esto trae el desgano”, indicó la fuente.

Las personas con una tiroide muy activa están en gran riesgo de sufrir de osteoporosis, el cuerpo esta siempre acumulando y absorbiendo hueso en igual cantidad que un cuerpo saludable. Pero, con el hipertiroidismo el balance se pierde y más hueso es absorbido que lo que se produce. El resultado es debilitamiento en los huesos u osteoporosis.

En la privacidad de su casa las personas se pueden examinar el cuello para ver si su glandula tiroidina es visible debajo de la “manzana de Adán”. Si siente algo extraño deberá entonces visitar un endocrinólogo, señaló Lewy-Alterbaum.

“Deslize su cabeza hacia atrás y tome un poco de agua. Si usted ve un bulto en su cuello después de que traga la tiroide puede estar agrandada porque puede estar trabajando muy fuerte para tratar de producir suficiente hormona”, indicó Feld.

Cuando el cabello se cae

La personas tratadas con hipertiroidismo a veces terminan con el problema opuesto; una tiroide vaga. Esto le ocurrió a Lori Jonson de 46 años, diseñadora de interiores.

Para 1988, ella notó que sus manos estaban temblorosas. “Podía comer como un caballo y no ganar peso, más bien perdía peso”, recordó. “Tenía un nivel de energía muy alto”.

Su abuela y su hermana sufrieron desordenes de tiroides, pero no fue hasta que su pelo comenzó a caerse en mechones que fue al doctor con sus síntomas el cual Johnson creyó que de igual modo “el estrés que estaba teniendo por su estilo de vida le habia afectado”.

“Es devastador cuando empiezas a despreocuparte del asunto y comienza a caerse tu pelo”, señaló Johnson quien comenzó a recibir tratamiento de yodo radioactivo, el cual destruye partes de la tiroide

(otras opciones de tratamiento incluyen un medicamento antitiroidino o la remoción de la glándula mediante operación).

“Pensé que todo terminaría después del tratamiento con yodo radioactivo”, indicó Johnson quien también sufre de una condición en el corazón que hace el “desorden de la tiroide potencialmente serio”.

Pero luego de haber recibido el tratamieto con yodo, Johnson desarrolló síntomas de tiroide vaga. Luego de que una prueba confirmara el hipotiroidismo, ella fue a un tratamiento de reemplazo de hormona.

Hasta el día de hoy, ella es sensitiva a la dosis, pasando entre hipotiroidismo e hipertiroidismo. Sus dosis debe ser monitoreadas para mantener la hormona a un nivel normal.

Johnson invitó a las personas padecen estos síntomas, que no dejen de someterse a un examen de tiroide, aun cuando no lo crean necesario. “Aun cuando la condición de tiroide corre en la familia, no lo deje pasar. Si hubiese estado más conciente hubiese ido al doctor tan pronto como comencé a tener los síntomas, y probablemente hubiese tenido más opciones de tratamiento”.

PATTY SHILLINGTON

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*