Saludisima
×

Tratamiento para el estrés

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Javier Carvajal sintió que de un sólo golpe el mundo se abría a sus pies, cuando llegó a la cúspide la situación de estrés ocasionada por problemas económicos y que terminó por arruinarle su relación amorosa.

“Llevábamos ya varios años juntos pero los problemas empezaron cuando las responsabilidades por el mantenimiento y las cuotas mensuales de una casa de tres pisos en New Jersey, se convirtieron en una verdadera carga y en motivo de discusiones con mi compañera”, cuenta Carvajal. “A ella le metieron dudas sobre mí y le dijeron que si yo fallecía, la casa pasaba a nombre de la hija que tengo con mi primera esposa. Total, terminé vendiendo la casa. Yo tenía mucho trabajo. La situación de estrés, de tensión, llegó a un punto tan grave que en mi angustia hasta puse tierra de por medio trasladándome a otro estado. Me quedé sin nada porque todo lo vendí. Hoy pienso que si hubiéramos acudido a un profesional, la situación se hubiera solucionado”, lamenta.

¿Sabemos en verdad qué es el estrés? ¿Podemos reconocerlo? ¿Entendemos cuáles son sus síntomas?. ¿Tiene cura? ¿Qué debemos hacer en caso de padecerlo? ¿Son lo mismo la depresión y el estrés? La respuesta a esta y otras interrogantes, las podrá encontrar en este reportaje con el licenciado Jorge Muñoz Bustamante, trabajador social clínico con práctica en psicoterapia e hipnoterapia, en el Kendall Medical Center en la ciudad de Miami.

Lo mejor que se puede hacer para evitar determinaciones drásticas de las que después uno se puede arrepentir, es buscar ayuda profesional. Pero sobre todo identificar el estrés.

“El estrés es la forma que tiene el ser humano de lidiar con las tensiones de la vida. Es como un puente de suspensión, usted no ve cuando se mueve, pero se mueve; eso no le hace daño al puente y de esa manera lidia con la presión. Hay un tipo de estrés que es bueno porque ayuda al individuo y es saludable en la medida que motiva a cada ser humano y le impulsa a diferentes cosas, pero se complica cuando las circunstancias son anormales”, explica Bustamante y añade: “Lo que más trabajo cuesta es lidiar con las expectativas de otras personas.

Hay tres tipos de eventos a identificar:

  • Eventos urgentes e importantes.
  • Eventos importantes pero no urgentes.
  • Eventos no importantes y no urgentes.

Los eventos que más estrés causan son el primero y el tercero, porque típicamente son importantes para otra persona. Es lo que el otro espera de uno que debe resolver. El problema es cuando otros quieren parte de mí, pero yo ya tengo todo planificado”.

Estrés = tensión

En Español al estrés se le llama tensión. Esto, según explica el experto, se ha puesto de moda desde que al individuo se le ha puesto un aumento muy grande en la productividad. Las presiones del mundo moderno y los diferentes roles que debe desempeñar el individuo, lo afrontan a situaciones de mucha tensión. El hombre de hoy cumple un rol en su trabajo, que en muchas oportunidades es un medio de gran ompetencia. “En Estados Unidos se vive mejor pero se paga un precio por eso; se le pide mucho al ser humano. El estrés puede llevar a la depresión, típicamente tiene que ver más con temor que con otra cosa”, dice Bustamante.

Aparte de su rol en el trabajo, los papeles de padre, esposo, amigo y miembro de una familia, sometido a horarios que poco o ningún tiempo le dejan para descansar, lo pueden avocar sin remedio a una situación de estrés.

En la segunda parte de este reportaje, el psicoterapeuta e hipnoterapeuta explicará cómo identificar y curar el estrés. No se la pierda el viernes en la sección de Hombres.

Cómo identificar el estrés

Si usted se siente identificado con los siguientes puntos que expone el experto con más de veinte años de práctica clínica, puede ser entonces que padezca de estrés

A nivel emocional y mental:

  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Falta de concentración
  • Pensamientos de tipo obsesivo, ideas repetidas en la cabeza
  • Irritabilidad
  • Estado de tensión fuerte
  • Olvido de cosas
  • Ansiedad
  • Temores irracionales
  • Cambios de temperamento
  • Hiperactividad
  • Soledad (se siente solo aunque esté acompañado)
  • Pesadillas
  • Ideas de culpabilidad
  • Preocupación excesiva.

A nivel físico:

  • Presión alta
  • Crujir de dientes
  • Problemas digestivos
  • Catarros
  • Cambios de peso
  • Dolor de cabeza
  • Estómago oprimido
  • Tensión en las mandíbulas
  • Uso de alcohol, cigarros y drogas recreacionales (las que se consumen en reuniones sociales)

Qué hacer contra el estrés

Cuando se presentan los síntomas de la presencia de estrés, lo más saludable es buscar una solución inmediata, según indica Bustamante:

Puede acudir a sus propios recursos, es decir tomarse breaks o pequeños descansos. (Los descansos van desde altos en la jornada laboral, hasta pequeñas vacacioncitas que permitan un cambio de panorama y oxigenación en la rutina diaria)

  • Cambio de dieta.
  • Ejercicio regular
  • Cambios espirituales.

Identificar el o los problemas que le causan tensión. ¿Cuáles pueden ser?

Los siguientes:

  1. Falta de autoestima
  2. Poco valor
  3. Falta de confianza en sí mismo
  4. Temor a decir NO

Si al poner en práctica los recursos con que uno mismo cuenta no hay solución, entonces es necesario acudir a un profesional de salud mental. “El paciente puede acudir a un psiquiatra, psicoterapeuta o a un psicólogo. Dependiendo del caso y del paciente se puede presentar la necesidad de prescribir medicinas para el tratamiento; pero puede también intentar otros medios como la relajación y el diálogo. El sicoterapeuta identifica las áreas que le hacen daño a la persona, como el temor a decir no. Generalmente el paciente no es conciente y entonces tiende a creer que todo lo demás es más importante y ahí se tocan cosas más dolorosas”, explica el experto y añade: “Un método a aplicar es la psicoterapia de habla, sencillamente hablar. Cabe resaltar que el profesional tiene un código de ética que le prohíbe revelar cualquier información que da el paciente”.

Explica que en el tratamiento se pueden aplicar diferentes terapias. “En las Cognitivas se identifican creencias destructivas en la persona para ayudarla a lidiar con ideas catastróficas o dañinas; en las Analíticas se trabaja descubriendo patrones de comportamiento que le hacen daño al individuo. Por ejemplo en la familia de alcohólicos es común que el niño crezca con falta de confianza en sí mismo, pues un día se aprueba algo y al otro día se desaprueba. También hay el caso de falta de confianza por exceso, es cuando se deshabilita al niño porque se le hace todo. Luego tenemos la Hipnosis, aquí se puede aplicar la hipnosis de regresión: Esta es una manera rápida de conectar el presente con el pasado para saber de dónde viene el problema”.

Si algunas de las cosas leídas aquí le son familiares o si se siente identificado con ellas, busque ayuda para que pueda lidiar mejor con sus tensiones y disfrutar la vida que tiene y de la que sólo usted es responsable. Consultar un trabajador social clínico, un terapeuta o un psicólogo, no es tan costoso como se cree. Recuerde que para el estrés también hay médicos del alma.

COLOMBIA PAEZ

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*