Saludisima
×

Valeriana officinalis

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Valeriana officinalis, la valeriana, es una planta perenne, perteneciente a la familia de las Valerianáceas. Su nombre proviene de la raíz latina valere, que significa: estar bien. Se trata de una planta perenne que crece fácilmente en Europa, Norteamérica y el norte de Asia.

Existen numerosas especies relacionadas que han sido utilizadas por los herbalistas a través de la historia, sin embargo, el tipo y cantidad de sus principios activos varían, por lo que actualmente se utiliza la Valeriana officinalis.

La Valeriana officinalis se utiliza desde hace mucho tiempo en Europa y se ha popularizado en los EE.UU para el tratamiento de la ansiedad y el insomnio.

Esta planta fue utilizada por los griegos de la antigüedad y hasta el siglo XVI en el tratamiento de problemas digestivos como la flatulencia y náusea.

También como diurético y para propiciar el descenso de las menstruaciones.En el siglo XVIII fue utilizada por los herbalistas para diversos trastornos nerviosos. Durante el siglo XIX fue especialmente popular en el tratamiento de los “vaporones” femeninos y en las crisis de pánico.

La parte de la planta que se usa es el rhizoma o raíz, que se cosecha generalmente a finales del mes de Septiembre, cuando el aceite esencial está en su más alto nivel. A medida que la raíz se seca, ofrece un aroma desagradable distintivo.

Principios activos

Esta planta ha sido estudiada exhaustivamente y, aunque los científicos han aislado un número de compuestos a partir de la raíz de Valeriana, su principal principio activo identificado en el aceite esencial (hasta 2% de la raíz) es la valeranona (10 a 21 % del aceite).

La raíz desecada contiene 0,3 a 0,9 % de ácido valerénico y compuestos similares. Una categoría de sustancias llamadas en conjunto valepotriatos ha sido identificada y estudiada por su actividad. Entre estas sustancias destaca el valtrato y el isovaltrato que aparentan ser los más relevantes y que constituyen hasta el 1% de la planta. También pueden encontrarse ácidos valeriánico, fórmico, sórbico y acético, resinas, almidones, un glucósido y 2 alcaloides (valerianina y catrina).

Usos medicinales

La Valeriana es el producto más adquirido en Europa entre los tranquilizantes de venta sin prescripción. Diversas investigaciones han confirmado que las tinturas y extractos de esta planta producen depresión del sistema nervioso central y tienen leves propiedades antispasmódicas.

Los extractos de la raíz de Valeriana se utilizan principalmente como sedantes ligeros para calmar el desasosiego y la ansiedad y para superar el insomnio leve. Se ha demostrado que el extracto de valeriana puede disminuir significativamente la duración de la fase de conciliación del sueño, sin alterar las fases normales del mismo.

Ha sido utilizada como tranquilizante suave para las personas que experimentan angustia emocional (estrés), similar a como los fármacos ansiolíticos son prescritos y también en el tratamiento de la hipocondria, cefaleas tensionales o migrañosas, irritabilidad, crisis de histeria, vértigo, delirium tremens, neuralgias, palpitaciones, depresión, y ataques de pánico.

Ocasionalmente ha formado parte de los programas utilizados para controlar adicciones a antidepresivos o benzodiacepinas, y en algunos casos como relajante muscular en el tratamiento del dolor crónico.

En Europa se utiliza como antiespasmódico, particularmente en los cólicos abdominales leves debidos a diarreas, trastornos nerviosos, calambres uterinos de la dismenorrea y Síndrome premenstrual. A nivel respiratorio, ha sido utilizado en casos de croup, broncoespasmos y tos nerviosa.

Dosificación: En los adultos, las dosis varían con las preparaciones y uso. La dosis total diaria no deberá exceder de 15 g de la planta: 15 a 20 gotas de tintura (1:5) en agua, hasta varias veces por día o una taza de té (1 cucharadita de valeriana en una taza de agua caliente por 10 minutos) dos veces por día y al acostarse o 1 cucharada de jugo tres veces por día o 450 mg de extracto de valeriana al acostarse.

Efectos adversos

La valeriana tiene olor y sabor desagradables, pero raramente ocasiona efectos secundarios y no produce adicción. Su uso prolongado o en dosis excesivas puede ocasionar cefaleas, insomnio, agitación o alucinaciones.
Se han reportado cambios en la actividad cardiaca, pero no está claro si estas reacciones ocurrieron mientras la persona continuaba su ingesta de valeriana

Suspensión abrupta en la literatura médica se ha reportado una reacción seria debido a la eliminación abrupta. Un hombre con cardiopatía de 58 años fue hospitalizado para una biopsia y luego de la cirugía desarrolló complicaciones cardíacas y delirio, posiblemente como consecuencia de la suspensión abrupta luego de muchos años automedicarse con altas dosis de extracto de valeriana.

Sus complicaciones mejoraron con el tratamiento a base de benzodiacepinas, lo que sugiero la posibilidad de que los compuestos de la valeriana afectan los mismos receptores cerebrales que estos agentes ansiolíticos. Los autores de este reporte sugieren que los pacientes no deberían descontinuar la valeriana abruptamente

Estudios de laboratorio mostraron que algunos componentes de la valeriana, especialmente valepotriatos, pueden dañar las células y el material genético.
Se desconoce si el uso prolongado de valeriana es seguro.

Precauciones especiales

La Valeriana no deberá ser utilizada por más de 2 a 3 semanas, para evitar adicción. Las dosis muy elevadas o el uso muy prolongado pueden producir síntomas de intoxicación. En dosis extremadamente altas, puede causar parálisis y debilidad cardíaca. No exceder la dosis recomendada. La Valeriana potencia la acción de otros medicamentos inductores del sueño, por lo que no se aconseja combinarla con este tipo de fármacos.

Las embarazadas no deberán ingerir valeriana Dado que puede promover la diuresis, puede no ser una ayuda adecuada para aquellas personas que deban levantarse frecuentemente para orinar durante la noche,

Generalmente se considera que las personas que deban manejar u operar maquinarias complejas no deberían recibir medicamentos hipnógenos. El grado al que esta precaución aplica con respecto a la valeriana no ha sido precisado.

Posibles Interacciones

Según varios estudios, la valeriana no interactúa peligrosamente con el alcohol. Sin embargo, interactúa con barbitúricos por lo que no debería ser coadministrada. Debido a la posibilidad que la hierba afecte los receptores GABA en forma similar a las benzodiacepinas, se deberá advertir a los pacientes para que no la combinen con este tipo de fármacos, incluyendo Lorazepam y Diazepam.

Enviado por Grecia Alemán

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*