Saludisima
×

Zinc

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El zinc es un mineral que se encuentra en cada una de las células del cuerpo humano y tiene una amplia gama de funciones. Contribuye a la curación de heridas y es un componente necesario para que más de 300 reacciones enzimáticas funcionen adecuadamente.

Este mineral resulta vital para el sano funcionamiento de muchos de los sistemas corporales, en especial para el adecuado funcionamiento del sistema inmunológico de defensas, que mantiene la resistencia del organismos ante las infecciones.

Aunque las necesidades diarias de zinc son muy pequeñas y pueden provenir de los alimentos, las evidencias científicas sugieren que muchas personas no reciben cantidades adecuadas de zinc en sus dietas y que la deficiencia de este importante mineral parece ser bastante común.

La deficiencia leve de zinc puede disminuir ligeramente las funciones inmunológicas, pero el déficit importante ocasiona severas disfunciones inmunológicas. Por este motivo, se deberá garantizar que cada persona reciba las cantidades adecuadas de zinc, lo que contribuirá a su defensa contra resfrío y otras infecciones.

El zinc también puede mejorar las gripes de una manera completamente distinta, interfiriendo con los virus a nivel de la boca, garganta o nariz. Con esta intención, ha sido utilizado ampliamente en el tratamiento de la gripe, en forma de atomizadores nasales y tabletas.

Estudios científicos han sugerido que los suplementos con zinc pueden ofrecer beneficios adicionales, que incluyen: curación de úlceras gástricas, alivio sintomático de la artritis reumatoidea, mejoría leve del acne, aumento del recuento espermático y prevención de las crisis drepanocíticas (en personas que padecen una enfermedad hematológica llamada Anemia Drepanocítica).

Además, juega un importante papel en el crecimiento y división celular, donde es requerido para la síntesis de proteínas y del ADN; para la actividad de la insulina, en el metabolismo de los testículos y ovarios y en varias funciones hepáticas. Como componente de muchas reacciones enzimáticas, el zinc actúa en el metabolismo de las proteínas, carbohidratos, lípidos y energía.

El cuerpo humano contiene cerca de 2-3 g de zinc. No posee sitios específicos de almacenamiento por lo que se requiere su aporte regular por la dieta. Se encuentra en todas las células corporales, 60% en los músculos, 30% en los huesos y cerca de 5% en la piel.

En la próstata y el semen se encuentran concentraciones particularmente elevadas. Los hombres requieren mayor cantidad de zinc (cerca de un tercio más) que las mujeres debido a que el semen contiene cien veces más zinc que lo que se encuentra en la sangre. Mientras más activo sexualmente sea el hombre, requerirá mayores cantidades de zinc.

Los primeros signos de deficiencia de zinc son la disminución del gusto, respuestas inmunológicas inadecuadas y alteraciones dermatológicas. Otros síntomas de deficiencia incluyen pérdida del cabello, diarrea, fatiga, retardo en el cierre de heridas y disminución de la velocidad de crecimiento y desarrollo psicomotor en los niños.

La suplementación con zinc contribuye a mejorar algunas afecciones cutáneas como el acne y eczema, enfermedades prostáticas, anorexia nervosa, alcoholismo y trauma post-operatorio.

Fuentes dietéticas

El zinc está presente en una amplia variedad de alimentos, especialmente en asociación con las proteínas. Una dieta vegetariana a menudo contiene menos zinc, por lo que resulta importante que los vegetarianos ingieran alimentos ricos en es este mineral como, por ejemplo: productos lácteos, yogurt de frutas, queso tipo cheddar, guisantes, frijoles y otros granos, levaduras, nueces, semillas y cereales de grano entero. Las semillas de Auyama (calabaza) contienen grandes cantidades de zinc.

Las ostras son la mejor fuente de este minera, una sola porción puede ofrecer 10 veces la dosis diaria recomendada. Solo 20% del zinc presente en la dieta es absorbido por el cuerpo. La fibra dietética y los fitatos que se encuentran en el afrecho, cereales de grano entero y nueces, inhiben la absorción del zinc. Los fitatos se unen al zinc formando un complejo altamente insoluble, que no puede ser absorbido.

Los procesos de cocción pueden reducir los efectos adversos de los fitatos y la fibra dietética sobre la absorción del zinc. El proceso e hornear el pan destruye a mitad e los fitatos. Varias sustancias químicas que se añaden a muchos alimentos procesados pueden también reducir la absorción del zinc, como por ejemplo: fosfatos y EDTA.

La absorción del zinc mejora en los casos de deficiencia de este mineral.El zinc se elimina a través de las evacuaciones, orina, cabello, piel, sudor, semen y también la menstruación.

Requerimientos diarios

Niños 0-12 meses: 5 mg
Niños 1-10 años: 10 mg
Varones mayores de 11 años: 15 mg
Mujeres mayores de 11 años: 12 mg
Embarazadas 15 mg
Mujeres en lactancia 16-19 mg

La dieta promedio en los países desarrollado usualmente provee cantidades insuficientes de zinc, especialmente en mujeres, niños, adolescentes y ancianos. Las embarazadas tienen mayores requerimientos de zinc pero estas demandas son satisfechas por una mayor absorción intestinal.

Las mujeres en período de lactancia requieren un mayor aporte de zinc en sus dietas. La leche materna contiene más de 2 mg de zinc durante los primeros 4 meses y las mujeres requieren cerca de 6 mg adicionales por día para satisfacer sus demandas, por lo que deberán incluir porciones generosas de alimentos ricos en zinc en su alimentación diaria.

Los individuos que padecen alcoholismo, anemia drepanocítica, diabetes o enfermedades renales también se encuentran en riesgo de deficiencia de zinc. Algunos fármacos pueden inhibir la absorción del zinc, incluyendo zidovudina (AZT), captopril y posiblemente otros inhibidores de la enzima convertidora de Aldosterona, drogas que reducen la acidez gástrica (incluyendo bloqueadores H2 e inhibidores de la bomba de protones), diuréticos tiazidicos y anticonceptivos orales. Los diuréticos tiazídicos pueden aumentar las pérdidas urinarias de zinc.

El exceso de zinc puede resultar tóxico. Los síntomas de toxicidad ocurren después de ingerir 2 gramos o más e incluyen nausea, vómitos y fiebre.

Indicaciones terapéuticas

1. Mejora el sistema inmunológico de defensas

Numerosas evidencias demuestran que la suplementación con zinc al inicio de un resfrío disminuye la duración de los síntomas. Un estudio sugiere que los atomizadores nasales son aún más efectivos en la reducción de los síntomas. Estos métodos suministran altas dosis de zinc por períodos cortos y se piensa que actúan interfiriendo directamente con los virus de nariz y garganta.

Numerosos estudios demuestran que la administración de zinc por vía oral a dosis nutricionales puede mejorar la inmunidad, acortando la duración de las infecciones intestinales diarreicas y las infecciones del tracto respiratorio.

Diversos trabajos de investigación han evaluado los efectos del zinc sobre la gripe y otras virosis. La mayoría ha arrojado resultados positivos, siempre y cuando las preparaciones utilizadas contengan gluconato o acetato de zinc.

En un estudio doble ciego placebo controlado, 213 personas con una gripe de inicio reciente utilizaron gluconato de zinc versus placebo en cada fosa nasal, cada 4 horas. Los resultados fueron dramáticos: los pacientes que recibieron placebo se mantuvieron enfermos durante un promedio de 9 días mientras que los que recibieron zinc se mantuvieron sintomáticos durante un promedio de 2,3 días, una impresionante reducción del 75% en la duración de los sintomas.

En un estudio doble ciego, 100 personas que sufrían los síntomas iniciales de gripe recibieron una pastilla que contenía 13,3 mg de gluconato de zinc versus placebo. Los participantes tomaron las pastillas varias veces al día hasta que sus síntomas se resolvieron. Los resultados fueron impresionantes: la tos desapareció en 2,2 días en el grupo tratado versus 4 días en el grupo placebo.

El dolor e inflamación de garganta desapareció luego de un día versus 3 días en el grupo placebo, las secreciones nasales desaparecieron en 4 días versus 7 días y el dolor de cabeza en 2 días versus 3 días.

Similares resultados han sido observados con las preparaciones que contienen acetato de zinc. Sabemos que la deficiencia de zinc debilita el sistema inmune y estudios realizados en países en vías de desarrollo han demostrado los beneficios del zinc.

Por ejemplo, un estudio doble ciego placebo controlado de 6 meses de duración de 609 niños pre-escolares en India demostró que la suplementación con zinc redujo la frecuencias de infecciones respiratorias en 45%. Otros nueve estudios han demostrado su utilidad en la prevención de infecciones intestinales y respiratorias.

A pesar que no todos los estudios han demostrado estos efectos positivos, el conjunto de resultados parece ser favorable. Se ha sugerido que la exacta formulación de las pastillas con zinc es importante y que los agentes saborizantes, tales como: ácidos cítrico y tartárico, parecen evitar los efectos antivirales del zinc y que otros compuestos químicos diferentes al gluconato o acetato parecen no actuar adecuadamente.

Los edulcorantes, tales com sorbitol, sacarosa, dextrosa y manitol no interfieren con sus efectos benéficos.
Además de interferir directamente con los virus, la suplementación a dosis nutricionales también contribuye a reducir la frecuencia de infecciones gripales.

Los niveles sanguíneos elevados de zinc han sido relacionados con mejor función inmune y mayor contaje de células CD4+, en cambio, su deficiencia se relaciona con aumento del riesgo de morir por el virus HIV. Un estudio preliminar en pacientes con SIDA que recibían AZT demostró que la suplementación con zinc durante 30 días condujo a una disminución en la frecuencia de infecciones oportunísticas (gérmenes poco usuales) en los 2 años siguientes. Sin embargo, otros estudios han relacionado el consumo de altas dosis de zinc con un desarrollo más acelerado del SIDA.

2. Mejora el crecimiento fetal y el desarrollo psicomotor

Las embarazadas deben asegurarse de recibir suficiente zinc. Un amplio estudio doble ciego sobre el zinc en embarazadas deficientes demostró que la suplementación con este mineral podía mejorar significativamente el peso del niño y su circunferencia cefálica al nacer.

Numerosos estudios demuestran su efecto beneficioso sobre el crecimiento y desarrollo psicomotor de niños y adolescentes. Aumenta la velocidad de crecimiento, especialmente en niños con déficit de zinc y adolescentes con talla baja.

3. Mejora el Acné

Varios trabajos sugieren que este mineral puede reducir los síntomas de acné. Algunos estudios sugieren que los pacientes con acné presentan niveles de zinc menores de lo normal. Este hecho no significa necesariamente que la suplementación con zinc ayudará en el tratamiento del acné, sin embargo, varios pequeños estudios doble ciego, que incluyeron un total de más de 300 personas, han encontrado resultados generalmente positivos.

En uno de estos estudios, 54 personas que recibieron placebo o 135 mg de sulfato de zinc diariamente, mostraron beneficios conmensurables Resultados similares han sido demostrados en otros trabajos utilizando 90 a 135 mg de zinc diariamente. Un estudio sugiere que dosis menores, de 30 mg/día también son útiles. En otros estudios, sin embargo, no se observaron beneficios.

Un estudio sobre los efectos del zinc en el acné, comparó su acción contra la del antibiótico tetraciclina, demostrando que el zinc fue tan efectivo como 250 mg/día de la tetraciclina.

4. Previene crisis drepanocíticas

El zinc contribuye a prevenir la aparición de crisis drepanocíticas en pacientes que sufren de anemia drepanocítica En un estudio doble ciego placebo controlado se trataron 145 pacientes drepanocíticos con 220 mg de sulfato de zinc 3 veces por día versus placebo.

Durante los 18 meses de tratamiento, los pacientes que recibieron zinc sufrieron un promedio de 2,5 crisis, comparados con 5,3 del grupo que recibió placebo. Sin embargo, el zinc no pareció reducir la severidad de las crisis.

5. Curación de úlceras gástricas

Dos estudios sugieren que el zinc disminuye el tiempo de curación de las úlceras gástricas.

6. Artritis reumatoidea

Se ha demostrado que las personas que padecen artritis reumatoidea tienen niveles sanguíneos de zinc menores que los promedios. Esto no significa necesariamente que la suplementación con zinc reducirá sus síntomas, sin embargo, algunos pequeños estudios sugieren que puede contribuir a mejorarlos levemente. Por otra parte, otros estudios no han demostrado sus beneficios en esta enfermedad. Es posible que solo contribuya a mejorar los síntomas en personas que padecen deficiencia de zinc.

7. Fertilidad masculina

Un pequeño estudio no controlado encontró que la suplementación con zinc aumentó los recuentos espermáticos y mejorá la fertilidad de los hombres con niveles bajos de testosterona. Sin embargo, este efecto no fue observado en hombres con niveles normales de testosterona.

8. Otros efectos

Aunque la evidencia de que actúa no es contundente, en muchas ocasiones el zinc es también recomendado en las siguientes condiciones: Enfermedad de Alzheimer anorexia nerviosa, sindrome de déficit de atención, hiperplasia prostática benigna, cistitis, cataratas, diabetes, Sindrome de Down, eczema, impotencia, enfermedad intestinal inflamatoria (colitis ulcerativa y enfermedad de Crohn), degeneración macular, osteoporosis, enfermedad periodontal, prostatitis107, psoriasis, tinnitus y cicatrización de heridas y quemaduras.

Mecanismo de acción

El zinc es crucial para el normal desarrollo y función de las células que intervienen en la inmunidad inespecífica, como los neutrófilos y las células NK (natural killers). Esto resulta de su acción como co-factor de 24 importantes enzimas, ejerciendo funciones biocatalíticas y regulatorias.

También interviene en el desarrollo de la inmunidad adquirida favoreciendo ciertas funciones de los linfocitos T, tales como su activación y producción de citokinas. Asimismo, favorece el desarrollo de linfocitos B y la producción de anticuerpos, particularmente la inmunoglobulina G. También afecta las funciones de los macrófagos, mejorando la fagocitosis.

Aparentemente el zinc estimula el sistema inmunológico a través de una activación inespecífica de los linfocitos T que incluye células CD4, CD8, CD8-Leu8+, CD8-Leu8 y CD73+ (linfocitos T que son predominantemente precursores de los linfocitos T citotóxicos). Aumenta la actividad lítica de los linfocitos NK.

La proliferación de linfocitos es inhibida por los receptores anti interleukina2 y por los anticuerpos antileukina2, lo que sugiere que el zinc aumenta la transducción de señales entre los receptores de interleukina2, a través de aumento de la interacción entre la Interleukina2 y sus receptores. El Zinc induce receptores de alta afinidad para interleukina2 en los linfocitos.

Además, el zinc aumenta la respuesta quimiotáctica de los neutrófilos y mejora el número y las respuestas de los linfocitos.

Estimula la producción de thimulina (una hormona tímica), encargada de regular los procesos de activación de los linfocitos.

Dosificación

Para la mayoría de los propósitos, el zinc debería ser ingerido según los requerimientos diaraios mencionados anteriormente. Para su mejor absorción, la suplementación con zinc no debería ser ingerida junto a alimentos con alto contenido de fibra aunque muchos de los alimentos de este tipo proveen zinc.

Se requieren dosis mucho mayores para el tratamiento de las gripes, aunque únicamente por períodos cortos. La dosis usual es de 13 a 23 mg de gluconato de zinc cada 2 horas por una a dos semanas. El propósito no es aumentar los niveles corporales de zinc, más bien interferir con la acción de los virus en la garganta o nariz. Aparentemente solo el gluconato y acetato de zinc tienen efectos antivirales.

Los atomizadores nasales con gluconato de zinc se utilizan como una atomización en cada fosa nasal cada 4 horas hasta disminución de los síntomas.
La dosis nutricional típica es de 10 a 25 mg/día. Dado que puede causar deficiencia de Cobre, debería ser combinado con 1 a 3 mg de cobre por día.

El uso prolongado de dosis relativamente altas (90 mg día o más) ha sido intentado para varias condiciones como el acné, anemia drepanocítica y artritis reumatoidea, pero se requiere la supervisión médica debido a los riesgos de toxicidad.

Seguridad e Interacciones

Se piensa que la utilización del zinc en intervalos cortos de 2 horas es segura. Sin embargo, las altas dosis no deberán mantenerse por más de una a dos semanas, debido a que pudieran deprimir el sistema inmune, en lugar de estimularlo o producir otros síntomas.
El zinc puede depletar los depósitos corporales de cobre.

Raramente el zinc causa algún efecto secundario inmediato, excepto molestias gástricas ocasionales, usualmente cuando se ingiere con el estómago vacío. Algunas presentaciones tienen un efecto metálico desagradable.

Por otra parte, la utilización prolongada de zinc a dosis de 100 mg/día o mayores puede causar un número de efectos tóxicos, que incluyen deficiencia severa de Cobre, afectación del sistema inmune, problemas cardíacos o anemia.

El zinc puede interferir con la absorción de penicillamina y antibióticos de las familias de las tetraciclina o fluoroquinolonas.

La Amilorida, diurético ahorrador de postasio puede reducir significativamente la excreción del zinc, por lo que puede ocurrir acumulación del zinc, que conduce a efectos tóxicos.150 Sin embargo, el Triamtereno, otro diurético ahorrador de postasio no causa este problema.

Algunos fármacos pueden inhibir la absorción del zinc, incluyendo AZT,anticonceptivos orales, hormonas para la terapia de reemplazo estrogénico, captopril y posiblemente otros inhibidores de la enzima convertidora de Aldosterona, drogas que reducen la acidez gástrica (incluyendo bloqueadores H2 e inhibidores de la bomba de protones), diuréticos tiazidicos y anticonceptivos orales. Los diuréticos tiazídicos pueden aumentar las pérdidas urinarias de zinc.

Algunos nutrientes, tales como: calcio, soja, manganeso, cobre y hierro, también pueden inhibir la absorción de zinc.

Enviado por Juan Carlos Mory

9 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  1. ana maria coloma

    21/08/2014 at 20:12

    Hola tengo un hijo de 11 años, le puedo dar pastillas de zinc. de 50 mg.
    Gracias,
    Ana Coloma

  2. monica silva aliaga

    31/07/2013 at 00:02

    fany yo he consultado para mi hija de 15 años a dos endocrinologos y me han recetado 50 mg y el otro 2 pastillas de 50 mg cada una de 25 no le va ha hacer nada pero debes consultar con un doctor y no medicarlo por tu cuenta

  3. fany

    21/07/2013 at 18:11

    Mi hijo tiene 16 años cuanta dosis de zing debe consumir diariamente e leido que como 25 mg pewro solo consigo pastillas de 50mg debo partirla por la mitad.

  4. ceci

    26/03/2013 at 00:13

    hola, quisiera saber que dosis de zinc es recomendable para un niño de 5 años, por que le he dado una pastilla de 30mg de zinc y estuvo orinando acada rato. de antemano le agradezco por la respuesta.

  5. catalina

    03/01/2013 at 16:41

    Hola mi caso es el siguiente

    me llamo catalina y tengo 14 años y mi medico me receto zinc en pastillas 1 por dia despues del desayuno esto es por que
    estoy por debajo de la estatura normal de los niños/as de mi edad

    y tmbn fuera de eso eh estado haciendo dieta por que tambien estoy pasada de peso dependiendo mi altura y mi edad

    y mi pregunta es :
    ¿si tomo estas pastillas de zinc tendran un efecto en mi de apetito o de subir de peso en mi alterara mi dieta ?

    Espero me Respondas :), porque nesecito saber esto ya que me las receto y no me dijo nada sobre un efecto solo que me ayudaria a crecer Graciass!! c:

  6. victoria

    16/09/2011 at 16:14

    hola amigo,quisiera porfavor que me orientes,tengo un niño de 12 años y el medico dice q esta con baja estatura,me receto gluconato de zinc de 50 mg , 1 tableta diaria.mi pregunta es si lo toma tan solo hasta q se termine el frasco de 100 tabletas o lo tiene que tomar por 1 , 2 o mas años o que otras vitaminas le puedo dar.muchas gracias.

  7. J Flores

    10/03/2011 at 20:12

    Hola! Me gustaria saber por cuanto tiempo es el tratamiento en niños menores de 2 años?

  8. Gloria Bonilla

    04/06/2010 at 05:56

    Es importante conocer la presentación en mg/ml del jarabe para hablar de dosis correcta, además el peso del paciente.

  9. hadit Quiñonez

    29/04/2010 at 15:54

    hola, el medico pediatra le mando a mi bebe que no quiere comer 2,5cc 2 veces al dia quisiera saber si esa es la dosis correcta para una bebe de 10 meses.